‘Watcher’, suspenso a fuego lento en un escalofriante thriller paranoico [Sundance 2022]

Cobertura del Festival de Cine de Sundance 2022.

Una joven pareja conformada por Julia (Maika Monroe) y Francis (Karl Glusman) se traslada desde los EE. UU. a Rumania cuando Francis consigue un ascenso laboral en el país nativo de sus padres. Su llegada es acompañada por misteriosos asesinatos cometidos por un criminal apodado ‘La araña’ en la ciudad de Bucarest. Mientras que Francis trabaja todo desde el amanecer hasta el anochecer, Julia – desempleada – pasa los días intentando ocupar su extenso tiempo libre en el frío y desolado apartamento, hasta que poco a poco comienza a sospechar que un hombre (Burn Gorman) que reside en el edificio de enfrente puede o no estar observándola y siguiendo sus pasos.

La directora Chloe Okuno canaliza la influencia de Alfred Hitchcock y Roman Polanski en Watcher, un thriller atmosférico que se toma su tiempo para personificar a través de su estética y su puesta en escena la sensación de soledad, abandono y aislamiento que siente su protagonista al llegar a un país extranjero, sin hablar la lengua ni conocer a nadie, salvo su prometido, un hombre comprensivo, amable y protector, pero que por algún motivo siente que las sospechas de su novia son infundadas por miedos irracionales, especialmente porque Julia no cuenta con ninguna prueba de que el desconocido realmente la esté siguiendo.

Comparaciones obvias como Rosemary’s Baby (1968) y Rear Window (1954) de los mencionados maestros del cine surgirán enseguida en la cabeza del espectador al ver Watcher, ya que la cinta sigue una premisa bastante conocida en la que un personaje aislado en un apartamento comienza a perder la noción de la realidad y es invadido por el miedo y la paranoia. Sin embargo, Okuno empuja los límites de esta idea al insertar una sutil declaración feminista en su narrativa: la mente de los hombres, pese a tener buenas intenciones, asocia el miedo, la inseguridad y la manía de una mujer con un sentido de protección automático, y enlaza estas sensaciones a un histerismo femenino que nace de las ideas sociales y culturales del género. El filme juega con las expectativas de la audiencia manteniendo esta idea en cada escena.

Maika Monroe y Karl Glusman son dos actores cuyos proyectos siempre suelen ser interesantes y Watcher no es la excepción. Si le sumamos la escalofriante presencia de Burn Gorman, ideal para este tipo de roles, tenemos una película que, si bien no es un thriller que se enfoca mucho en la acción y no sea para espectadores acostumbrados a la tensión y la adrenalina, funciona de manera espectacular gracias a su estética y a su magnífica dirección.  

Acerca de Maximiliano Nuñez 197 Articles
Guionista y crítico de cine. Amante del cine alternativo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D