‘Shang-Chi y La Leyenda de los Diez Anillos’ es un triunfo absoluto para Marvel

En todo el Universo Cinematográfico de Marvel, no hay una película que se sienta como Shang-Chi y La Leyenda de los Diez Anillos. La historia del superhéroe sigue el camino de fórmula, y es fácil anticipar los elementos comunes de la trama, pero el trabajo del director Destin Daniel Cretton y todo el equipo creativo detrás de la película merece un aplauso extendido. Le tomó mucho tiempo a Marvel, pero es una entrada más que digna que introduce a un superhéroe nuevo que realmente se siente fresco y novedoso, lo que no es menor teniendo en cuenta el repertorio mayormente homogéneo de personajes poderosos que pasarán a la historia del cine de comics.

Hay muchos factores que hacen que la película funcione demasiado bien, y el principal es que se trata de una historia de elenco, y no solo de la aventura de un héroe que se sobrepone a todo. Simu Liu interpreta al personaje titular y es un actor que rompe el molde con una presencia que no es evidente a primera vista, pero que llega a lucir tan prometedor como los mejores actores que marcaron el cine oriental durante mucho tiempo. Y la película cuenta con algunos de estos talentos que automáticamente llaman la atención por su trayectoria.

Tony Leung interpreta a Xu Wenwu, también conocido como el Mandarín en los comics, aunque Marvel Studios se encargó de confundir a los fans cuando hizo que Ben Kingsley interpretara a una versión de ese personaje en Iron Man 3. Quizás eso haya sido algo bueno, porque la visión del villano en esta historia es mucho más interesante que un simple jefe mafioso líder de una organización criminal con motivación megalómana de conquistar el mundo o darle una lección a algún superhéroe. Y Leung, una verdadera leyenda del cine asiático, brilla en un rol tridimensional que pone el centro emocional en una relación familiar compleja.

De la misma forma que Avengers: Infinity War es una película sobre Thanos, lo que hace que Shang-Chi tenga resonancia es que también es una historia sobre una relación humana fallida y traumatizada. La figura paternal y sus efectos se elevan como una sombra que cubre todas las motivaciones y acciones del joven héroe, y es la inevitabilidad de ese enfrentamiento emocional lo que eleva la trama más allá de sus partes más comunes. Las secuencias de acción están demasiado bien, con todos los guiños y homenajes a lo mejor del cine wuxia y wirefu, pero no tendrían el peso suficiente sin ese núcleo que es la (des)conexión entre Shang-Chi y su padre.

Pero de igual manera, vale notar el apartado de acción y artes marciales, porque es algo que Marvel no hizo hasta ahora. Cretton y el team de coreógrafos traen rápidamente a la mente joyas del cine como El Tigre y El Dragón, consiguiendo que ninguna pelea se sienta repetitiva ni genérica. El estilo distinguido también hace que el superhéroe de turno adquiera de forma instantánea un status especial entre sus futuros pares, ya que será ineludible que se destaque entre ellos al demostrar sus poderes y habilidades. Imaginar a Shang-Chi pelear al lado de los otros nuevos Vengadores en un futuro se vuelve fácilmente en algo que anticipo bastante.

El resto del elenco está conformado por otros nombres legendarios como el de Michelle Yeoh, que no tiene tanto tiempo en pantalla como se merece, pero que está muy bien aprovechada. Awkwafina toma una posición secundaria, pero no se queda solamente con su energía de comediante, sino también le pone corazón a un rol que no es tanto un side-kick sino un verdadero compañero de batallas. También se agradece que no hayan tomado la ruta tradicional del interés romántico, sino que hayan desarrollado una relación más de amistad genuina. No será raro que cambien el rumbo después, pero es notable que no hayan dedicado tiempo a esa clase de conexión que asumen que todos los superhéroes deben tener de entrada.

El tema familiar se acentúa con el personaje de Xialing, interpretada por Meng’er Zhang, quien resulta ser la hermana menor de Shang-Chi. La misma, como en muchos dramas familiares de abandono femenino, solo quería la misma aprobación y atención de su padre, pero el ninguneo constante la llevó a descarriarse y formar su propia organización criminal. La actriz le agrega peso a un personaje que fácilmente podría haber quedado relegado, pero el guion le da tiempo y espacio suficiente para tener un mini-arco narrativo sustancial.

Shang-Chi y La Leyenda de los Diez Anillos es un triunfo para el Universo Cinematográfico de Marvel. Que se sienta innovador después de más de veinte películas es un logro absoluto, y la vivacidad con la que adaptan elementos tradicionales del cine asiático para un público más occidental es innegable. Muy lejos de sentirse forzado, hay una mirada de respeto y admiración a todo lo que vino antes, y mezclado eso con la promesa de un porvenir más diverso y rico en personajes e historias, es justo decir que el UCM se siente más vivo que nunca.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 4 Promedio: 5
Acerca de Emmanuel Báez 2789 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D