‘What We Do In The Shadows’, la hilarante vida de vampiros

shadows dest

[Festival Internacional de Cine – Paraguay 2015]

Numerosas películas han hablado ya acerca de los problemas inherentes de ser un vampiro, desde cuestiones físicas y emocionales hasta dilemas existenciales verdaderamente reflexivos. El tema en sí da para un debate sobre la mortalidad del hombre y la fragilidad de la vida, desde Drácula hasta la propuesta más efímera, pero nunca se ha visto nada como What We Do In The Shadows, que invita a hablar de la vida de vampiros desde una perspectiva totalmente fresca y divertida.

Este falso documental llegó para dejar en claro las verdaderas reglas de la vida de los vampiros, así que si están cansados de las incontables historias que presentan conflictos en la mitología vampírica, solo tienen que guiarse por esta apuesta que mezcla un humor paródico que ataca directamente lo que la cultura popular ha hecho con esta raza en los últimos años, y lo hace con un filo acertado, con algunos gags realmente hilarantes que califican para la repetición.

El documental se centra en tres amigos, Vladislav, Viago, y Deacon, quienes viven algo encerrados y alejados de la tecnología y cualquier tipo de avance social. Las pocas interacciones externas que tienen son con otros vampiros en un club nocturno, una mujer deseosa de convertirse y que se presta a vivir como esclava de Deacon, y los dos directores del supuesto documental que los siguen a todos lados mientras los tres muestran el estilo de vida que llevan.

Y la vida que llevan es bastante particular, empezando por Viago, el más pulcro, obsesivo y elegante de los tres, ya que originalmente era un dandy. Vladislav es el vampiro más narcisista, con un pasado oscuro que consiguió dejar atrás ya que obtenía placer de torturar humanos. Luego está Deacon, el más “joven” del grupo, con poco menos de doscientos años de vida. Por esta razón, suele ser el más problemático y rebelde. También está Petyr, un vampiro de unos ocho mil años, tan perdido en el tiempo que ya perdió su forma humana, y se asemeja más a Nosferatu.

La película en sí mezcla referencias a otras obras del género, desde las más memorables como The Lost Boys, pasando por Blade, hasta las más fáciles de ridiculizar como Twilight, porque ¿cómo podrían desaprovechar la oportunidad para burlarse de algo como Twilight? Creo que nunca pasará de moda. Pero lo que más causa gracia son las interacciones entre todos, con personalidades bien delineadas que son altamente simpáticas por la simple naturaleza de la mezcla del género y los elementos que introducen.

De hecho, la película presenta una de las mitologías más interesantes que se han hecho en el cine de horror. Los conflictos que se van desarrollando, que tienen relación con la llegada de otro vampiro novato que no hace más que causar problemas, así como la expansión de este genial universo que crearon, con hombres lobo, brujas, y monstruos de toda clase, procurando vivir entre humanos, con sus propias costumbres, es un entretenimiento puro e inteligente de inicio a fin.

What We Do In The Shadows es un deleite, con un humor negro que sorprende, y una trama que consigue provocar ternura hasta cuando más hace reír, lo que es digno de aplaudir. Es una gran adición al género, y sin duda alguna, una de las mejores comedias de horror realizadas en mucho tiempo.

Acerca de Emmanuel Báez 2281 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D