‘Superman: Birthright’: ¿quién es el nuevo Hombre de Acero?

Hoy voy a contarles de qué podría, tal vez, quizá, si es posible tratarse la nueva película de El hombre de Acero. Es difícil hablar de Superman: Birthright, motivo por el cual me tomó una semana extra escribirles; no miento, me tuve que re leer varias veces Crisis Infinita, los eventos port-crisis, y esta tira para no enredarme tanto.

Y lo difícil yace en sustraer toda la polémica que nació desde el momento en que se publicó su primer número. Dado que a pesar de lo copado que es… hizo un reinicio de muchos eventos que durante años prevalecieron y nos dejaron a todos verdaderamente perdidos.

Para quienes no sepan, Superman: Birthright es una serie 12 tiras escrita por Mark Waid, quien escribió Kingdom Come –también relacionado con Superman-; no pienso poner el resto del staff porque no estamos para eso, estamos para explicar la relevancia en relación a la nueva película.

Doce tiras que con las primeras páginas inicia la polémica más nerd de todos los tiempos, ya que nos encontramos con un Krypton radicalmente distinto al presentado por el clásico de John Byrne, Superman: Man Of Steel, un paraíso utópico de genios que parece sacado de una historia de la Fundación de Isaac Asimov en contrapartida al mundo de Byrne. Esto permitió una bifurcación entre Krypton-Smallville y por ende Metrópolis. Lamentablemente, con este nuevo Krypton tal diferencia se pierde, aunque nunca fue un concepto que los guionistas de Superman exploraran.

Los fans del Superman post-crisis de Byrne pegaron el grito al cielo –yo me incluyo- y la polémica arrancó. Y a decir verdad, era puro alboroto; ojo, no como el de la adaptación de The Dark Knight Rises.

A Superman… siendo francos, le hacía falta una buena historia de origen, una sólida, creíble y no tan… adorable.

Y si es por defender la continuidad, Birthright nos da una continuidad distinta –que es donde me enredé y no me gustó tampoco- mientras que otras obras seguían con el canon previo a estos eventos, muchos se vieron anulados después de la salida de esta serie.

Existe una clara diferencia entre los primeros números y los finales. En un principio indagan en la naturaleza de Superman de forma muy novedosa, preguntándose cómo afecta el tener esas habilidades y por qué a pesar de poder someter el mundo a su voluntad, Superman sólo quiere ayudar.

La manera en que dibujaron a Clark en los primeros números, joven, de veinticinco años, atractivo, musculoso y esbelto, levemente alien (lampiño y de ojos brillantes), una mezcla entre Reeve y Welling, a la manera en que termina dibujándolo, no muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, una anatomía descuidada que solo es una desproporcionada masa de músculos y la apariencia de un treintón aburrido. Esto es importante dado que muchos podrían estar esperándose lo mismo en la película.

A nivel del personaje y sus poderes, los primeros números se pierden en una historia de superhéroes y redención. Los detalles notables como la visión calorífica, que por primera vez en 60 años de verse como visión de calor y no rayos láser o solo ojos rojos, vuelve a ser visión de rayos láser; la habilidad de ver el aura electroquímica que rodea los seres vivos, uno de los aspectos más cuestionados por los fans que lo entendieron como un nuevo poder (incluso algunos lo bautizaron como soul-vision) y no como una consecuencia lógica de la capacidad visual de un kryptoniano bajo un sol amarillo, no vuelve a ser mencionada en lo que resta de la serie… como así también ver el movimiento de las partículas. Superman literalmente entiende el universo y cómo funciona, a una especie de suerte de Dr. Manhattan.

Respecto a la historia… bueno, les resumo lo mejor que puedo y sin entrar ya en tantas diferencias respecto a lo viejo y lo nuevo:

Jor-El y Lara envían a su hijo pequeño a la salvación en la Tierra, ante la condena de su planeta utópico, Krypton. Adelantamos a un Clark veinteañero, inmerso en África trabajando como reportero freelance, entrevistando (y salvando) a un político honesto.

Conocemos nuevos ámbitos de los poderes de Superman, al punto que es capaz de ver el aura de los seres vivos (y de percibir cómo ésta se desvanece cuando mueren). Por esa razón… es vegetariano. Termina la aventura en África, no sin antes dejarnos en claro que hay problemas que están más allá de su alcance. Y regresa a la granja Kent, ya no son ancianos seniles sino más bien cincuentones (y Má Kent es una activa participante del cyber espacio). Primera aparición del traje y de la S, como parte de la herencia kryptoniana.

El reajuste del balance al interior de la familia. ¿Cómo puede cualquier padre, biológico o adoptivo, lidiar con un hijo sumamente poderoso? ¿Y además con el hecho de que ese hijo… se va de casa a buscar su destino? Clark lo encuentra en Metrópolis, en el Daily Planet para ser exactos, y conoce a Lois (que sigue los escritos errantes de Clark… y al misterioso superhombre que aparentemente andaba por el mundo), Jimmy, Perry, y enfrenta su primera crisis: helicópteros automáticos desatados, orquestado por Luthor. Superman sigue el origen de las señales que controlan los helicópteros hasta la torre de Lexcorp, hasta la oficina del mismísimo (y calvo) Lex. Y el inicio de la que será una vez más profunda enemistad.

Y es aquí que dejo de hablar de la historia de Birthright, dado que Zack Snyder optó por un cambio un tanto radical para mi gusto: Lex Luthor no es el villano. Quizá por seguir la tradición de la secuela de Superman, y se decidió por: Dru-Zod, o sencillamente Zod.

Probablemente lo recuerdes de Superman II, quizá no.

Zod era el Director Militar del Centro Espacial de Kryptón, conoció a Jor-El (el padre de Superman) en la época en que este era un joven científico. Cuando el programa espacial fue abolido tras la destrucción de la luna de su planeta, Zod intentó tomar el control de Kryptón con la ayuda de un ejército de robots de él mismo. Zod fue sentenciado a la Zona Fantasma –una suerte de dimensión alterna- por sus crímenes.

Liberado de su encarcelamiento por Kal-El cuándo el tiempo de su sentencia había pasado. El villano trató de conquistar la Tierra con los poderes que había obtenido bajo el sol amarillo, la fuente de poder de Superman es el sol, dependiendo de su color –para resumir- este le otorgas sus poderes, dado a que procesa esa energía de mejor manera que nosotros los humanos. Zod fue enviado nuevamente a la Zona Fantasma, de la cual escapaba en ocasiones para enfrentarse a Superman.

En lo personal, creo que Zod es una pésima elección para el origen de Superman, especialmente si piensan contar con el trasfondo de Birthright, donde las motivaciones de Lex Luthor son más profundas, para los estudiosos, Lex en realidad no es un villano, sino más bien un resentido.

Verán la belleza de Lex Luthor es que sus crímenes no pasan por el odio injustificado, o una historia llena de rencor por un acto de la secundaria, pasa por el lado humano. Lex desprecia a Superman porque nunca tuvo que trabajar por todo lo que puede hacer, Luthor tiene todo lo que tiene por ejercitar y poseer su intelecto, tiene el cuerpo que tiene por qué lo ejercito, a diferencia de Kal’el que simplemente por herencia y casualidad de estar ante nuestro sol posee. Es por ese lado realmente que pasa los actos contra el hombre de acero.

Y Zod… bueno, él simplemente padece de megalomanía. De los villanos que posee Superman, con Birthright de trasfondo que es el que probablemente posea la película, creo que Brainiac, el destructor de Krypton sería un mejor antagonista.

Acerca de Freddy Cervera 2 Articles
Casi terrícola, de 22 años. En la lista: tesis para Ciencias de la Comunicación (Publicidad); la vida dió una vuelta y se dedica al diseño de personajes 3D. Libros de Ciencias -exactas y sociales- filosofía y matemáticas, comics, CEREBROS.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D