‘Steve Jobs’, detrás del escenario con el idiota y visionario

steve jobs dest

Steve Jobs era un idiota y también era un visionario. Es algo que todos saben, aunque algunos se inclinan más hacia el primer hecho y otros hacia el segundo. “No es binario”, le dice Steve Wozniak (Seth Rogen) a Jobs en un punto de la película. “Puedes ser decente y talentoso al mismo tiempo”. Es un pedazo de línea de esos que se quedan en la mente de uno y resuenan constantemente por su veracidad, producto de la mente maravillosa del guionista Aaron Sorkin creando esos diálogos ingeniosos y rápidos que no se pueden llevar a cabo en la vida real, pero que son emocionantes en una obra de ficción. Y es una verdad innegable, aunque es probable que para alguien como Steve Jobs sea basura.

Steve Jobs es una película muy entretenida acerca de un idiota que supo adelantarse a los tiempos y ver lo que nadie más veía, agrupando talentos para empujarlos a crear algo diferente. Sorkin firma uno de sus guiones más memorables, entregando una historia dividida en tres actos, los cuales muestran a Jobs unos 30 minutos antes de cada evento importante en su vida: el lanzamiento de la Macintosh en 1984, el lanzamiento de la Nextcube en 1988, y el lanzamiento de la iMac en 1998. En estas tres largas secuencias detrás del escenario, la cámara sobria de Danny Boyle sigue a Jobs interactuando con los empleados, su ejecutiva de marketing, Joanna Hoffman (Kate Winslet), y su hija Lisa, sin dejar de ser jamás un idiota.

Gracias a Michael Fassbender, es un idiota enérgico, de esos que uno no puede dejar de ver a pesar de no estar para nada de acuerdo con su comportamiento. Imagino que en la vida real era algo parecido, porque por cada artículo que existe acerca de sus brillantes ideas y sus jugadas que movieron para adelante el mundo de la tecnología en computadoras, hay unos cinco acerca de cómo era una persona impredecible e insoportable en ambientes privados y laborales. Imagino que por esa razón también las personas seguían trabajando para él, lo cual no tiene nada de malo. Lo que sí es malo es el trato que tenía con su hija Lisa. Irónicamente, los momentos más tiernos entre ambos retratados en la película son una completa ficción.

A pesar de eso, y gracias a los intercambios dinámicos entre los protagonistas y la dirección de Boyle que sigue a Jobs y los demás mientras caminan con decisión por los escenarios con una coreografía teatral convincente, seguimos hablando de una película bastante entretenida que merece aplausos porque no es tímida en mostrar al hombre real detrás del visionario, si bien intenta apaciguar un poco la crueldad con un poco de nostalgia y simpatía. A pesar de todo, era un ícono de la industria y en su nombre se hicieron cosas buenas, y eso tiene mérito porque la inspiración es real para muchos.

La estructura misma del guion parece pensada de una forma a resaltar la producción, la fotografía, la dirección, y la magistral caracterización de Fassbender y Winslet –en especial de Winslet-, en favor de suavizar la realidad detrás de cada reacción brusca de Jobs hacia el expresidente de Apple, John Sculley (Jeff Daniels) o cada tono amenazante hacia Andy Hertzfeld (Michael Stuhlbarg). Si esa no fue la intención verdadera de Sorkin, y solo se estaba probando a sí mismo como uno de los guionistas más ocurrentes del momento, vale igual el aplauso.

“Yo dirijo la orquesta”, le dice Jobs a Wozniak en una discusión donde este último le pregunta realmente qué es lo que hizo para merecer tanta adoración por parte de la prensa y de millones de personas en el mundo. Es una respuesta sencilla y concisa que explica perfectamente la figura detrás de la marca. Es un tipo de invención que no se puede negar, la de saber juntar personas e inventos y prepararlos de una forma que sea atractiva y funcional. Si tan solo hubiese estado más inclinado a dar créditos a quienes no ponían la cara frente a las cámaras, y si la paternidad responsable no le hubiera parecido un concepto tan repugnante, quizás las cosas hubieran sido un poco diferentes y el ícono sería hoy mucho más grande. Pero al final, una genial película acerca de un idiota insufrible sigue siendo una genial película.

Acerca de Emmanuel Báez 2334 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D