‘Universo Servilleta’, el reflejo social como motor narrativo

Sin duda alguna se pueden armar buenos debates con respecto a la realización de la película que hoy decido tocar, pero cualquier asunceno ordinario, común, corriente y de clase media alta probablemente salga satisfecho de verse reflejado en esta película. Sin embargo, entre sus agradecidos logros y sus notables fallas se encuentra la diferencia entre el conformismo y la decepción.

El consenso general parece ser una crítica algo condescendiente a cualquier problema técnico fácilmente visible de la realización, seguido de un “pero…” y una alabanza algo exagerada a la historia, los personajes y sus actores. ¿Pero cuándo una pobre fotografía y tambaleante dirección todavía son perdonables como para que no opaquen a los protagonistas de una historia bastante familiar? Lo correcto sería decir, que al fin y al cabo, es decisión de cada espectador prestarle más atención al aspecto que más le llegue; sin embargo, me parece también correcto pensar que aunque la historia en sí es verosímil y sus actores logran contármelo con credibilidad, éste se hubiera beneficiado con un cuidado real de los aspectos más problemáticos: una fotografía descontrolada y sucia, a ratos quemada y a ratos perdida en la oscuridad absoluta, y una dirección que no sigue la misma línea que el guión.

Pero hay que ser justos: como muchos otros, me divertí bastante por momentos, especialmente en todas las escenas que involucraban al trío principal, frescos, reales y entretenidos. Presente a través de ellos el típico humor contemporáneo asunceno, objeto de la mayoría de los aplausos y las reverencias del público. Hilvanados estos, con un relato creíble sobre la depresión, la soledad y la añoranza, aunque flojo en las escenas donde intervenían personajes sin ningún propósito, como una hermana interesada en el más allá, la cual no aporta absolutamente nada a la trama principal.

En cuanto a los actores, unos mejores que otros, siendo el destaque innegable Esteban Aguirre como el alivio cómico incesante y siempre equilibrado. El elenco logra lo que inclusive podría considerarse un logro histórico en el audiovisual paraguayo: interpretaciones reales, alejados del teatro, que funcionan como los vínculos entre el espectador y la ficción, sin lo cual definitivamente la película hubiera sido algo diferente. Con un trabajo fotográfico más cuidado, el resultado hubiese sido mucho más interesante, pero el mérito está ahí y no puede ser quitado.

Se agradece enormemente también que la narrativa no desvaríe nunca, aunque existen planos metafóricos que más que inserciones parecen parches para salvar momentos que deberían haber proporcionado tensión sin necesidad de una edición arriesgada. A veces la cámara está exactamente donde debería estar, y en ocasiones se posa detrás de una silla o una hoja sin ninguna razón conectada a la historia, que más que interesantes simplemente distraen de los diálogos y los personajes que están en acción.

Universo Servilleta oscila a lo largo de su duración entre jovial y modesto, dependiendo de momentos claves para resultar interesante y atractivo, logrando su objetivo porque nunca resulta pretencioso ni busca ser trascendental. No hay moralejas ni tampoco la sensación de una historia autoconclusiva, sino una continuidad real que funciona como reflejo de un grupo social específico que no busca la verdad ni las respuestas a todas las preguntas (a pesar de lo que sugieren en la sinopsis oficial).

Acerca de Emmanuel Báez 2364 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D