‘Black Widow’ cumple en homenajear a la superheroína de Marvel con corazón y mucha acción

El propósito de la película de Black Widow no es solamente rellenar el vacío en la historia del personaje de Natasha Romanoff, sino también expandir en los pormenores de una vida poco desarrollada a lo largo de más de veinte películas. En ese sentido está su mayor logro, el de no sentirse innecesaria a pesar de saber que la superheroína ya no existe en el Universo Cinematográfico de Marvel, tal y como lo conocemos hasta ahora. La directora Cate Shortland y el guionista Eric Pearson elevan a la gloria al personaje en los momentos íntimos e interpersonales, aunque no pueden evitar la típica y trillada acción marvelística que se necesita para que se sienta como parte de una gran historia de superhéroes.

La película arranca con un prólogo en donde la «familia» de Romanoff escapa luego de una misión en el año 1995. La pequeña Natasha (interpretada por Ever Anderson, una copia física de su madre, Milla Jovovich), junto a su hermana menor Yelena, y sus padres, Melina (Rachel Weisz) y Alexei (David Harbour) solidifican sus lazos mientras huyen a los tiros. Entrecomillo familia porque es el tema central, aunque se encara de formas inusuales que invitan al debate (a diferencia de otra saga rápida y furiosa que usa el concepto de formas incoherentes). A pesar de tratarse como familia, ellos realmente son miembros de una organización que prepara niñas «descartadas» para convertirse en temerarias asesinas con habilidades especiales.

Pero aun con eso, se desarrolla una fuerte conexión que los cuatro vuelven a visitar una vez que se reencuentran de adultos. La falsa familia disfuncional, sentada a la mesa, tratando de tener una conversación normal, es el mejor momento de la película. Y aunque debería tratarse de la historia de Natasha, es en realidad una presentación de Yelena, interpretada ferozmente por Florence Pugh, en lo que es claramente su primer paso en el mundo de las películas de Marvel. La hermana menor se muestra mucho más vulnerable con respecto a la falsedad de la familia, ya que ella realmente llegó a convencerse de que era algo real, y no una tapadera para una organización criminal.

Antes y después de eso, hay un montón de escenas de acción. Algunas, memorables, y otras, no tanto. En algunas de ellas se introduce al Taskmaster, el villano de turno, una persona de gran fuerza y con la habilidad de imitar a la perfección el estilo de pelea de su oponente, algo muy interesante que no se explota lo suficiente. Otras secuencias sirven para exponer las habilidades de Yelena, y también la energía de Pugh en la piel del personaje. Es claramente la mejor adición al casting, y se agradece que no sea una simple copia de Natasha, sino que tiene una personalidad más tierna, juguetona, y aguda que la de su hermana mayor. También es una gran peleadora, y se nota que la muestran algo verde como para que vaya evolucionando en otras apariciones.

Scarlett Johansson está perfectamente moderada. Su personaje se encuentra en un momento también vulnerable, ya que todo sucede después de los eventos de Civil War, y los Vengadores están separados y desaparecidos. La actriz interpreta al personaje de forma estoica al principio, pero luego va mostrándose más abierta y dispuesta a explorar sus sentimientos reprimidos por tanto tiempo, especialmente los relacionados al pasado oscuro que tiene como asesina de la organización de las Viudas Negras. Johansson sabe que, a pesar de esa apertura, es la versión del personaje antes de Infinity War, donde sufrirá mucho más, así que no lleva a Natasha al extremo de ese desarrollo.

Black Widow también introduce a Ray Winstone como Dreykov, el líder de la organización criminal, que está vivo luego de la misión de Natasha que la ayudó a que SHIELD finalmente la acepte en sus filas. Winstone, una eminencia actoral, se suma a la lista de actores de gran renombre que solo parecen estar en el MCU para el cheque. Cumple su rol de villano de Bond, pero no aporta nada más allá de eso que valga la pena recordar. Harbour y Weisz sí llegan a desarrollar un poco a sus personajes, y conquistan por lo peculiar que se sienten en medio de tantos personajes secundarios fáciles de olvidar a lo largo de dos decenas de películas.

Aunque llega tarde por causa doble (la propia indiferencia de Marvel y la pandemia), Black Widow entretiene como un thriller de acción y una adición al MCU que desarrolla a la superheroína de forma sustancial y emotiva. Es la joven Pugh la que se destaca y el fuego actoral que tiene es ideal para el personaje y la dinámica que necesitarán los demás superhéroes con los que seguramente interactuará más adelante, pero la despedida de Johansson se siente más esencial que su penosa partida en Avengers: Endgame. Los distintos escenarios de acción cumplen la función, pero la película llega más al corazón cuando habla de la familia con sinceridad.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 5 Promedio: 4.6
Acerca de Emmanuel Báez 2783 Articles
Editor en Jefe y Crítico de Cine. Primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society. Miembro de la asociación Cinema23 del Premio Iberoamericano de Cine Fénix. Jurado Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2018.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D