‘The Purge: Election Year’, la matanza se encuentra con la justicia

the purge election year

Finalmente, la serie The Purge se pone buena, aunque ya sea en su capítulo final. Frank Grillo protagoniza esta tercera película, repitiendo el papel que tuvo en The Purge: Anarchy, pero con un enfoque mucho más interesante. Si bien el presupuesto parece que fue mucho menor en esta ocasión, The Purge: Election Year logra mantener la tensión gran parte del tiempo, aunque al final no pueda evitar caer en clichés gastados para tratar de generar más emociones de la que necesita. Si hacen una apuesta sobre quiénes morirán al final de la película, es muy probable que acierten. Sin embargo, es un viaje placentero que se torna sangriento cuando debe hacerlo, haciendo honor a su premisa.

La trama se sitúa varios años después de los eventos de la segunda película, y Leo Barnes ahora trabaja como jefe de seguridad de una senadora que tiene toda la intención de conseguir la presidencia de los Estados Unidos y eliminar la tradición anual conocida como La Purga. Por supuesto, por cuestiones políticas contrarias, el camino para llegar a esa posición será difícil, y cuando digo difícil me refiero a sobrevivir una noche de depuración social sangrienta y macabra. En esta ocasión, y por primera vez en la historia de la tradición, ningún oficial o político está exento de convertirse en víctima, y ahí yace el conflicto más interesante que hace que esta tercera parte finalmente pase de ser un absurdo como las dos anteriores, a algo más acertado que toca temas reales.

Desde la primera The Purge hay un trasfondo político que nunca llegó a funcionar porque no lograban pasar la ridiculez de la premisa, y cuando digo ridiculez no hablo del argumento que es atractivamente morboso, sino de la inverosimilitud de toda la situación. Sin embargo, esta vez aprovechan la naturaleza de la historia para meter un comentario político y social que se siente mucho más agudo por lo actual. El guion se pasea por varios personajes, y de vez en cuando ofrece una mirada más amplia a todo lo que implica tener una tradición nacional tan increíble como lo es la depuración como, por ejemplo, el aumento considerable en turismo por parte de extranjeros que llegan al país con la sola intención de cometer asesinatos durante la noche. “Es el método norteamericano” grita un turista ruso, y es una línea de diálogo que trasciende más allá de la película y se convierte en una dura declaración.

Hay varios momentos como estos esparcidos a lo largo del desarrollo, que sigue a Leo Barnes salvando a la senadora luego de ser traicionados. Se topan con Joe y Marcos, el dueño de una tienda y su empleado, que se encontraban protegiendo su negocio de un grupo de chicas que se en busca de venganza. La película sigue una línea previsible de típica historia de supervivencia. Podemos cambiar a los habitantes de la ciudad que están ejerciendo su derecho a purgar por zombies, y tenemos una película de zombies cualquiera. Es toda la química entre los supervivientes lo que hace que la trama avance fluidamente, además de la subtrama política de la senadora procurando llegar al poder de la forma más humana posible, que transmite una sensación de justicia y esperanza que alivia toda la situación. Elizabeth Mitchell, que seguramente conocen más por la serie Lost, hace un excepcional trabajo.

Por momentos, una película B hecha para televisión, The Purge: Election Year es un recordatorio alarmante que no cae en cinismos, y es la razón principal por la cual funciona. En este punto en la mitología misma del universo de la película, hay todo un debate que está llegando a su momento culminante y que tiene que ver con las razones arcaicas que mantienen la tradición. Los puntos predecibles de la trama evitan que jamás se eleve a algo más que un producto meramente comercial, pero hay un buen balance entre los temas y la acción como para sentirse algo indignados por dejarse llevar por el morbo, y posteriormente, sentirse algo atraídos a ver más allá de la película.

Acerca de Emmanuel Báez 2332 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D