‘Speak No Evil’, las vacaciones del infierno en un perturbador e incómodo horror danés [Sundance 2022]

Cobertura del Festival de Cine de Sundance 2022.

Las vacaciones familiares nunca serán lo mismo después de ver Speak No Evil, una película de horror que incomoda y perturba captando un estilo similar al cine de Lars Von Trier y Michael Haneke, aunque las comparaciones con este último conlleven irse un poco por las ramas. Una familia danesa conoce a una familia holandesa durante unas vacaciones en Italia; meses después, los holandeses invitan a su aislado hogar de campo a los daneses, en lo que será el fin de semana más incómodo, extraño y terrorífico que la familia pasará en su vida.

El director y guionista danés Christian Tardrup coescribió este largometraje con su hermano Mads Tafdrup, ambos inspirados por sus experiencias en las vacaciones familiares. Tengo que concederle Tardrup la excelente habilidad para encontrar las situaciones interpersonales más desagradables, con las que todos estamos familiarizados de una manera u otra, y plasmarlas de manera casual y realista en Speak No Evil, cuyo final, por cierto, le hace un honor muy poético a su título.

La película presenta de manera razonable sus expectativas una vez que conocemos a la pareja danesa, Louise (Sidsel Siem Koch) y Bjorn (Morten Burian), padres de una niña llamada Agnes (Liva Forsberg). Es esta familia con la que el director nos indica que debemos identificarnos una vez que llegan al extraño hogar de los holandeses, Patrick (Fedja van Huet), su esposa Karin (Karina Smulders) y su hijo pequeño Abel (Marius Damslev), que padece de un extraño defecto congénito – no posee lengua – y no puede hablar con claridad. Son las pequeñas cosas, como la violenta dinámica familiar de los holandeses, su manera de desinhibirse sin vergüenza en lugares públicos o su completa falta de pudor, lo que lleva a los daneses a percatarse de que, en realidad, no conocen para nada a esta familia, y están conviviendo con unos desconocidos cuyas intenciones ignoran.

Mientras que el clímax y el final de la película pueden dejar muy impresionado y disgustado al espectador, no cabe duda que la intención de la cinta es desgradar a la audiencia lo máximo posible. Pero al hacerlo, el director y los guionistas sacrifican un poco la veracidad y el horror que construyeron de manera excelente en toda su obra, que resulta en que la extrema violencia mostrada en el tercer acto se sienta algo gratuita y poco ganada. No obstante, lo que precede al final de Speak No Evil es sin duda una clase maestra de como dejar una fuerte impresión en el espectador al mismo tiempo que se desarrollan aquellas situaciones que todos tenemos pavor de experimentar con otras personas. Y allí reside el verdadero horror de la cinta.

Acerca de Maximiliano Nuñez 197 Articles
Guionista y crítico de cine. Amante del cine alternativo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D