‘Rocky III’, la primera gran derrota del ícono

rocky iii dest

Lo que más me gusta de las primeras tres películas de Rocky es que las temáticas son bien diferentes a pesar de las similitudes. En estas tres primeras películas, el mayor némesis de Rocky es él mismo, sus debilidades, sus orgullos, su ego, y hay un énfasis en que la victoria física es producto de la victoria mental que funciona en hacer que no se sientan para nada repetitivas. En su primera oportunidad, tuvo que luchar contra sus miedos para una de las hazañas más grandes del deporte; en la segunda, fue una lucha contra la edad, la identidad y el propósito; mientras que la tercera es acerca del ego, el orgullo, y la arrogancia. Rocky nunca vence a su oponente sino se vence a sí mismo primero y eso es sumamente importante.

Igualmente, Rocky III es cuando se empiezan a sentir los cambios en la saga. Es la primera película que presenta el ahora inolvidable tema Eye of the Tiger de Survivors en un montaje inicial sobre la carrera del boxeador, ahora campeón luego de derrotar a Apollo Creed y ganarse el título de peso pesado.               Al principio, parece que todo va bien, con varias defensas positivas, una exhibición donde pelea contra Hulk Hogan, y una estatua erigida en su nombre, que es donde las cosas empiezan a desmoronarse. Allí, Rocky es retado por Clubber Lang (Mr. T en su memorable debut), quien lo ataca no solamente a él sino a su esposa en una evidente provocación que no será ignorada.

Ahí empiezan a acumularse los conflictos porque Rocky estaba listo para retirarse y Mickey le revela que la mayoría de sus peleas previas fueron cuidadosamente seleccionadas para que sus posibilidades de ganar fueran altas. Esto supone un duro golpe a su ego, así que no desaprovechará la oportunidad para remediarlo, pero esto no durará mucho puesto que es acá donde pierde a Mickey y comienza una serie de derrotas personales que cambiarán al ícono a uno todavía más visceral y humano, si bien las películas siguientes obviaron en explorarlo de manera convincente. Por suerte, Sylvester Stallone remedió eso un par de décadas después, pero todavía no llegaremos a eso.

Lo que tiene de diferente Rocky III que realmente engancha es la redención de Creed y la formación de una relación de amistad verosímil hasta el núcleo, por más que haya sido casi repentina. Son dos figuras que pelearon a muerte y se encontraron al otro lado de las victorias y más allá de los fracasos que enfrentaron, y eso es algo que cuando une dos personas, funciona como un pegamento sólido y honesto. Si bien Creed lo hace al principio más por una sensación egoísta de volver al negocio y al deporte, finalmente no puede  evitar sentir apego y ver más allá de ese insoportable ego que le hizo perder el título. Por esa misma razón, se siente identificado con Rocky y sabe exactamente por lo que está pasando. En la historia del cine, pocas veces fue tan satisfactorio cuando un viejo enemigo pasó a convertirse en un mejor amigo como cuando Creed y Rocky se abrazan en la playa al final del entrenamiento.

Después está la pelea final contra Lang, que no está tan bien pensada como la de Creed. En aquel encuentro, tanto Stalone y Carl Weathers practicaron durante semanas para que la coreografía sea lo más natural posible, y el resultado fue una pelea brutal de inicio a fin. Esta vez, si bien la dirección es sobra y rápida, carece de esa sensación de peligro real que tenía antes cada pelea, y se siente la arrogancia misma de Stallone en el guion, tratando a su héroe como si fuera una verdadera máquina imbatible, lo que es una especie de traición a sí mismo ya que había empezado con buenas intenciones de humanizarlo todavía más. No por eso es poco emocionante, ya que el simple hecho de ver a Lang recibir una paliza bien merecida es gratificante, y una vez más, se había vuelto fácil levantarse del asiento y lanzar vítores a Rocky, que así recuperaba todo en lo que tendría que haber sido el final de la saga.

Acerca de Emmanuel Báez 2332 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D