‘Un Jefe en Pañales’, una simpática historia de hermanitos

Un Jefe en Pañales es la nueva película de Dreamworks Animation, responsables de las películas de Shrek, Kung Fu Panda, y las fantásticas Cómo Entrenar a tu Dragón, que ya tendría que haber sido toda una saga de cinco películas, pero la gente no respondió con mucha rapidez tras el estreno de la segunda parte. Su nueva producción llega con una premisa completamente absurda, pero igualmente simpática, si bien no logra sacarse de encima ese aire de rareza que la acompaña durante toda la película, hay suficiente ingenuidad e inocencia como para disfrutarla sin exagerar.

La trama se asemeja a las películas de Bebés Genios, producciones que van directo a DVD y de las cuales ya existen como cinco o seis entregas, algo que no me cabe en la cabeza porque son increíblemente ridículas, aunque no se puede negar que este tipo de desvaríos infantiles funcionan bien con los más pequeños, que a veces solamente necesitan unas buenas carcajadas. Ya habrá tiempo después para algo de Hayao Miyazaki o para sentarse en familia a ver Up y explicarles por qué mamá y papá están llorando desconsoladamente desde el principio. En la sala donde la vi había un montón de niños, quienes parecían disfrutar los momentos más divertidos de la película.

La misma sigue a Tim, un niño con mucha imaginación que recuerda cómo llegó a casa su hermano menor, relato fantástico que inicia con la llegada de un bebé que viste traje y corbata, lleva consigo un maletín, y revela ser una especie de agente espía de una corporación llamada Bebé Corp., donde verifican constantemente que el amor que reciben los niños pequeños nunca se vea superado por cualquier otro tipo de cariño. Su misión es infiltrarse en una compañía llamada Puppy Corp., donde trabajan los padres de Tim, y donde se está desarrollando una fórmula secreta para que los cachorros nunca crezcan, y así puedan recibir más amor que los propios hijos. Luego de un primer encuentro depresivo entre los dos hermanos, ambos unen fuerzas para descubrir el misterio.

De hecho, ese primer encuentro entre hermano mayor y hermano menor es lo más chocante de toda la película, ya que pintan una relación temprana de una forma muy indeseada. El impacto en la vida de Tim es enorme, y la trama se torna triste y adquiere un tono maduro muy peculiar e inusual para una producción de esta clase, si bien lo hace siempre desde una perspectiva algo jocosa, y con cambios en la animación como para que se entienda bien que la película está expresando los sentimientos y las emociones de Tim, que se encuentra abandonado ante la llegada de su hermanito, que acapara toda la atención de sus padres, hasta el punto de la negligencia emocional total. Yo podría sentarme a ver toda una película animada que se atreva a encarar esta situación, pero no es el caso.

Afortunadamente para los más chicos, la historia se convierte luego en un buddy-cop bastante imaginativo, en el que Tim y el bebé -que realmente nunca tiene nombre propio, y es solamente el Jefe Bebé- colaboran para descubrir el nuevo producto de Puppy Corp., ya que la misión cumplida significará que Tim podrá tener de vuelta a sus padres para él mismo, y el bebé regresará a la compañía de donde vino, ocupando un cargo muy importante. Si bien la trama es bien simplona y solamente existe para hilar los diferentes gags, me parecía difícil evitar la mirada cada vez que el bebé estaba en pantalla, con su simpático traje y su singular actitud, además de que lo dotaron de hilarantes tics como para que sea todavía más extraño. Es básicamente como ver un Funko Pop hecho película. En inglés cuenta con la voz de Alec Baldwin, aunque yo la vi doblada, y salí sin quejarme al respecto. Igualmente siento que en algún momento terminará viéndola completa de vuelta en su idioma original, ya que la voz de Baldwin sirve hasta para narrar la etiqueta de un shampoo.

La aventura de Un Jefe en Pañales es divertida, y se agradece también que no sea de las típicas películas de animación de baja calidad que solamente recurren a chistes de gases y similares con tal de hacer reír. La película si tiene alguno que otro gag relacionado, pero por lo general lo utilizan en el contexto de la trama de forma justificada, y no es algo forzado. Además, también usan Blackbird de Los Beatles como elemento vital del desarrollo de la trama, y no me pareció para nada escandalosa. No van a encontrar mucho sentido a la historia, pero como buena película animada, está comprobado que hace reír a los chicos, y por supuesto que termina con un lindo mensaje para los hermanos mayores que tal vez no tengan la mejor relación con sus recién llegados hermanitos.

Acerca de Emmanuel Báez 2334 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D