‘The Humans’ es un intenso y aterrador drama sobre los efectos del 11 de septiembre en una familia [TIFF 2021]

Cobertura del Festival Internacional de Cine de Toronto 2021.

En algún dúplex hacia el bajo Manhattan, una familia se reúne para pasar la típica Noche de Acción de Gracias que celebran los norteamericanos. The Humans está ambientada no mucho después del ataque a las Torres Gemelas, y todos los miembros de la familia Blake tienen algo escondido que va liberándose a medida que pasa la noche. La película escrita y dirigida por Stephen Karam es una adaptación de su propia obra teatral y, al mejor estilo The Father, es desesperante, claustrofóbica, y brillante.

Al igual que la obra de Florian Zeller, la historia transcurre enteramente en un departamento, pero esta locación invita rápidamente a la angustia, con una serie de habitaciones reducidas y pasillos estrechos por donde apenas puede pasar una persona. En toda la narración, Karam prueba que está a la altura con un ojo cinematográfico que aprovecha al máximo los espacios angostos para reforzar en la paulatina descomposición psicológica de sus protagonistas, quienes se muestran pasivo-agresivos ante los distintos conflictos que van surgiendo.

El dúplex pertenece a Brigid (Beanie Feldstein) y su novio Richard (Steven Yeun), quienes reciben a los padres de ella, Erik (Richard Jenkins) y Deirdre (Jayne Houdyshell). También están la hermana de Brigid, Aimee (Amy Schumer), y la abuela de ambas, Momo (June Squibb). Seis personajes encerrados en un escenario agrietado, cada uno con una psique debilitada por las tensiones que se acumulan y los problemas de fondo, que hacen lo posible por evitar. Desde que empieza a calentarse la pava, hasta el punto de ebullición, hay muy pocos momentos desperdiciados en este drama familiar.

Y no es que exactamente ocurra mucho. A simple vista, no es más que una serie de conversaciones mundanas acerca de la situación de cada uno, seguida de momentos en la mesa y los pasillos con intercambio de opiniones, anécdotas, y pareceres. Sin embargo, es en la cotidianeidad de estas personas donde Karam presiona para que se vayan abriendo los secretos y las disputas. Religión, economía, estilos de vida. La historia se pasea por temas interesantes, aunque no profundiza demasiado para no caer en la falsedad de un cine más convencional.

Es que, por sobre todos esos puntos, The Humans es una obra acerca de las consecuencias del 11 de septiembre del 2001. Algunos de los miembros de la familia estuvieron en una de las torres del World Trade Center, y mucho de su forma de actuar tiene que ver tanto con una sensación de alivio por seguir vivos, como la ansiedad y el pánico de haber sobrevivido a algo que mató a miles de personas. A medida que pasa la noche y crece el descontento, el director eleva los ruidos molestos del viejo edificio, que no hace más que traer a la memoria el sonido del metal y los escombros cayendo desde las torres.

Actoralmente, todos están memorables, aunque Yeun queda algo desaprovechado, y duele un poco ver a alguien tan grandiosa como June Squibb en un papel inferior. No es que su personaje sea irrelevante -de hecho, es sumamente interesante por su enfermedad- pero casi se siente como un casting insustancial. La energía que intercambia el resto del elenco es bastante equitativa, y es difícil alejar la mirada en los diálogos que parecen ordinarios, pero esconden sufrimientos, sueños truncados, y esperanzas que tienen dificultades para despegar. Karam construyó una obra fascinante que se enfoca en la condición humana, con todas sus luces y sombras.

Acerca de Emmanuel Báez 2789 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D