‘La Jauría’ es una potente mirada a la criminalidad juvenil latinoamericana [TIFF 2022]

Cobertura del Festival de Cine de Toronto 2022.

La feroz e indomable jungla colombiana sirve de ambientación para La Jauría, la ópera prima de Andrés Ramírez Pulido, que a través de sus impactantes imágenes y sonidos casi nos exige a reflexionar sobre la juventud criminal de Latinoamérica y las causas y consecuencias de su existencia. El filme gira en torno a lo que parece ser un experimento social en medio del bosque tropical, donde presos juveniles cumplen su sentencia en forma de trabajo físico y rehabilitación.

Eliú (Jhojan Estivez Jiménez) es uno de los más disciplinados, pero también uno de los más reservados. La llegada de su antiguo compinche Mono (Maicol Andrés Jiménez) al lugar obliga a Eliú a confrontar un pasado que desearía haber dejado atrás. Interpretados por actores sin experiencia, los jóvenes están a cargo de Álvaro (Miguel Viera), que lidera a los adolescentes en extraños rituales de terapia, y Godoy (Diego Rincón), un corpulento hombre cuya autoridad es impuesta a través de la violencia. Poco a poco, Eliú comienza a descubrir que detrás de la autoritaria fachada del lugar, se ocultan intenciones más siniestras de lo que imaginaba.

No se dejen engañar por el ritmo lento y la apariencia pacífica de la vegetación del filme; La Jauría es un intenso thriller atmosférico que hierve a fuego lento, pero no deja indiferente. El trabajo de Ramírez Pulido es magnífico; ejecuta su narrativa sin apurar ningún elemento, hasta que, en sus minutos finales, desencadena una serie de eventos brutales que dejan al espectador en auge.

La película saca lo máximo de sus locaciones para situarnos en el contexto sin demasiado esfuerzo, aunque a veces los fragmentos de flashbacks pueden ser algo tediosos, no interfieren en el ritmo de la obra. La violencia, el machismo, y la masculinidad son temas recurrentes en el filme, que explora la búsqueda de la identidad y de la familia en un ambiente hostil y salvaje.

La introducción de un elemento que puede o no ser fantástico – se deja al criterio del espectador – es tal vez lo único que parece fuera de lugar en una cinta muy bien lograda que triunfa en su intención. ¿Cómo se soluciona un problema que nosotros mismos hemos creado: con comprensión o con violencia? La Jauría responde a esto en sus minutos finales, pero, alerta de spoiler: la respuesta no es nada buena.

Acerca de Maximiliano Sanguina 203 Articles
Cineasta y crítico de cine. Me gusta el cine alternativo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D