‘Horns’, la comedia y el horror de la verdadera naturaleza del hombre

horns reseña dest

No sé exactamente qué me gusta más de Horns. Si es el genial acento norteamericano de Daniel Radcliffe, o tal vez la belleza angelical de Juno Temple, o esa denuncia cruda a la hipocresía, o si simplemente ver un poco de sangre, alguna que otra cabeza explotando, y una figura demoníaca bien diseñada. De cualquier manera, es una estupenda obra que mezcla fantasía, comedia, y terror, como pocos títulos en los últimos años, y la premisa es tan fantástica, que realmente solo podría haber sido sangre King.

Adaptación de la novela homónima de Joe Hill, Horns sigue a Ig, un joven que es acusado de haber asesinado a su novia de toda la vida, aunque él no recuerda qué ocurrió la noche de su muerte. Sin embargo, la vida se le complicará -y se le agilizará- cuando comiencen a brotarle unos misteriosos cuernos, que probarán ser bastante útiles a la hora de persuadir a los demás de contarle sus más oscuros secretos.

No puedo dejar de mencionar nuevamente a Radcliffe, que ya se estaba separando a la perfección de su imagen de chico mago con The Woman in Black, pero acá conquista otro lenguaje, transformándose por completo en un actor versátil con un futuro brillante. Con el peso de la película sobre sus hombros, la misma se mueve para adelante con gran ritmo, aunque el director Alexandre Aja decida a veces incrustar una música y cortarla como si nada, como buen cine B.

El fuerte de la película está en los diferentes intercambios que tiene Ig con los habitantes del pueblo, que no pueden evitar vomitar sus verdaderas opiniones una vez que se encuentran frente a Ig, cuyos cuernos le otorgan un poder por sobre las demás personas. Aprovechará esta habilidad para iniciar su propia investigación sobre la noche del asesinato de Merrin, su novia, lo que lo llevará por dolorosos senderos que lo harán dudar de su propia cordura. La película da giros bien trabajados para una comedia de horror, hasta el último minuto cuando el destino de la novia se revela.

Uno pensaría que el elemento de la sinceridad extrema se cansaría rápido, ya que cada personaje que se cruza con el protagonista cae ante el “hechizo”, pero la verdad es que los diálogos se mantienen frescos en cada esquina, y Aja juega un poco con las emociones del espectador, aunque tampoco es bastante difícil predecir el final por las pistas que se van dejando en el camino. De cualquier manera, es difícil no quedar encantado ante tan novedosa premisa.

A medida que Ig va resolviendo el caso, la película nos cuenta en flashbacks cómo se conocieron él y Merrin, profundizando en una relación que se formó cuando ya eran niños, para que sea aún más doloroso llegar a un final que sorprende por lo atrevido y lo inesperado. El camino es fascinante, y aunque dudo mucho que la intención del director haya sido hacer un poco de crítica social, no puedo dejar de pensar en la realidad detrás de la ficción, cuando las personas comienzan a mostrar su verdadera naturaleza, ya que nadie se salva de revelar hasta sus más oscuros secretos.

Ahí yace la comedia de la película, y es una muy bien lograda, hasta en los momentos que deberían ser más intensos y apesadumbrados, como cuando Ig descubre que su propia madre, que ostenta un semblante aparentemente amable, en realidad desprecia su existencia hasta el punto de desear que nunca haya existido. Buenos secundarios como James Remar, David Morse, y Kathleen Quinlan completan el elenco, aunque es Radcliffe el que sobresale gloriosamente.

Horns es estupenda, y si están con la defensa baja por las risas de las escenas más disparatadas, quizás los tome por sorpresa un desenlace cargado de ternura y emoción que llega de la nada. Si no, al menos podrán habrán disfrutado a Ig convertirse en un ángel caído, humillando a la humanidad en el proceso. Si además de eso, les hace pensar un poco acerca de sus deseos más recónditos, y se enfrascan un rato en el simbolismo bajo la superficie, será una entretenida experiencia.

Acerca de Emmanuel Báez 2386 Articles

Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D