‘Santa Claus: The Movie’, la película de superhéroes que no conocías

Ok ok, yo sé que creer en la magia de Santa y Coca Cola pasó de moda, ahora todos somos descreídos y cínicos, lo entiendo, pero hubo una vez en que creíamos, así que hoy quiero hablar de una película que estuve posponiendo desde hace tiempo. ¡Gracias contexto navideño!

Este es un film que vi en familia cuando era muy chico, no me acuerdo en que canal, pero de seguro fue en TNT. Cuando la revisité a mediados de este año y citando a Amour de Michael Henecke, “no me acordaba de la película pero me acordaba del sentimiento”. No es exagerado decir que me sentí un niño de vuelta.

También me di cuenta que Santa Claus: The Movie no solo es una película esencial de Navidad y cuenta con el nombre más obvio del mundo, sino que además es una película de superhéroes, así es, una historia de origen para ser más exactos.

Después del golazo que se mandaron los Salkind y Warner con Superman en el 78, los productores estaban ávidos por encontrar otra franquicia a quien podrían sacarle el jugo.

Decidieron probar la fórmula con otro clásico americano, esta vez Santa Claus…

Todos los componentes de una película de superhéroes están ahí.

1. El héroe adquiere sus poderes.
2. El héroe hace su gran aparición pública.
3. El héroe se enfrenta a su némesis.

Esta fórmula de superhéroes es igual de universal que el monomito de Joseph Campbell que expone: “El héroe se lanza a la aventura desde su mundo cotidiano a regiones de maravillas sobrenaturales; el héroe tropieza con fuerzas fabulosas y acaba obteniendo una victoria decisiva; el héroe regresa de esta misteriosa aventura con el poder de otorgar favores a sus semejantes”.

Hay que tener en cuenta que esto era 1985, no existía esa necesidad absoluta de “epificación” por parte de los grandes estudios. Fue 20 años después que esto sería el template para contar historias pequeñas y convertirlas en colosales producciones: Desde Alicia hasta Drácula, finalizando con las recientes producciones de DC y Marvel. Así que de alguna forma, Santa Claus: The Movie está adelantada a su época.

Dirigida por Jeannot Szwarc (Jaws 2, Supergirl), el film se ubica en el siglo XIV donde un carpintero llamado Claus (David Huddleston) y su esposa Anya (Judy Cornwell), se dedican a entregar juguetes a los niños del pueblo en víspera de Navidad y hacerlos felices, esto es en parte, debido a que no pueden concebir hijos propios.

Después de una tormenta de nieve, la pareja y sus dos renos: Blitzer y Donner mueren congelados, es ahí cuando son transportados al Polo Norte y los elfos los reciben. Ahí, al lado mismo de La Fortaleza de La Soledad de Superman.

Ya en su nueva morada, todos los elfos se presentan con la pareja, les muestran el taller y las instalaciones, aparentemente los han estado esperando por un buen tiempo. El elfo anciano se presenta y oficializa el hecho de que Claus, ahora adoptará el nombre de Santa Claus y completará de esta forma la profecía y empezará con su legado. Hay una interesante expansión del mito en todas estas secuencias.

El elfo anciano está interpretado por Burgess Meredith, quien hace poco me enteré es el mismo actor que interpreta al Pingüino en la serie de Batman de los 60 y también a Mickey, el entrenador de Rocky en los 70.

Dudley Moore encarna a Patch, uno de los elfos principales y que por culpa de su entusiasmo por inventar nuevos juguetes, por modernizar el taller y convertirlo en una gran fábrica al estilo Henry Ford, lo lleva a un lamentable incidente que lo hace abandonar el Polo Norte y dirigirse a NY. Más tarde Patch intentará recuperar la confianza de Santa Claus, creando un problema aún más grande. Lo importante son las intenciones no?

La película pierde un poco de magia una vez que se sitúa en el siglo 20. Dejamos atrás la fantasía del Polo Norte y entramos en terrenos conocidos una vez que la historia se sitúa en la ciudad, esto significa caer en ciertos clichés propios de esta clase de historias. Por suerte lo tenemos a John Lightgow para salvar el show. El actor desempeña el papel de villano BZ, un empresario inescrupuloso y productor de juguetes defectuosos en medio de una demanda legal, que busca desesperadamente la forma de salvar su imagen. su plan maestro es apoderarse de la Navidad.

La actuación de John Lightgow es demasiado grande para su papel, pero casi todas sus actuaciones lo son, y en esta película funciona más que bien y es un placer verlo. Por momentos hace recordar a su villano Emilio Lizardo en Buckaroo Banzai.

La banda sonora es un poco cursi, sobre todo el tema principal, sin embargo los efectos especiales están muy bien logrados, en especial las secuencias de vuelo que hacen recordar nuevamente a Superman. Por último, los animatronics de los renos inspiran tanta ternura que te olvidas por completo que son falsos.

La película fue un fracaso de taquilla en su estreno, pero con el tiempo se convirtió en un film de culto, sobre todo con las personas que la disfrutaron de chicos. (He ahí este review) El film te deja esa sensación linda despues de verlo.

Santa Claus es la película perfecta para desenterrar en esta época, y a mi parecer, la película definitiva de Navidad para ver en familia o solo en tu pieza pretendiendo que odias las fiestas, que lleve el “The Movie” en su título, lo único que hace es validar esto.

De todas formas, si te queda un gusto excesivo de Navidad en la boca, siempre vas a tener a los Gremlins, Duro de Matar o Silent Night, Dealy Night para quitártelo.

Acerca de Claudio Guzmán 10 Articles
Me gusta el cine, la música, la mitología griega, los amaneceres y las largas caminatas en la playa... Si me eliges, te prometo buenas conversaciones y ser un mal amigo fiel.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D