‘Please Baby Please’, surrealismo queer sobre la deconstrucción de una pareja [IFFR 2022]

Cobertura del Festival de Cine de Rotterdam 2022

Si el cine de John Waters y David Lynch pudiera incorporarse en una sola película, estoy muy seguro de que sería algo idéntico a Please Baby Please, una de las dos películas que la directora Amanda Kramer estrena en el IFFR 2022, que demuestra que es una de las voces más originales y divertidas de la escena independiente estadounidense. La película es un híbrido de drama, comedia y cine Avant garde, en la que todo sucede en un espacio atemporal que recuerda a los escenarios de West Side Story (1961), llena de luces de neón, niebla y colores sugestivos.  

Suze (Andrea Riseborough) y Arthur (Harry Melling) son una respetable pareja bohemia. Él se gana su modesta vida como clarinetista y ella es una elegante ama de casa. Una noche, son testigos de un asesinato, cometido por una banda de delincuentes llamada Young Gents, de la que un atractivo casanova (Karl Glusman) es parte. Este encuentro con la banda despierta deseos en la pareja que hasta ahora habían permanecido ocultos.

Los temas de Please Baby Please, empaquetados en un diálogo extravagantemente ingenioso, se abordan en medio de decoraciones hiper estilizadas con una sensación teatral de los años 50: ¿Cómo se debe ser un hombre o una mujer “reales”? Y, ¿Qué tiene que ver la institución del matrimonio con esto? Amanda Kramer nos retrata la deconstrucción de los roles y las identidades de género en este filme que, de buenas a primeras, no es para cualquier audiencia. Uno tiene que estar familiarizado con ciertos aspectos del cine experimental para poder comprender por completo la intención, y, sobre todo, dejarse llevar por la hilarante y orgiástica falta de lógica en su narrativa.

Tanto Riseborough como Melling y Glusman entregan excepcionales actuaciones en sus respectivos papeles; Suze personifica las características que uno espera (según los estándares tradicionales de la sociedad) del sexo masculino, mientras que el sensible Arthur cae irresistiblemente en los brazos libres del personaje de Glusman, cuyo porte trae de vuelta la figura deconstruida del hombre macho de la época dorada de Hollywood. Please Baby Please es una de esas películas que ya no se ven muy a menudo, debido a que toma grandes riesgos y se adueña por completo de una narrativa surrealista queer que puede parecer sobrecogedora al principio, pero una vez que nos sumergimos en ella, no podemos despegar los ojos de la pantalla.

Acerca de Maximiliano Nuñez 197 Articles
Guionista y crítico de cine. Amante del cine alternativo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D