‘Encanto’, un emotivo relato sobre traumas generacionales y el poder de la empatía

La mayoría de las películas animadas de Disney y Pixar tienen subtemas relacionados a la familia en muchas formas, pero ninguna encaró los conflictos generacionales tan bien como Encanto. La historia sigue a una familia colombiana cuyos miembros tienen habilidades especiales desde hace tres generaciones, y estos poderes son usados para ayudar a la comunidad. Sin embargo, la joven Mirabel no recibió ningún poder mágico cuando era niña, y es tratada como la oveja negra de la familia al pasar los años. Esta es una película sin villanos, en el sentido tradicional de la palabra, pero es acerca de cómo los traumas de los padres y abuelos pueden tener repercusiones en la descendencia, e ilustra perfectamente cómo ese daño puede ser más doloroso y perjuicioso que un típico antagonista de relato fantástico.

Dejemos de lado lo que ya tomamos por sentado de las películas animadas de la fábrica Disney: el trabajo de animación. Estoy seguro de que cada nueva producción tiene cierto grado de evolución en lo que respecta al apartado visual, pero a estas alturas me resulta difícil distinguir más allá de detalles especiales que puedan resaltar, y finalmente todo tiene más que ver con la dirección y la fotografía en sí. El trabajo de animación es pulcro y impecable, y solo asombra considerar todo lo que avanzó el cine de animación computarizada en veinticinco años. En Encanto sería fácil perderse en la riqueza visual teniendo en cuenta el contexto de la historia, pero el guion se eleva por sobre lo visual para entregar un cuento sumamente emotivo.

La trama sigue principalmente a Mirabel, la única adolescente de la familia Madrigal que no cuenta con poderes mágicos, pero que siempre está en el centro de algún problema. El conflicto central se da en la relación entre ella y su abuela Alma, que dirige la casona con verdadera actitud matriarcal sobreprotectora, enfocándose siempre en que la imagen de la familia sea lo más pura posible. A pesar de que todos cumplen con su rol asignado, Mirabel empieza a comprender que la presión que sufren los demás miembros de la familia tiene más efectos nocivos de lo que nadie llega a decir. Cuando la casa empieza a resquebrajarse por una razón desconocida y la magia comienza a mermar, ella toma las riendas del asunto y se aventura a desentrañar el misterio de su tío Bruno, quien había desaparecido años atrás.

El guion ahonda en cuestiones de salud mental, presión familiar, y emociones reprimidas, y lo hace con madurez y respeto. Quizás no sea tan verosímil que una adolescente de quince años lidere una misión de gran peso emocional, pero la película muestra su sufrimiento al ser ninguneada por su propia familia a causa de su situación no mágica, y es creíble su crecimiento y madurez forzada, así como la imagen dura que dibuja en su propio rostro por miedo a generar problemas. Ni siquiera la figura de sus padres es relevante para la historia, que apenas hacen una o dos apariciones memorables y entienden que en la casa no hay mayor eminencia que la de la Abuela Alma.

Lo que hace que Encanto sea especial no es la animación impoluta, ni las canciones pegajosas escritas por Lin Manuel Miranda, sino el mensaje subyacente del poder de la empatía. No es hasta que Mirabel se abre a entender mejor a su familia que estos también consiguen abrirse más a expresar lo que realmente sienten. La perfecta Isabela, la inestable Pepa, la fortachona Luisa… todos sufriendo a causa de la presión de la abuela y la obligación de cumplir con sus papeles sin fallas, todos los días. Es a través del poder de la empatía que se llega al equilibrio para recuperar la magia de una familia perfecta en sus imperfecciones, y la película entrega ese mensaje con verdadero sentimiento.

Acerca de Emmanuel Báez 2806 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D