‘Star Wars: El Despertar de la Fuerza’, un gran homenaje y un nuevo destino

star wars despertar dest

***Esta reseña está libre de spoilers, aunque se mencionan puntos iniciales de la trama***-

“Esto empezará a enderezar las cosas” es la primera línea de diálogo de Star Wars: El Despertar de la Fuerza, y es un comentario acerca de la saga misma, deliberadamente puesta al principio para ofrecer una sensación de alivio, de tiempos mejores que se avecinan luego de una larga tormenta, de un futuro prometedor a pesar de las vicisitudes inminentes, de un nuevo enfrentamiento que traerá consigo un espíritu joven, más enérgico, y mejor preparado. El personaje de Max von Sydow le pasa a Oscar Isaac un dispositivo que trae esperanza con respecto al futuro, y así arranca una nueva etapa de esta saga, pensada como un puente generacional.

Se suele usar de manera peyorativa la expresión “para fans”, pero este séptimo episodio debería cambiar el tono de la expresión para bien. Es una película hecha para fans, con la clara intención de generar nostalgia sobre sí misma, al mismo tiempo que introduce nuevos protagonistas y elementos que llevarán adelante la nueva trilogía, y eso no tiene nada de malo. En cierto modo, El Despertar de la Fuerza es un remake de Una Nueva Esperanza, tomando también elementos de El Imperio Contraataca y El Regreso del Jedi, pero la ejecución es tan maravillosa que cualquier pequeño problema pasa a segundo plano.

Isaac interpreta a Poe Dameron, quien recibe un importante dato que podría dar con el paradero de Luke Skywalker, que está desaparecido desde hace varios años. Sin embargo, tras un inicial ataque por parte de la Primera Orden, la nueva fuerza heredera de la maldad del viejo Imperio Galáctico, Poe le encomienda la pista a BB-8, un droide, que se aleja rápidamente mientras su amo es llevado preso. A esta altura, apenas iniciada la película, ya se pueden sentir las semejanzas con Una Nueva Esperanza, pero con los correspondientes giros que le dan un aire rejuvenecido de tributo y respeto merecidos.

Momentos después aparece Kylo Ren, el villano de turno y discípulo de una fuerza mayor que tiene intenciones aún no declaradas, en una secuencia sobrecogedora en la que también se presenta a Finn, un stormtrooper que decide alejarse de la Primera Orden y no matar para ellos. Mientras tanto, BB-8 se topa en Jakku con Rey, una chatarrera con habilidades admirables para la supervivencia, que va descubriendo que su destino es mucho más importante que su espera, y que está moralmente impulsada a seguir adelante por el bien de la galaxia y de los nuevos compañeros de aventura que se encuentra en el camino.

Daisy Ridley y John Boyega encabezan el elenco de esta nueva misión, y ambos actores encajan perfectamente en este universo al que le inyectan de una necesitada vitalidad que se mantiene a flote durante toda la película. Rey es un personaje más que interesante, probablemente diseñada para tranquilizar a las masas feministas de la época, mientras que Boyega es el lado humano de las fuerzas del mal, interpretando al stormtrooper que cambia de parecer y escapa con una inocencia hilarante y tierna que acompaña muy bien a la autosuficiencia de Rey. Su inesperada colaboración los lleva a salir volando del planeta, donde se encuentran con Han Solo y Chewbacca, quienes los ayudarán a que BB-8 complete a salvo su misión de llevar a destino los datos que le dejó Poe.

Sin embargo, el personaje más memorable es el de Kylo Ren, interpretado por Adam Driver, un actor con facciones peculiares y talento innegable, que se aprovecha de su presencia para dotar al villano de un aire más complejo que no recae simplemente en lo malo, sino llega con una introspección interesante acerca del bien y el mal. Ren está motivado por su sangre, y eso mismo lo acompleja y lo empuja, lo inspira y lo frena, y en las líneas de diálogo que tiene sin la máscara puesta, deja ver su destrozada humanidad, haciendo que sus intercambios con los héroes tengan un mayor peso y deje una marca más sensible.

Por supuesto, la aparición de Harrison Ford, así como la de otros personajes icónicos y elementos de la saga original fueron planeadas por J.J. Abrams con la única intención de generar un golpe emocional en el público que acompañó durante décadas a estos aventureros del espacio. Sin embargo, estas decisiones no alienan para nada por su obviedad, ya que la intención de Abrams y el guionista Lawrence Kasdan, que escribió los Episodios V y VI, es justamente la de entregar un producto nostálgico y proveer de la mejor cantidad posible de guiños, como una tarea pendiente, y dejar el camino libre para que las siguientes entregas puedan tomar rumbos desconocidos y sorprendentes. Es así que los giros y secretos que se develan acá no impresionan por su contenido sino por su forma, algo que es sumamente inteligente porque Abrams y su equipo saben que durante todos estos años, el público ya se habrá hecho miles de ideas y habrá trabajado en decenas de teorías.

Algo que definitivamente enriquece a esta nueva entrega en su apartado de acción, es el regreso  la vieja escuela en cuanto a los combates con sables de luz. No por nada George Lucas se inspiró en el cine de samuráis de Akira Kurosawa, cuyas peleas eran intensas por su autenticidad, con coreografías que emulaban las peleas reales de la era samurái, y carecían completamente de superficialidad. El Despertar de la Fuerza tiene las mejores peleas desde El Regreso del Jedi, y así también las batallas aéreas son alucinantes de principio a fin, sin caer jamás en efectismos baratos ni mal empleo de las tecnologías de efectos digitales.

La Fuerza sin duda alguna tiene un despertar emocionante, con una fotografía imponente y un diseño de producción que evoluciona, pero manteniendo la esencia de tiempos pasados. El paso de las responsabilidades de la vieja generación a la nueva se lleva a cabo con sentida reverencia, y cada resolución parece haber sido pensada minuciosamente, algo que se siente en cada decisión que toman los protagonistas. La carga de referencias a la trilogía original puede ser tan conmovedora como puede ser ligeramente molestosa, pero no se puede negar que este nuevo inicio expande la galaxia de formas fascinantes, con una nueva esperanza a que las travesías que están en el horizonte mantengan esta renovada energía.

 

Acerca de Emmanuel Báez 2455 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D