‘La Calle del Terror – Parte 1: 1994’, slasher demoníaco sangriento que entretiene

Las películas de terror del tipo slasher abundan en la historia del cine, y eso es algo que creo que la directora y guionista Leigh Janiak maneja a la perfección. La primera entrega de la Trilogía de La Calle del Terror (basada en las obras de R.L. Stine) llega con obvia inspiración en Scream, una de las sagas de terror más famosas del género. Pero la primera película, subtitulada con el año en la cual se ambienta su trama, mezcla otros elementos fantásticos para conformar una obra que bebe mucho de lo que vino antes, pero que entretiene con buenas dosis de terror gore, un casting ecléctico efectivo, y una fantástica media hora final que pone los pelos de punta.

La Calle del Terror – Parte 1: 1994 sigue a un grupo de amigos que deben enfrentar forzadamente al espíritu de una bruja asesinada en 1666, y que viene causando estragos en la ciudad de Shadyside desde hace muchas décadas, provocando asesinatos masivos que ocurren cada cierto tiempo. Según lo indica Josh (Benjamin Flores Jr.), esta serie de asesinatos ocurrieron en 1904, 1922, 1935, 1950, 1965 y 1978. Las siguientes dos películas de la trilogía sitúan sus tramas en los años 1978 y 1666, y van revelando hacia atrás el origen de la maldición que hace que los habitantes de la ciudad actúen como idiotas y se conviertan en asesinos en algún momento.

Hay varios conceptos muy interesantes en la base de esta historia. Los primeros minutos de la película se usan para establecer de forma vaga pero comprensible la enemistad que hay entre los habitantes de Shadyside y los de Sunnyvale, un pueblo lindante donde la vida es próspera y tranquila. Es parte del conflicto entre Deena (Kiana Madeira) y Samantha (Olivia Scott Welch), una pareja adolescente que terminaron la relación porque Sam se mudó con su madrastra a Sunnyvale por miedo a que descubrieran que es lesbiana. Se siente una razón sobrenatural por la cual todo en Shadyside es más lóbrego y pesimista, e imagino que las siguientes películas encararán las causas.

Este equipo de amigos también se conforma por Simon (Fred Hechinger) y Kate (Julia Rehwald), quienes balancean una reputación elevada y un pequeño negocio de venta de drogas que será esencial para la trama. Una vez que las muertes empiecen a suceder (lo que ya va desde el principio mismo de la película, cuando despachan rápidamente a una empleada de centro comercial interpretada por Maya Hawk), las piezas se mueven para juntar a los personajes, quienes ven más allá de sus diferencias para sobrevivir. El diverso grupo marca varios puntos en la lista de representación inclusiva, pero la riqueza hace que la dinámica sea mucho más interesante. El guion, firmado por Phil Graziadei, evita algunos clichés fortaleciendo la unión desde el principio, sin prejuicios de ninguna clase.

En lo que respecta a los elementos básicos del género, la película acierta bastante. Los amantes del lado más explosivo del gore disfrutarán algunos momentos sangrientos que no pueden faltar y, en general, las secuencias relacionadas están bien trabajadas. En el montaje hay un serio problema durante el primer tramo por una sobrecarga de elementos, especialmente por el uso de canciones de la década de los noventa que parece que tenían que usar de cualquier forma. Así es como suenan Radiohead, Garbage, Prodigy, NIN, Iron Maiden, entre otros, pero no escucharán ningún track por más de 30 segundos y el siguiente ya empezará.

La Calle del Terror – Parte 1: 1994 también contiene el infaltable jumpscare cada dos o tres minutos en su primera mitad, lo que solamente funcionará con espectadores menos avezados. Los últimos treinta minutos están manejados con un genial ritmo que se mantiene hasta el final, generando una atmósfera inquietante que cumple su propósito. No hay mucha profundidad temática en el desarrollo y las puñaladas son solo efectivas cuando son personajes secundarios, pero en general la película divierte con su acercamiento adolescente/joven y su promesa de una expansión de la historia en las siguientes entregas.

Acerca de Emmanuel Báez 2783 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. ‘La Calle del Terror – Parte 2: 1978’ sigue el viaje sangriento en una sólida continuación | Cinéfiloz
  2. ‘La Calle del Terror – Parte 3: 1666’, macabros giros y crítica social forman el final de una genial trilogía de terror | Cinéfiloz

Deja un comentario :D