‘Starfuckers’, ‘Chaperone’ y ‘Bugcrush’: transgresivos cortos queer [Sundance 2022]

Cobertura del Festival de Cine de Sundance 2022.

La selección oficial de cortometrajes del Festival de Sundance nunca decepciona. Desde nuevas voces hasta experimentados artistas, las obras exhibidas en la selección siempre ofrecen nuevas y actualizadas miradas y perspectivas de todo el mundo. En este caso, tres cortometrajes que comparten una temática protagonizada por personajes queer toman el escenario.

Inspirado por su admiración y respeto hacia los artistas drag, Antonio Marziale escribe, dirige y actúa en Starfuckers, un drama que estira al thriller en el que un director de cine de Hollywood (Jonathan Slavin) invita a su casa a un escort (Cole Doman) para una cita y una cena. Sin embargo, el encuentro es interrumpido cuando una cara familiar irrumpe en la casa. Marziale dirige el cortometraje con una tranquila sutileza, pero su interpretación es lo más destacado del corto. Su teatralidad e interpretación drag recuerdan a las actuaciones de los actores y actrices de Hollywood de la época dorada, mientras su personaje discurre sobre todo lo que podía haberse convertido si el director le hubiera dado una oportunidad justa.

En un estilo y tono similar, Chaperone de Sam Max sigue a un misterioso hombre (Zachary Quinto) que lleva a un joven (Russell Kahn) a una remota casa en medio del bosque, aparentemente para un encuentro sexual, pero distintas señales nos indican que algo más oscuro y siniestro sucederá en ese lugar. Chaperone narra una historia que se adecua a su duración, y mientras que podía haber usado algo más de conflicto interno o externo en cualquiera de los protagonistas, el insólito suceso que toma lugar en el cortometraje es suficiente para mantener al espectador interesado.

Bugcrush es un cortometraje de 2006 dirigido por Carter Smith, exhibido en esta edición por el aniversario del festival. El corto sigue a Sam (Josh Caras), un estudiante de secundaria que todavía sigue descubriendo su identidad sexual, que se siente atraído por un atípico chico malo llamado Grant (Donald Cumming). Su atracción, miedo e inseguridad llevan a Sam a un oscuro sendero, guiado por Grant, que es consciente de los sentimientos de Sam. Un terrorífico, brutal y muy identificable cortometraje en el que el verdadero horror no reside en las imágenes horror orgánico que parecen haber sido sacadas de una película de Cronenberg, sino en el miedo que expresa su protagonista al encaminarse hacia un lugar arriesgado, a tientas, porque, al igual que muchos jóvenes queer, sienten que no tienen otra alternativa.

Acerca de Maximiliano Nuñez 197 Articles
Guionista y crítico de cine. Amante del cine alternativo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D