‘Me Casé con un Boludo’, de personajes y personas reales

me case con un boludo

Adrián Suar y Valeria Bertuccelli vuelven a reunirse después de ocho años y aquella simpática comedia titulada Un Novio para mi Mujer, en una propuesta que los pone de nuevo como marido y mujer, y se aprovecha de la buena química entre ambos para meter risas, un poco de corazón, y un tema interesante que nunca es profundizado más allá de la comedia. Me Casé con un Boludo es acerca de los distintos personajes que construimos en la vida, para nuestras familias, para nuestros amigos, pero en especial para nuestras parejas. Al menos está el comentario en esencia, ya que la película no lo aprovecha sino para los chistes del momento.

La trama gira en torno a Florencia, una actriz ascendiente que consigue coprotagonizar una película con una de las más grandes estrellas del cine argentino, Fabián. Al principio, este se niega por una cuestión de orgullo y temperamento egoísta, pero luego cambia de opinión y termina apoyando a esta actriz novata, que cae rendida a sus pies gracias a sus consejos y su constante empuje. Nace así un idilio de portadas de revistas y titulares virales en internet, que rápidamente se convierte en un romance de película que trasciende las pantallas y se transforma en casamiento.

Es una historia maravillosa y fantástica, excepto que poco después de iniciar el matrimonio, Florencia descubre que su marido, la estrella de cine, comienza a revelarse tal cual es realmente. Ahí comprende que ella simplemente estaba enamorada del personaje que su marido interpretó en la película que hicieron juntos, y no realmente del actor, que es un tipo egocéntrico recalcitrante. Sin embargo, el dilema no es tan superficial, ya que él está genuinamente enamorada de ella, por lo que volverá a interpretar de nuevo a personaje con tal de recuperarla, antes de que sea demasiado tarde.

La película dirigida por Juan Taratuto, con guion de Pablo Solarz, sí es superficial en su forma de encarar la situación. De vez en cuando se cuestiona la realidad de las parejas, pero no explora de más cuando encuentra el chiste de la escena y prosigue. Es bien divertida a ratos, y casi todo es llevado adelante con las buenas interpretaciones de Suar y Bertucellli, aunque estos también tuvieron mejores momentos en la pantalla grande. Todo pasa bien rápido, sin muchas complicaciones, con una construcción del humor que suele salirle genial al cine argentino, casi sin esfuerzo aparente.

De ahí en adelante es acerca de los personajes que ambos interpretan en la relación, aunque es Fabián Brando (que es, en realidad, su genial nombre artístico) el que más se mete en problemas con sus constantes escenas preparadas para enamorar más a Florencia, hasta que la mentira es tan grande que se cae sobre sí misma. Entonces la película se convierte en un romance real, y se mezcla con la fantasía del cine para ser cursi y tierno, saliéndole bien gracias a un guion sencillo y, nuevamente, la creíble química entre ambos protagonistas. Esto es, básicamente, lo que yo llamo pasarla bien en el cine y nada más.

Acerca de Emmanuel Báez 2333 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D