‘Wyrmwood’, Mad Max vs zombies

wyrmwood

Realmente me gusta cuando creo que un género llegó a sus límites, y luego aparecen realizadores como Kiah Roache-Turner que, junto a su hermano, Tristan Roache-Turner, y terminan creando algo ingenioso a través de condimentos realmente insólitos que no tendrían que funcionar, pero provocan el suficiente interés como para dejarse llevar. En Wyrmwood, una producción australiana que claramente se inspira en Mad Max, tenemos un apocalipsis zombie y una mujer que, por extrañas razones, consigue controlarlos mentalmente, teniendo su propio ejército de no muertos. Mientras tanto, su hermano intenta rescatarla y descubre que el aliento de los zombies es combustible puro, por lo que son utilizados para dar energía a su automóvil.

La película tiene un montón de ideas geniales que parecen pensadas de forma totalmente aleatoria porque jamás son explicadas. Afortunadamente, la ejecución es tan entretenida que la ausencia de lógica da lugar a cierto nivel de locura que solamente se ve manchado por el exagerado uso de sangre digital y algunos problemas de edición que, según pude constatar, se debieron a que la producción se llevó a cabo a lo largo de cuatro años, ya que el equipo solamente tenía tiempo para filmar los fines de semana. Imagino que habrá sido para ellos una larga espera que resultó en una obra estupenda que innova con ingenio y desdén hacia las fórmulas más gastadas del género.

La trama sigue mayormente a Barry, un mecánico, hombre de familia, que un día debe despedirse y asesinar a su hija y esposa cuando una repentina plaga zombie transforma a la mayoría de sus conocidos. Su hermana Brooke parece ser la única sobreviviente de su propia familia, y se embarca en la misión de encontrarla, cruzándose en el camino con otros sobrevivientes que no tienen mucho propósito en la vida más que dejar que pasen los días o destrozar zombies. Así tenemos una película aparentemente predecible con personajes pintorescos, bien diferentes, cada uno aportando lo suficiente de forma superficial como para que el desarrollo sea bien pasable. Sin embargo, el guion le da una humanidad creíble a la mayoría de los personajes, haciendo que los peligros se sientan más reales.

Pero estamos hablando de una película zombie con elementos sobrenaturales, así que en ese apartado les digo que hay un buenísimo trabajo de producción, arte, y tensión en cuanto al enfrentamiento entre sobrevivientes y zombies. Visualmente, este tipo de películas ya casi no tienen nada nuevo que mostrar, así que es importante verlas con expectativas apropiadas. Con eso en mente, Wyrmwood logra sorprender porque tiene algunas interesantes sorpresas bajo la manga, y lo mejor de todo es que, tratándose de una producción bien independiente, no están para nada pendientes de mantener vivo a tal o cual protagonista por una cuestión de fama. Creo que es uno de los aspectos que sigue haciendo que esté género sobreviva bien. No existiría para nada esta clase de película en un Zombieland 2 hecho en Hollywood.

Toda la trama consiste en reunir a los hermanos, mientras Barry se encuentra atrapado con sus nuevos compañeros en medio de la nada, y Brooke se convierte en prisionera de un científico demente que trabaja en un tráiler ambulante, donde descubre que tiene poderes mentales por sobre los demás zombies. Cada secuencia termina con algún destripamiento bien producido, y cuando parece que van a tomar algún camino previsible, el guion tira alguna locura inesperada. También hay que darle puntos extra por ser una de las pocas películas zombie en presentar un escenario de cierta lógica en cuanto a la preparación apocalíptica. No creo haber visto una película similar donde, lo primero que hacen los protagonistas, es ponerse máscaras antigás, o la forma en la que blindan los automóviles que usan para movilizarse, no es la más original, pero si es bien inteligente. Cosas como estas hacen de Wyrmwood uno de los mejores títulos del género de los últimos años.

Acerca de Emmanuel Báez 2332 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D