‘This Is The End’, explorando amistades en el fin del mundo

this is the end reseña

***Esta reseña contiene spoilers***

A todos nos gusta cuando Hollywood se toma el tiempo de burlarse de sí mismo, porque sabemos que hay material de sobra para eso y no es exactamente algo que suceda muy a menudo. This is The End es la prueba de ello, y no es solamente una genial auto-parodia cargada de momentos inesperados, improvisaciones brillantes y un poco de corazón, es simplemente una muy buena comedia que se gana el respeto que merece gracias a este grupo de actores que se someten sin tapujos a burlarse de sí mismos sin miedo alguno.

Seth Rogen, James Franco, Jonah Hill, Jay Baruchel, Danny McBride y Craig Robinson encabezan esta propuesta que los pone en medio de un apocalipsis bíblico cuando una fiesta en la casa de Franco está alcanzando su mejor punto. Todos quedan entonces atrapados en una batalla entre el bien y el mal y la casa de Franco se convierte en el fuerte donde los sobrevivientes permanecen mientras deciden cómo seguir adelante.

Pero lo realmente interesante de la película no es que se trate de estos actores burlándose de sí mismos, sino que a pesar de todo cuentan una historia que resulta creíble porque es innegable que la están pasando genial y que son tan agradables cómo uno lo imaginaría. La trama se centra mayormente en la amistad entre Rogen y Baruchel, quienes se encuentran después de un tiempo de trabajo separados y terminan luego yendo a la casa de Franco para la fiesta, a pesar de que Baruchel no está encantado con la idea y solamente tenía la intención de pasar el día con su amigo Rogen.

El propio Rogen dirige junto a Evan Goldberg esta obra que adapta el cortometraje Jay and Seth vs. The Apocalypse donde actuaron Rogen y Baruchel en el 2007, y el resultado es mayormente hilarante. El único problema evidente es que es uno de esos casos en los que es necesario conocer un poco más de los actores para poder disfrutar la película realmente, ya que hay constantes referencias a sus demás trabajos y a la vida que llevan detrás de cámaras, de las cuales nacen la mayoría de las burlas y comentarios punzantes que realizan a lo largo de la historia. Es así desde el principio, cuando Rogen recibe en el aeropuerto a Baruchel y un fanático lo acosa con una cámara preguntándole cuándo actuará de verdad, y es algo que solamente resultará simpático para quien se haga la misma pregunta.

Una vez que todo el infierno se desata, comienzan a caer uno a uno en medio del pánico generalizado, y es una secuencia bastante entretenida donde las personas comienzan a ser “elevadas” al cielo, en lo que luego se descubre que es la salvación de los buenos, mientras que los menos bondadosos sufren muertes memorables. Si parpadean, se perderán la muerte de Jason Segel o Rihanna, aunque definitivamente lo que más se disfruta es la muerte de Michael Cera, quien es seguramente el actor menos popularmente querido de todo el grupo, por lo que su deceso está intrínsecamente acompañado de una especie de goce mayor por la burla propia que supone.

Tras este genial primer acto, se trata del grupo de seis actores resguardados en la casa de Franco intentando cuidar los víveres, acabando la provisión de drogas y realizando confesiones que terminarán creando problemas. La improvisación no funciona en todos los casos, en especial cuando el intercambio de improperios y diálogos se extiende más de lo necesario sin enfoque alguno, pero hay algo sencillamente brillante acerca de estos actores tratando de convivir en medio del cataclismo definitivo y es que hacen imaginar si realmente enfrentarían todo de esta manera. Probablemente no sea la descripción más exacta de lo que de verdad pasaría si estuvieran en semejante situación, pero conociendo la clase de películas que realizan y la actitud humilde que llevan detrás de cámaras, probablemente se acerque bastante.

Dejando de lado las bromas disparatadas referenciales, la película logra mantenerse dentro de la trama acerca de la amistad de Rogen y Baruchel, y eso consigue que no se transforme todo en un simple sketch de poco menos de dos horas. Al final, es una sincera exploración de la amistad en el fin del mundo y cómo unos amigos, que se dedican a hacer comedia, enfrentan esta situación apocalíptica con la mejor de las ondas posibles.

Aparte de eso, hay cameos que serán bien recordados (reirán con el de Emma Watson y explotarán con el de Channnig Tatum), un exorcismo, criaturas demoníacas y el mejor uso de I Will Always Love You de Whitney Houston desde The Bodyguard. Si por alguna razón alguno de estos actores no les agrada, This is The End podría ser la película que les diga exactamente qué tienen de bueno, y si ya son seguidores del típico humor que manejan, este es probablemente el título donde más los van a disfrutar.

Acerca de Emmanuel Báez 2334 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D