‘The Walking Dead’, la preparación para la guerra en la octava temporada

The Walking Dead regresa este domingo 22 de octubre a FOX Premium (el lunes 23 a FOX) con el estreno de su octava temporada y el episodio número 100 de la serie.

¿Dónde nos quedamos? ¿Qué nos espera? Y lo más importante, ¿cuánto más puede extenderse esta historia?

ANTERIORMENTE EN THE WALKING DEAD: LOS EXTENSOS PREPARATIVOS

La séptima temporada de The Walking Dead bien podría no haber sucedido en lo absoluto, ya que su rasgo característico fue fungir de relleno para la guerra inminente que se nos promete en la octava temporada. Toda la temporada nos la pasamos viendo a Negan siendo malvado y demostrando su poder por sobre los demás, pero también siendo caricaturesco hasta el punto que cuesta tomarlo en serio, lo cual a la larga termina generando aún más rabia en los espectadores cuando recordamos que es él quien mata a Abraham y Glenn como parte de su triunfal introducción. En el mejor de los casos, estos 16 episodios sirvieron para expandir en gran medida el universo de la serie, introduciendo y expandiendo más comunidades como El Reino y Oceanside que, esperamos, jugarán un papel importante en la batalla que se avecina.

Ni siquiera la trama en torno a Rick pudo salvar la temporada, centrada en el quiebre y la reconstrucción del mismo como un líder que no siempre toma las decisiones correctas, lo cual hasta cierto punto fue algo interesante pero no enteramente nuevo (ya sucedió anteriormente luego de la muerte de Lori). La líder realmente interesante termina siendo Maggie, quien luego de la muerte de Glenn (y con bebé en camino), encuentra un nuevo sentido para su vida comandando la colonia Hilltop y a sus habitantes.

La temporada también fue marcada por la muerte de Sasha (poco sorpresiva considerando que meses antes fue confirmado que Sonequa Martin-Green protagonizaría la nueva serie de Star Trek), a quien la muerte de Abraham afecta a tal punto que no le importa perder su vida con tal de vengarse de Negan, cosa que lastimosamente no logra, pero al menos le pega un gran susto cuando (ya convertida en zombie) casi lo muerde. Igualmente es una pena ver a un personaje tan fuerte reducida al papel de novia vengativa.

Al menos el final de la temporada, que bien podría haber sido el final de la mitad de temporada y avanzado tremendamente la trama, dio un ápice de esperanza a la ya cansada serie de zombies. Rick, haciendo gala de su habilidad para confiar en cualquier persona a pesar de todo lo que ya vivió, forma una alianza con Los Carroñeros, un grupo de sobrevivientes cuya guarida se encuentra en un depósito de chatarras y quienes a la hora de la verdad revelan estar del lado de Negan y Los Salvadores, lo cual casi ocasiona la caída de Alexandria.

Pero Rick y compañía son salvados milagrosamente por Maggie y Ezekiel, quienes llegan justo a tiempo con los miembros de Hilltop y El Reino para hacer frente a los Salvadores y ahuyentarlos de Alexandria, por el momento.

Tener que huir despavorido no sienta bien a Negan, quien oficialmente declara a Los Salvadores en guerra contra Rick y los demás, guerra que se nos promete veremos en la octava temporada.

99 EPISODIOS DESPUÉS: ¿HASTA CUÁNDO?

El primer episodio de la octava temporada será el número 100 de la serie en total, y promete darnos la tan esperada guerra entre los grupos de Rick y Negan.

Llegar a tremendo hito es un lujo que no muchas series pueden darse, menos aún una que no cuenta con el estándar de emitir 22 episodios por temporada como es el caso de The Walking Dead, pero de cualquier forma lo lograron, siendo una de las series más vistas en la actualidad (junto con Game of Thrones).

Pero, ¿es justificado este logro? Para llegar a este punto debimos sufrir una cantidad ridícula de episodios de relleno que en el gran esquema de las cosas parecen no sumar nada a la historia. El arco de Beth en el hospital (que terminó con la muerte de la misma), la vergonzosa transformación de Andrea en uno de los peores personajes de toda la serie (en contra partida a su versión cómic, donde es uno de los mejores) y la supuesta muerte de Glenn a inicios de la sexta temporada (que se tomaron varios episodios en mostrar que realmente estaba vivo, como todos suponíamos) son solo unos cuantos ejemplos de las veces que The Walking Dead perdió su camino, un camino que difícilmente logre encontrar nuevamente a estas alturas si es que no da un giro de 180 grados e insertan más originalidad a la historia y los personajes.

Y es que, si algo es categórico en The Walking Dead, es el hecho de que cada vez que Rick y compañía logren derrotar al villano humano de turno y crean encontrar finalmente paz y tranquilidad en un lugar seguro, alguien más malvado aparecerá, el lugar seguro caerá y volveremos a las mismas historias.

Ya pasamos esto con la granja y la cárcel, con el gobernador y los habitantes caníbales de Terminus, y ahora con Alexandria y Negan. Lo cierto y lo concreto es que la trama de la serie parece girar sobre el mismo punto sin llegar muy lejos ni animarse a innovar, aunque con la confirmación de que se encuentran preparando un episodio crossover entre la serie y su spinoff, Fear The Walking Dead, hay todavía un poco de esperanza (pero no sabemos cómo se daría el mismo, ni en cuál serie).

TEMPORADA 8: TODOS CONTRA NEGAN

De esta forma es que llegamos a la octava temporada del exitoso drama de AMC y la tan prometida guerra, cuya preparación nos tomó básicamente dos temporadas completas.

Por un lado, tenemos a Rick y demás miembros de Alexandria, junto a las comunidades de Hilltop y El Reino, pero sin contar aun con Oceanside, quienes intentan no involucrarse con nadie pero que eventualmente tendrán que elegir en qué bando luchar. Por el otro, tenemos a Negan y Los Salvadores, quienes no solo son mayores en número, sino también en armamento (incluida gran parte de las armas de Alexandría, gracias a la traición de Los Carroñeros).

Pero no todo está perdido. El punto débil de Negan recae, en primer lugar, en Dwight, quien en su papel de doble agente está proveyendo a Rick de información crucial para la guerra, y, en segundo lugar, en Eugene, quien (esperamos) está fingiendo el haberse pasado al lado de los malos para en el último momento demostrar que tenía un plan desde el principio (aunque difícilmente puedan los demás perdonarlo por sus acciones en el proceso).

Lo que es seguro es que nos adentramos a esta nueva temporada con la promesa de un ritmo más acelerado en la trama, lo cual debería traducirse en un rápido desarrollo de esta bendita guerra ya sin tanto relleno con el que perder el tiempo.

Acerca de Javier Ferreira 5 Articles
Intento de Geek, fanático de demasiadas cosas, psicoloco que no quiere hacer su tesis y evasor de responsabilidades.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D