‘Sharknado 2’, más absurda y genial que la primera

sharknado 2 reseña dest

Todo puede ocurrir en una película de cine B. Puede haber un avión que está pasando por una tormenta mientras es piloteado por Ted Striker de Airplane! El avión puede perder a ambos pilotos por culpa de un tiburón. Whil Wheaton puede estar en el avión. Y un tiburón puede pasearse por los pasillos en busca de su cabeza. Un pasajero puede resultar ser un héroe y aterrizar el avión a pesar de todas las probabilidades en contra. El resto de los que están a bordo pueden aplaudir y reír de la felicidad, mientras la sangre de algunos otros se derrama entre los asientos.

Los primeros minutos de Sharknado 2: The Second One (vale recordar que el subtítulo fue elegido mediante un concurso online) anticipan un festival gore digital que sobrepasa a la primera película. Es evidente que tuvieron un pequeño pero significativo aumento en el presupuesto, ya que los efectos especiales son mejores, pero siguen siendo horripilantes en comparación con cualquier película que hayan visto en el cine la última vez. No que importe, ya que todo lo demás está a la altura.

Tara Reid se queda sin mano. Eso es un plus, en especial cuando verla actuar realmente da ganas de tirarla el primer agujero que aparezca. El director Anthony C. Ferrante, parece estar de acuerdo, porque la deja de lado gran parte de la película para que otros terribles actores tengan la oportunidad de lucirse mientras los transeúntes de New York pasan frente a la cámara observando ya que el permiso de filmar la película en Time Square probablemente se limitaba a unos pocos metros cuadrados.

Sí, Sharknado 2 es más cine B del bueno, consciente de su propia ridiculez, multiplicada por diez. Esta vez seguimos a Fin Shepard (Ian Ziering) en un viaje de negocios y familia a Manhattan, pero cuando dos grandes tormentas amenazan con converger en medio de la ciudad, deberá aceptar su figura popular y ayudar a los oficiales y bomberos, ya que nadie más sabe lo que es enfrentarse a un tiburón volador.

Hay mucho para ver en esta secuela, desde cameos hilarantes (Kelly Osbourne también pierde la cabeza al principio), hasta cameos de relleno que me hicieron pensar que la trama central de la película, la de los protagonistas intentando sobrevivir, probablemente ni pase de los cuarenta minutos, si restamos las escenas de noticieros y otros programas televisivos que se pasan explicando el desastre natural que se acerca, aumentando exponencialmente lo absurdo que es todo.

Y los nuevos niveles de disparates son delirantes, desde la cabeza de la Estatua de la Libertad literalmente persiguiendo a un grupo de mujeres en el transcurso de varias escenas, hasta otros que llegan a batear tiburones como método de defensa. La genialidad de lo B llega a su clímax con Tara Reid con una sierra donde tenía una mano, y Ziering montando un tiburón en el medio de un tornado disipándose. No se preocupen por el spoiler, es imposible que algo así se arruine, ya que tendrán que verlo para creerlo.

Sharknado 2: The Second One es una buena película, y no una de esas que “es tan mala que es buena”. Es simplemente buena, porque sabe lo que es, y no pretende otra cosa. Imagino que la tercera película presentará el evento a escala global, y Ziering representará a los Estados Unidos como el especialista en tiburones voladores. Espero que pongan a Jeff Goldblum acompañándolo en una misión suicida a una nave espacial donde se revelará que los tiburones en realidad son extraterrestres intentando conquistar la Tierra. Eso es algo que no me lo perdería por nada del mundo.

Acerca de Emmanuel Báez 2455 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D