‘Kingsman: El Servicio Secreto’, gran entretenimiento espía, menos cuatro minutos

kingsman reseña dest

***Este artículo contiene SPOILERS sobre la película***

No sabía si escribir una noticia de alerta o una reseña sobre Kingsman: The Secret Service, ya que la película sufrió un corte significativo para su distribución en Latinoamérica por parte de Fox Latino. Así que haré ambas cosas.

Hace unas cuantas semanas comencé a leer que algunos blogs latinos publicaban un “rumor” con respecto al estreno de la más nueva película de Matthew Vaughn, director de Kick-Ass y X-Men: First Class, por lo que empecé a investigar sobre la extensión y la importancia del corte. Según todo lo que había leído, era algo bastante sustancial, y fue una decisión general de Fox para todos los países de Latinoamérica.

No es la primera vez que sucede, pero es uno de los casos más increíbles ya que la censura se realiza en una de las secuencias más importantes de la película, y que tiene directa relación con la trama y el desarrollo de uno de los protagonistas principales. ¿Qué tiene de especial dicha secuencia? Pues se lleva a cabo en una iglesia, y hay sangre, mucha sangre, y algunas vísceras que se desparraman.

Es una decisión de lo más ridícula de la cual ya se hicieron eco los principales medios de prensa de espectáculos de países como México, Colombia, Venezuela, Chile, Perú, y otros, y por supuesto, el lamento es también general, ya que uno pensaría que estas cosas ya no ocurren en el 2015, pero el sello de Fox sigue siendo uno de los más criticados por prácticas similares dentro mismo de los Estados Unidos, así que para quien conozca el sistema, no sorprende mucho.

En Paraguay, sucedió lo mismo. Fui anoche a ver la película habiendo consultado anteriormente, y con la idea de que acá nos llegaría una copia completa, pero quedé decepcionado porque tenía todas las ganas del mundo de disfrutar de dicha secuencia. ¿Recuerdan a Hit Girl despachándose a varios matones en el pasillo superior al final de Kick-Ass? Pues es similar, aunque multiplicado por diez, y con la elegancia de alguien como Colin Firth que está perfecto para el género.

¿Cómo lo sé? Porque recurrí a internet para poder apreciar la secuencia, y debo decir que será un deleite disfrutarla luego cuando esté disponible en Blu-Ray, porque es la única solución que queda, ya que todos los cines del Paraguay cuentan con la misma copia censurada. No es culpa de los cines, que definitivamente no pueden hacer nada al respecto por más que quisieran, y solo por esa razón, igual recomiendo que vayan a ver la película, que de otra forma es una obra realmente entretenida que se convierte en una de las mejores del año.

La historia sigue a una agencia internacional de espías que trabajan en el nivel más alto de discresión, y deben reclutar nuevos candidatos cuando uno de los mejores entrenados fallece tras intentar una misión de rescate en solitario. Colin Firth interpreta a Galahad, que se dispone a reclutar a un joven cuyo padre le salvó la vida en una misión hace diecisiete años. Por supuesto, el joven Eggsy, interpretado por Taron Egerton, creció para convertirse en un delincuente menor, por lo que necesitará un duro entrenamiento para convertirse en espía y caballero.

En lo que resulta ser una enérgica parodia del cine de espías, en especial las películas de James Bond, Kingsman: The Secret Service triunfa porque es al mismo tiempo un homenaje a un género que apenas sobrevive gracias al mismo Bond y otros títulos que deben adaptarse a los tiempos modernos para conseguir el éxito. Hay un lindo comentario con respecto a eso en el guion, que disfruta sus guiños sin convertirse completamente en burla, demostrando respeto a los títulos sin los cuales esta historia no hubiese existido.

En paralelo, hay una sólida trama que sigue al joven aprendiz mientras se descubre a sí mismo, su pasado, y el potencial que tiene para el futuro. Lo predecible de la película se compensa con el goce del mismo, con secuencias de entrenamientos que terminan tan rápido como empiezan, y convencen no por suspenso sino porque es simplemente imposible no disfrutar lo que ocurre en una película donde los protagonistas discuten la ridiculez de los clichés de las películas. Este meta-chiste se hace recurrente, y funciona porque Vauhn sabe inyectarle de adrenalina y emoción a sus escenas y personajes.

Gracias a eso, y la caracterización de un estupendo Samuel L. Jackson, lo inverosímil se hace hilarante, y lo exagerado se hace palpitante, y si a eso le sumamos una banda sonora que expresa agilidad y júbilo, tenemos un producto bastante actualizado a pesar de las convenciones. No es que sea nuevo ver sangre por aquí y por allá, menos aún viniendo de un director que hizo creíble a una niña de 11 años destripando matones, pero así como Skyfall logró revitalizar el cine de espías desde su óptica más nostálgica y seria, Kingsman: The Secret Service lo hace prestándose exitosamente a un juego de diversión bien desarrollado.

Es una lástima que hacia estas latitudes tengamos que sufrir por la hipocresía de otros. La secuencia de acción cortada es realmente fascinante y es un deleite observar a Colin Firth entregarse a su lado más salvaje. Es un plano secuencia dirigido al más puro estilo Kill Bill, que está trabajado como para ser disfrutado en la pantalla más grande posible y donde la cámara no se detiene hasta que los cien cuerpos dentro del campo visual terminan en el suelo, a excepción de nuestro protagonista. ¿Afecta la censura a la película? Considero que sí, aunque quizás otros digan que no. ¿Deben ir a ver igualmente la película a los cines? Sin duda alguna, el valor de entretenimiento no es mermado por esta lamentable decisión. Eso sí, van a querer ver esa secuencia, sea como sea.

Acerca de Emmanuel Báez 2386 Articles

Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D