‘Promising Young Woman’, una placentera venganza contra el privilegio

Las películas de venganza están construidas para que sintamos un instintivo afecto hacia el vengador, sin importar si sus acciones son moralmente cuestionables. Pero Emerald Fennell no se apega demasiado a este concepto básico con su ópera prima, Promising Young Woman. La ira descontrolada hacia la injusticia de la sociedad es el motivo y la víctima son sus perpetradores y súbditos. Podríamos compararla con Joker (2019), pero la lógica irresoluta de que un hombre blanco sea la víctima de la sociedad se queda corta ante lo que Fennell presenta: una mujer contra el privilegio masculino.

Nuestra protagonista es Cassandra ‘Cassie’ Thomas (Carey Mulligan, que nunca lució mejor), una treintañera que vive en la casa de sus padres, con un empleo mediocre y una inexistente vida social. Pero por las noches, Cassie finge ser una descuidada mujer ebria en los bares de la ciudad, en busca de hombres que no dudarán en aprovecharse de ella. Una vez que los tiene bajo su control, les da una lección que nunca olvidarán.

Las actividades nocturnas de Cassie son una manera de vengarse de los hombres que le quitaron a su mejor amiga Nina, cuya tragedia es revelada poco a poco en la película. Su rutina está guiada por el trauma, y Cassie se cierra a todo aquello que se desvíe de su objetivo. Eso hasta que un ex compañero de universidad llamado Ryan (Bo Burnham) se enamora de ella. Al mismo tiempo, se entera de que el responsable de lo sucedido a Nina regresa a la ciudad para asistir a una fiesta.

La película lucha por balancear todos los géneros por los que recorre, desde el drama hasta la comedia negra, y quizás no haya demasiado de ambos como para crear un juicio definitivo. Me puedo imaginar muchas maneras en las que el guion escrito por Fennell podría haber salido muy mal, pero comprende su propia existencia y es consciente de hasta que punto es relevante revelar los detalles de la vida de Cassie. Fue un atrevido movimiento el giro final, pero sabíamos desde el principio que la catarsis que la protagonista busca con desesperación nunca llegará.

Carey Mulligan nunca decepciona, como siempre. Su actuación es lo mejor de la película, y en manos de cualquier otra actriz de Hollywood, el papel resultaría más artificial. Mulligan trae a la mesa su silencioso naturalismo y su magnético encanto para brindar un trabajo digno de reconocimientos. Entre el elenco secundario, Bo Burnham hace lo suyo en una rara aparición frente a la cámara. Las demás decisiones artísticas acompañan el viaje de Cassie e incluso sirven como una extensión de su personalidad: la banda sonora moderna lleno de éxitos de la radio, el diseño de producción colorido y vibrante, que al igual que Cassie, da la impresión de tener inocentes intenciones en el exterior, y el vestuario de Mulligan, que se adecua a cada situación por la que atraviesa.

Su desarrollo tal vez no tenga la misma potencia que su mensaje, pero no puedo negar que Promising Young Woman es muy efectiva en lo que pretende. Tiene una dirección muy clara y sirve como una poderosa y necesaria manifestación de todas las injusticias a las que se enfrentan las mujeres día a día. Espero que su mensaje trascienda a la sociedad actual, y si no… pues digamos que no me molestaría que un par de Cassies ronden por los bares nocturnos de todo el mundo. Es broma. ¿O no?

Acerca de Maximiliano Núñez 172 Articles
Redactor y crítico de cine. Amante del cine independiente.

3 Comentarios

1 Trackback / Pingback

  1. 'Bo Burnham: Inside' es un especial de comedia perfecto hecho durante la pandemia | Cinéfiloz

Deja un comentario :D