Viernes de Terror: Scream, el miedo revisionado

Reglas de una película de terror:

  • Número 1: Nada de sexo o mueres.
  • Número 2: Nada de alcohol o drogas, o mueres.
  • Número 3: Nada de decir ¿Quién esta ahí? o “Enseguida vuelvo”, son deseos de muerte.

Casey Becker atiende el teléfono. Está sola en su gran casa en las afueras del pueblo de Woodsboro, esperando a su novio para ver una película de terror. Nunca se iba a imaginar que terminaría siendo víctima de un asesino serial obsesionado con las películas de terror; ni ella ni los fanáticos del terror, que pudieron presenciar como el género resurgía de sus cenizas en 1996 con Scream, de la mano de Wes Craven, a estas alturas una leyenda del cine de horror.

Ya de por sí la Scream arranca con una escena inicial de 12 minutos que es una verdadera pieza de arte, donde una Drew Barrymore jovencísima personifica brillantemente a una adolescente en peligro en la escena más memorable de la película, una escena que ya es legendaria. El hacer morir a una estrella en los primeros minutos como recurso imprevisible fue utilizado en las próximas secuelas perfectamente a conveniencia del autor y a favor del público, que quedó desestabilizado al pensar que si Drew, la estrella principal, muere, todo puede pasar.

Luego del primer shock se presenta la heroína de toda la saga, Sidney Prescott (Neve Campbell es un protagónico que la encasilló para siempre) cuya dramática historia personal será el eje principal de toda la historia y sus secuelas. Ella junto a sus amigos serán los que se lleven al hombro la película, cuyas actuaciones son como si fueran hechas para ellos nada más. La pareja dispareja que forman la periodista sensacionalista Gale Weathers (Courtney Cox) y el policía joven y medio tonto ‘Dewey’ Riley es el otro punto genial de los personajes. Los actores y actrices deben mucho su fama a este film, que además no hubiera sido lo que es sin ellos. Courtney Cox, David Arquette y Rose McGowan saben de lo que hablo.

La historia antes que nada fluye sola, sin aburrir en ningún momento y con el suspenso bien palpable en todo momento, bastante sangre y cuchilladas por doquier. El final impuso un clásico giro en la historia y la revelación final de porqué todo este baño de sangre, cosa que muchas películas han copiado ( Cherry Falls: Asesino de vírgenes, Leyenda Urbana, y Sé lo que hicieron el verano pasado) en menor o mayor cantidad, y con resultados disparejos.

Pero si hay una cualidad que hace única a esta película es la cantidad de referencias a otras películas de terror y otros géneros, particularmente facilitadas por el personaje geek de Randy. Películas como Halloween, Pesadilla en Elm Street, Noche de Graduación, Psicosis, La masacre de Texas y muchas muchas más tienen un lugar durante los 110 minutos que dura Scream. Creo que con cada visión se suele encontrar un detalle nuevo, ya que la película actúa como un gran homenaje al cine de horror.

Otro de los puntos más importantes es la referencia de culto que se ha ganado el film y su director Wes Craven, que ya venía cimentando su carrera y con Scream y sus secuelas dio el batacazo definitivo. No creo que haya nadie que no sepa que es Scream, ni quien es Ghostface, el asesino que ya está en el panteón de íconos de terror junto con Freddy Krueger (otra creación de Craven), Jason Voorhees o Leatherface.Y aunque no la esté pasando nada bien últimamente con sus proyectos, Wes se ha reivindicado con Scream 4,  homenaje a la saga que los fanáticos han agradecido con creces.

Scream es un infaltable del cine de terror más nuevo, la mejor en su género de los ´90, un disparo de largada para la renovación de un género que estaba agonizando. Una gran película. Un clásico.

 

Acerca de Lucas Rodríguez 30 Articles
Amador de las películas, las series y los libros desde tiempos inmemoriales. Te desafío a que sepas más de ANTM que yo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D