‘La Calle del Terror – Parte 2: 1978’ sigue el viaje sangriento en una sólida continuación

La Calle del Terror – Parte 2: 1978 cambia la ambientación de los noventa por el típico escenario de campamentos de muchos títulos de terror, en especial los slashers. La segunda parte de la trilogía inicia con el final de la primera parte, cuando Deena, Josh, y Sam -poseída por el espíritu de Sarah Fier- se encuentran con la única sobreviviente de la matanza ocurrida en el Campamento Nightwing hace casi dos décadas. C. Berman (Gillian Jacobs), quien vive encerrada con toda clase de protocolos de seguridad para evitar ser alcanzada por la maldición, acepta contarles lo que ocurrió en el campamento y cómo sobrevivió.

La directora Leigh Janiak sigue mostrando destreza al inyectar homenajes y elementos propios del género con un casting estupendo, y una banda sonora a la altura del entretenimiento. Lo mejor de todo es que La Calle del Terror nunca apunta a ser algo más que eso: un producto de terror que bebe lo mejor de lo que vino antes y lo procesa con condimentos frescos que hace que la experiencia sea memorable. Personajes que resultan afables con facilidad a pesar de los conflictos íntimos e interpersonales, un desarrollo episódico que se siente como un relato de Escalofríos o Cuentos desde la Cripta, y muertes verdaderamente sangrientas e impactantes.

Las protagonistas son Ziggy (Sadie Sink) y Cindy Berman (Emily Rudd), dos hermanas con puntos de vista diferentes sobre la responsabilidad, disciplina, y los beneficios de pasar el verano en el campamento. Ziggy es constantemente acosada por otras muchachas, quienes la acusan con la maldición de «la bruja», pero su actitud firme la mantiene con los pies en la Tierra a pesar del constante rechazo que recibe de los demás miembros del campamento. Cindy, por otro lado, es aplicada, y espera tener una vida bien encaminada para salir de Shadyside, aunque todos recuerdan un tiempo en el que ella era más divertida y rebelde.

Luego de establecer los diferentes conflictos entre las dos hermanas y otros personajes, el guion toma el rumbo más esperado, con la aparición del asesino poseído por la maldición de Sarah Fier. Se trata de Tommy Slater (McCabe Slye), novio de Cindy, y que se convierte en el asesino del hacha que ya apareció en 1994. Acá es donde Janiak resalta, con una dirección sobria que balancea bastante bien la dinámica entre personajes, la tensión creciente, y los ataques por parte de Tommy. A pesar de contar con varias muertes fuera de campo (ya que son personajes adolescentes), el manejo del mismo no disminuye en el suspenso.

La expansión de la mitología que rodea a la leyenda de Sarah Fier está bien trabajada en detalles, lo que hace que la película se eleve más allá de una simple lista de checks de película de terror. No faltan los jumpscares básicos que solo pueden tener un efecto genuino en alguien que no esté para nada adentrado en el género, o que se asuste con facilidad, pero para todo lo demás, solo arruinan buenos momentos que podrían haber funcionado mejor con un manejo del silencio más maduro. Es ahí donde Janiak se siente con menos confianza y prefiere saturar su ejecución con recursos que últimamente distraen.

De igual manera, La Calle del Terror – Parte 2: 1978 es una secuela que está a la altura de su predecesora, y sigue construyendo en base a una trilogía entera, agregando detalles que conectan de vuelta con la primera película y enriquecen la idea central de que Shadyside es un pueblo verdaderamente maldito. Toda la película es un relato en flashback de la protagonista ya adulta, y concluye nuevamente con Deena y Josh retomando la lucha por recuperar a Sam de las garras de la bruja Sarah Fier. Al mejor estilo Volver al Futuro, la tercera parte promete un viaje en el tiempo radical que debería explicar el origen de la maldición, y el viaje hasta esta segunda entrega es sumamente entretenido.

Crítica de La Calle del Terror – Parte 1: 1994

Acerca de Emmanuel Báez 2783 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

1 Trackback / Pingback

  1. ‘La Calle del Terror – Parte 3: 1666’, macabros giros y crítica social forman el final de una genial trilogía de terror | Cinéfiloz

Deja un comentario :D