‘Escuadrón Suicida’, DC finalmente se pone entretenido

suicide squad

Es difícil hablar de Escuadrón Suicida sin tener en cuenta todas las anécdotas de producción que vienen rodeando a la película desde su concepción, y no solamente por la película misma, sino por la que le antecede y se desarrolla en el mismo universo. Sin embargo, a pesar de tanta alharaca mediática a favor y en contra en las últimas semanas y, en especial, durante los días previos al estreno, es una película bastante inofensiva que no merece tanto ruido como venía recibiendo. Es lo suficientemente consciente como para pasarla bien, y creo que apuntando mucho más bajo que Batman vs Superman, consigue acertar en algo que importa -y que Batman vs Superman no hizo-, y eso es entretener.

Es una película que desesperadamente quiere ser “cool”, y lo consigue en algunos aspectos. Todo inicia con un montaje musical que se siente raro -tres prólogos distintos en menos de tres minutos es demasiado-, pero que funciona solo por los actores. Desde esos primeros minutos, es evidente que estamos ante la presencia de una película más colorida y animada de lo que se había previsto, con la innegable intención de separarse lo más posible de lo que fue Batman vs Superman. Viñetas jocosas y una mezcla de acción y humor desde el vamos se convierte en la firma de esta producción, bajo el sello de un estudio que sigue trabajando en la identidad de sus películas, y no llega todavía a un título que realmente marque un momento importante en su universo cinematográfico.

La pregunta inmediata seguramente tendrá que ver con Jared Leto como el nuevo Joker, pero se trata de un personaje casi anecdótico que no genera ninguna emoción, así que con eso ya lo dejo de lado porque sencillamente no hay siquiera mucho de él como para explayarse y, lo que es todavía más importante, no tiene cabida en ninguna comparación con las encarnaciones previas del personaje en el cine. Existe en esta película solamente para darle un conflicto emocional sustancial a Harley Quinn, que es indudablemente el personaje más genial de toda la película, y de todo el universo cinematográfico de DC hasta ahora, y me hago cargo de mis palabras de que la veremos en numerosas ocasiones posteriores.

Margot Robbie debutó en términos globales con su sugestivo papel en The Wolf of Wall Street, y personalmente no le daba mucho crédito al casting, pero su energía como Quinn es sumamente contagiosa y se convierte en uno de los pilares que hacen la película pase con la velocidad de un videoclip, junto con Will Smith, Viola Davis, y Jay Hernandez. El elenco es más extenso, pero el resto tiene poca incidencia en la trama, o al menos no resultan memorables ni tienen nada realmente interesante que contar, y aportan solamente en forma genérica. Es inevitable perder protagonismo en una película con tantos personajes, pero los que salen ganando, lo hacen demasiado bien.

Luego de Robbie, que es un verdadero espectáculo de inicio a fin, está el Will Smith “estrella de cine” que regresa con una presencia que había perdido desde hace varias películas. Bastante compenetrado con su personaje, que es el que tiene un desarrollo más interesante y sentido aparte del de Quinn, así como el de “Diablo”, interpretado por Hernandez. Un joven con un control sobrehumano sobre el fuego, que decidió delinquir de forma mundana sin entender realmente el propósito de su existencia, hasta que se entrega luego de un accidente familiar. Estos tres personajes tienen un trasfondo que es revisado, y son historias trágicas que conmueven, dándole peso a la humanidad de los mismos, logrando que la lucha que llevan a cabo en la historia sea realmente memorable.

Los demás son Jai Courtney como un criminal de poca monta pero una personalidad australiana disparatada, y un mutante con piel de cocodrilo interpretado por Adewale Akinnuoye-Agbaje. No tienen absolutamente nada de malo -de hecho, es lo mejor de Courtney, que suele ser un actor insoportablemente insípido-, pero ninguno de los dos ofrece mucho en términos de origen como para profundizar. Y luego está Joel Kinnaman, que interpreta al gran héroe americano, Rick Flag, que se enamora de la villana de turno. Cara Delevingne hace de una arqueóloga que es poseída por una bruja milenaria conocida como Enchantress, y es absolutamente corriente, lo que atribuyo exclusivamente al trabajo actoral pobre de Delevingne. Me atrajo bastante la idea de un grupo de antihéroes peleando contra una hechicera de miles de años en medio de la ciudad, pero realmente deseo que hubiesen contado con alguien más interesante para el rol antagónico.

Finalmente está Viola Davis, una actriz de un calibre tan alto que es capaz de entregar líneas sosas y verse absolutamente increíble haciéndolo, más todavía si le toca disparar ametralladoras como si fuera la cosa más sencilla del mundo. Ella interpreta a la titiritera de todo el meollo que es meter a los miembros del escuadrón en medio de una ciudad bajo ataque, y aunque sus acciones no tienen mucho sentido, es bastante fácil olvidar eso una vez que la cámara la tiene en frente.

Ese es el problema de la película dirigida por David Ayer, que tiene un guion que presenta personajes hasta fascinantes, pero la aventura que les da es una que no genera demasiado más allá de la interacción entre ellos mismos y lo que acontece de acuerdo a sus acciones y reacciones. No tiene sentido que nadie realmente le dé un tiro al personaje de Amanda Waller cuando se da la oportunidad, aunque el guion quiera hacer creer que es realmente invencible, o que ella no le haya ordenado a Deadshot asesinar al Joker en el helicóptero, ¿ya que es uno de los criminales más temidos? Así también, se evidencia un montaje desordenado en varias partes (personajes que desaparecen y aparecen de la nada) lo que nuevamente hace pensar que hay un montón de escenas eliminadas que podrían explicar mejor algunas cosas.

De cualquier manera, y a pesar de todo esto último, sigue siendo un producto bien entretenido que no se siente para nada dilatado ni más de lo que dura realmente. Eso se debe, y lo digo de nuevo porque me parece un caso excepcional, al grandioso trabajo actoral de los que tienen las subtramas más interesantes y verosímiles. Cada momento de Harley Quinn es genial, y cada momento de Deadshot es angustioso. Ellos hacen que la trama resulte más pasable y divierta hasta en sus situaciones más extrañas, lo cual es suficiente por ahora, considerando que este universo cinematográfico todavía está en pañales. Con eso digo que no es nada tonto esperar que luego vayan subiendo el estándar y no se queden simplemente en el entretenimiento, y que ahora que van logrando subir peldaños, vayan mejorando lo demás.

Acerca de Emmanuel Báez 2279 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D