‘Scott Pilgrim vs The World’, entretenimiento perfecto

Scott Pilgrim VS. The World

Scott Pilgrim (Michael Cera) es un joven que conoce a la mujer de sus sueños, Ramona V. Flowers (Mary Elizabeth Winstead). Pero para conquistarla, deberá primero luchar y vencer a sus siete malvadas ex-parejas para poderse ganar su corazón. Lo cual será complicado, pues tienen poderes especiales…

No podía entender de qué hablaban cuando en los diferentes sitios de cine que visito culpaban al terrible marketing previo que tuvo Scott Pilgrim vs The World por su enorme fracaso en taquilla, hasta que me di cuenta que eso se debía a que el “terrible marketing” me tenía a mi como target, así como a un grupo estrecho de gente que conocemos bastante de la cultura pop que toca la película. El marketing, así como el público al que apunta, es muy específico aunque no por eso una persona que no esté al tanto de todas las referencias hechas durante su desarrollo no podría disfrutarla, en el peor de los casos, podría volver a verla leyendo un poco acerca de los diferentes homenajes y menciones que se dan, y el valor de “re-visionado” de Scott Pilgrim es altísimo.

Personalmente, Scott Pilgrim vs The World me compró al hacer referencias al universo de Zelda, más específicamente al Fairy Fountain’s Theme durante uno de los sueños de Scott poco antes de encontrarse con la chica de sus sueños, pero durante sus dos horas de duración fácilmente podría estar buscando referencias entre risotadas y caras de asombro, pero como dije, verla una sola vez no es suficiente. Por tal razón, estoy escribiendo después de verla 3 veces en dos días.

Además es probablemente la adaptación más perfecta de un comic jamás hecha, logrando el director Edgar Wright condensar varios volumenes en dos horas de películas que pasan volando y empapan el babero, mezclando a la perfección surrealistas secuencias de acción con humor rápido y nada absurdo, cargados genialmente por un elenco que no podría ser mejor, incluyendo al propio Michael Cera que ya tiene sus detractores luego de tantas repeticiones actorales, pero él mismo se encarga de personificar a Scott Pilgrim tan creíblemente en las escenas humorísticas como en las batallas donde se siente que no es un doble peleando.

Y ese es uno de los aciertos más favorables de esta película, que junta a actores que no se hayan destacado tanto en el pasado, como Brandon Routh Chris Evans, los cuales realizan un trabajo fenomenal. El resto del casting es sencillamente indiscutible, con Anna Kendrick de quien no hace falta decir mucho, pero para ser una secundaria que no tiene más de 10 minutos de pantalla es siempre agradable, Kieran Culkin como el amigo gay que es tanto cómico como consejero, y por supuesto Mary Elizabeth Winstead que es una Ramona Flowers mucho más hermosa de lo que me hubiese imaginado al leer el comic.

La película no tiene desperdicios, y lo digo literalmente, no hay nada que se pueda descartar. Es una película de fantasía-aventura-comedia-acción que hasta logra incluir musical en el paquete y termina siendo divertida en cada una de sus facetas, mezclando también con total eficacia elementos de comics (pantallas divididas, textos en pantalla) como elementos directos de videojuegos (música de Zelda, armas de videojuegos con efectos pixelados), trayéndolos al reino cinematográfico con imágenes épicas y slow motion a lo Zack Snyder.

Definitivamente, Scott Pilgrim vs The World verá el éxito merecido de acá a unos años, cuando la cultura contemporánea que ahora abraza al público de menos de 30 años y los adultos nostálgicos sea lo más memorable; allí se darán cuenta de que una película logró juntar los mejores y más maravillosos elementos de una época y los elevó a la gloria.

 

Acerca de Emmanuel Báez 2365 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D