‘Thomas the Highjumper’ es una inusual combinación de temáticas [IFFR 2021]

Cobertura del Festival Internacional de Cine de Rotterdam 2021.

Para Thomas (Max Poerting) la vida es el deporte. Vive con su madre Margot (Alexandra Finder) en un aislado campus deportivo. No tiene teléfono celular, ni acceso al exterior ni tampoco contacto con alguien externo al campus. Su día a día es un metódico y rutinario proceso que incluye una muy estricta alimentación, ejercicios y estiramientos hasta altas horas de la noche y ninguna distracción.

Claramente hay algo malo con Thomas, pero es lo que Thomas the Highjumper de la debutante Leri Matehha nos propone en este viaje: un camino hacia la trastornada mente de un joven en cautiverio, reprimido de cualquier deseo y personalidad. Thomas es una persona hipnotizante, y sus más oscuros hábitos (como autolesionarse o memorizar mensajes para su padre que nunca enviará) solo enriquecen esta película que, por momentos, pierde su enfoque.

La intención de la autora está presente en la película, pero explora tantas relaciones que no hay manera de saber con seguridad lo que quiere mostrar. La complicada relación madre-hijo entre Thomas y Margot – que roza el complejo de Edipo – se olvida por momentos, y nos distraemos con el homoerótico trato que Thomas tiene con su entrenador y con un colega deportista que representa su mayor competencia.

No obstante, la dirección de Matehha no vacila (pese a que podría haber usado menos la cámara en mano) y las actuaciones son muy buenas. La fotografía de Jozefina Gocman se destaca en el apartado técnico, pues combina con el tono frío y sin emociones de la película. Sin duda alguna, Thomas the Highjumper hace honor a la sección Bright Future, pues es solo el inicio de lo que espero sea una interesante carrera para la autora detrás de este filme.

Acerca de Maximiliano Núñez 172 Articles
Redactor y crítico de cine. Amante del cine independiente.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D