‘Thor: Amor y Trueno’ emociona con una nueva clásica aventura de Thor

Thor: Amor y Trueno es tanto una clásica aventura de Thor (como el mismo héroe lo menciona en varias ocasiones), como una comedia de madurez de mediana edad (si existe tal cosa en el contexto de personajes que viven cientos de años). Además, es una película de Marvel que funciona por sí sola, sin necesidad de estar recostándose en guiños o referencias que solo establecen futuros proyectos. Taika Waititi vuelve a dirigir después del éxito que fue Thor: Ragnarok, y confirma que la nueva vida que le dio al personaje con esa película fue una de las mejores decisiones que se pudo haber tomado en el Universo Cinematográfico de Marvel.

Para superar el gran aporte que hizo con esa entrega, acá recuperan a Natalie Portman como Jane Foster, que tampoco fue aprovechada al máximo con los primeros dos filmes del superhéroe nórdico. Su regreso se da en la forma de la Poderosa Thor, la superheroína que es también digna del Mjolnir, aunque la naturaleza de su transformación supone un arco muy íntimo y delicado para el Odinson, quien se encuentra en un punto de su vida en el que no sabe exactamente cuál es su propósito ni cómo continuar siendo un dios.

Chris Hemsworth vuelve a interpretarlo, y bajo la dirección de Waititi sigue probando ser un actor mucho más interesante y dinámico de lo que vendieron al principio. Sigue agregando capas a uno de los personajes más poderosos y llamativos de todo Marvel, y realmente se siente que todo lo que atravesó desde que conoció a los Avengers, incluyendo su trágico encuentro con Thanos, fueron sucesos que tuvieron un impacto palpable en su evolución. Ahora, con más de mil años de vida, se pregunta cuál es el sentido de todo, y se responde con una historia entrañable y emocionante.

En su camino se interpone “El Carnicero de Dioses”, interpretado fantásticamente por Christian Bale. La película empieza con la decisión inteligente de introducir al villano de turno desde su punto de vista, y lo hace de forma lógica y amarga, ofreciendo un lado del mundo de los dioses que ni siquiera el héroe principal había considerado anteriormente. Esto abre varias discusiones, no solamente para el futuro de Marvel, sino también para el porvenir de un personaje que fácilmente podría caer en la monotonía en manos de realizadores menos interesados en su esencia.

La relación entre Thor y Jane Foster es uno de los principales puntos de la trama, y se agradece que honren a un personaje que no parecía haber aportado mucho en las películas anteriores a pesar del peso de su nombre en los comics. Sin embargo, es más sustancial la historia de descubrimiento del mismo Thor, uno de los superhéroes que mejor demostró hasta ahora lo importante que es ser vulnerable, por más que pueda resultar incómodo y extraño. Con lo fácil que muchos descartan las películas de Marvel por su supuesta superficialidad, me parece loable que apelen siempre a lo relevante que es dejarse llevar por las emociones.

Es cierto que el guion de Waititi y Jennifer Kaytin Robinson peca de sobrecargarse de gags y chistes que seguramente tienen mucha improvisación, y el efecto negativo que eso tiene sobre la trama es que le quita algo de peso a la parte más seria. Tampoco son particularmente memorables las escenas de acción, pero todo el conjunto funciona muy bien con buenos condimentos, como la banda sonora de Michael Giacchino y la selección musical de Guns N’ Roses, así como los sólidos secundarios de Tessa Thompson como Valkyrie y Rusell Crowe como Zeus.

Thor: Amor y Trueno podría ser la última película del personaje, pero a Chris Hemsworth todavía parece quedarle energía para más entregas. Si mantienen la coherencia en cuanto a todo lo vivido por el superhéroe hasta ahora, y si dan directa continuidad a lo que experimenta esta vez, creo que seguirá siendo divertido acompañarlo en cualquier próxima aventura.

Acerca de Emmanuel Báez 2808 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D