‘Tortugas Ninja’, adolescentes mutantes de la nueva generación

 ninja turtles dest

El reinicio de las Tortugas Ninja no tuvo un buen recibimiento cuando se anunció que Michael Bay iba a estar en la producción y que el origen de los personajes sería cambiado a uno extraterrestre. Los fanáticos de los comics y las series pegaron el grito al cielo, y rápidamente se reportaron cambios en el guion para suavizar el producto final a uno más reconocible. El resultado es algo sumamente comercial, ni más ni menos de lo que cualquiera podría haber esperado analizando exactamente la calidad de cualquiera de las películas existentes.

En esta revisión, las tortugas deben salvar la ciudad de New York de la amenaza inminente de Destructor, que tiene la intención de crear una mortal epidemia para tener a todos bajo su control. Para conseguirlo, forma una alianza con un malvado empresario, que busca beneficiarse económicamente con una cura que planea comercializar luego del ataque, cuya fuente yace en la sangre de las tortugas. Se revela así que estas fueron creadas genéticamente para ese propósito, y así es como los personajes tienen un origen distinto al de los comics. Realmente no podría importar menos.

La película es divertida, gran parte del tiempo, una vez que aceptan que las tortugas tienen un diseño totalmente nuevo, mucho más imponente y casi invulnerable. La primera vez que uno de ellos aparece en acción, no se lo ve completamente, pero termina empujando como si nada un gran container, lo cual quita un poco el peligro a todo. El film de 1990 presentaba a unos héroes que estaban lejos de ser expertos en las artes marciales. Cuando Raphael se encuentra por primera vez con Casey Jones, este lo derrota con cierta facilidad, y eso era bueno porque uno podría tener algo más de miedo en que ellos fallaran posteriormente. En este reinicio, Raphael hace rebotar balas con el pecho.

Lo bueno es que las tortugas son el centro de la historia, y en ningún momento se recurre a los humanos de manera heroíca. Apenas en una o dos ocasiones el personaje de April O’Neil hace algo descabellado que podrían haber hecho los héroes, pero está justificado, y en un par de escenas después la cámara se centra nuevamente en ellos, lo cual es bastante refrescante. Las películas con superhéroes no-humanos tienden a exagerar en cuánto hacen los hombres, solo por temor a que el espectador no se sienta tan conectado o identificado con los héroes. El director Jonathan Liebesman dirige un guion que no tiene la más mínima intención de alejarse mucho tiempo de los protagonistas, y eso hace que vaya al grano cuando es necesario.

La acción es mayormente imposible, pero qué se le va a criticar a una película donde la acción está llevada por unas tortugas ninja. Es básicamente un episodio extendido de la serie animada, con algunos momentos quitados directamente del primer capítulo de la serie original, en especial todo lo que tiene que ver con la aparición de los héroes, su presentación ante April O’Neil, y algunos que otros retazos que podrían causar nostalgia. Entendería perfectamente que venga algún súper fanático a señalar detalles, pero de cualquier manera me parecería innecesario.

Lo más llamativo -y mejor- de todo es que apenas se nota el toque de Michael Bay, algo que temía bastante, y me atrevo a decir que es todo lo que Bay hubiese hecho con Transformers para hacerla más entretenida. Es una película de acción genérica que apenas pasa los 90 minutos, una duración perfecta para una obra de este tipo, y absolutamente todos los personajes son unidimensionales pero conscientes de eso, con un guion que básicamente salta de una secuencia de acción a otra, con una edición rápida, a veces incomprensible, y que en ningún momento se toma en serio.

En una era de cínicos, es fácil descartar la propuesta porque hay tantos títulos de acción y ciencia ficción mejores, pero cuando una película está tan consciente de su ridiculez, no veo cabida para la comparación. Esta versión no es menos película que la de 1990, y además, el avance en tecnología permite setpieces más explosivos que, al fin y al cabo, es exactamente lo que se espera del título. Claro que no hubiera estado nada mal un poco de tranquilidad, como cuando Mikey y Donatello se sientan bajo la luna llena a conversar sobre las enseñanzas de Splinter, en la película original.

En cuanto a Megan Fox, tiene la misma expresión durante toda la trama, y actúa realmente peor de lo que actuaba en Transformers. El guion no muestra de más interés por los protagonistas humanos, pero una actriz más calificada al menos hubiera hecho de April una reportera más memorable, aunque el guion ya la describe como una reportera que sigue usando papel y lápiz a pesar de poseer un smartphone con cámara avanzada.

Destructor tiene un diseño genial, acorde a los tiempos. Es un soldado poderoso con una armadura tecnológicamente potente, y aunque en las secuencias de batalla es enteramente digital -como las tortugas-, recalco en que verlos es como ver un episodio de la serie animada. El humor fácil y las referencias a la cultura pop están a la orden del día. Tortugas Ninja tiene una secuela confirmada, y en ella podrían aparecer Casey Jones y villanos de la Dimensión X. Este universo tiene algunos de los villanos más extraños de todos los comics, y si aparece Krang luego de esto, me anoto para lo que sea que hagan con él.

Acerca de Emmanuel Báez 2458 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D