‘El Buen Amigo Gigante’, una historia de enorme corazón

the bfg

Hay una escena en El Buen Amigo Gigante, en el que Sophie y el personaje titular están observando a un chico dormir a través de la ventana de su habitación. El Gigante, que acaba de otorgarle un sueño feliz al niño, comienza a relatarle a su pequeña compañera de aventuras de qué se trata el sueño, y lo hace con tan tanta naturalidad y dulzura, que es imposible no sentirse atraído hacia su relato, sin importar qué tan inocente e ingenuo es. Es uno de los tantos momentos que hacen que esta sea una de las películas más hermosas del año y una de las obras más tiernas y resonantes de Steven Spielberg.

La adaptación de otro de los libros de Roald Dahl sigue a una niña huérfana de diez años que es secuestrada de su habitación en el orfanato por un gigante de siete metros de altura, que no pudo evitar sustraerla de su lugar ya que ella lo vio en medio de la madrugada, algo que podría comprometer su existencia y la de otros gigantes, como luego la niña aprende que existen. La pequeña Sophie, interpretada con increíble pasión y delicadeza por la novel Ruby Barnhill, es una niña encantadoramente inteligente, algo adelantada para su edad, pero manteniendo esa personalidad curiosa y espontánea que la convierte en un personaje más que real.

El Gigante, que en ningún momento realmente dice su propio nombre, por lo que es apodado simplemente BAG por Sophie, está interpretado vía captura de movimiento por Mark Rylance, estupendo actor teatral que colaboró con Spielberg en Puente de Espías, aunque su trabajo en esa es completamente diferente, poniendo en evidencia una impresionante transformación que solamente se da con un compromiso irrefutable. En esta, es un ser de apariencia intimidante, pero que rápidamente genera una empatía y una afabilidad entrañables pues hay una conjunción genial entre la tecnología utilizada y la caracterización de un actor que da todo de sí.

Me parece muy importante resaltar en la relación que tienen ambos, tanto los actores como los personajes, ya que la química es palpable y ayuda a que toda la narración sea muy agradable. La película es, después de todo, un relato acerca de los relatos y la imaginación infantil en su momento más fantasioso. Es una carta de amor a los sueños de los niños que invita a sentirse nuevamente como cuando uno era atacado por la curiosidad. El guion de la fallecida Melissa Mathison está repleto de conversaciones tranquilas e inocentes que se dan entre el gigante y Sophie, como se dan entre un abuelo y un nieto o un padre y un niño a la luz de la luna, en medio de preguntas que son de suma importancia para la imaginación de alguien de ocho años.

No se pierde tiempo en explicaciones ni orígenes ni complicaciones. La trama empieza en un punto y sigue una línea bastante recta, con ciertos giros adornados simplemente para agregar algo de drama. Sin embargo, es mayormente acerca de la relación personal que se da entre los dos protagonistas, y cómo cada uno encuentra confort en el otro, en las historias que se cuentan para pasar el rato y las aventuras que resultan increíbles para alguien que está acostumbrado a lo cotidiano, simplemente soñando con un mañana mejor. Hay otros gigantes más grandes, que son los monstruos de la historia, pero la verdadera aventura se da cuando el BAG le enseña a Sophie su trabajo, que es atrapar sueños y esparcirlos por las noches en el pueblo.

Spielberg retorna al género de fantasía después de varias décadas (definitivamente no cuento a Indy 4), y prueba de nuevo con las últimas tecnologías cinematográficas después de su intento fallido con Tintin, hace cinco años, y lo hace con completa sobriedad. El Buen Amigo Gigante no es jamás brusca ni violenta, sino bastante sosegada hasta en sus momentos de peligro. No es su intención impresionar sino invitar a recordar lo que era fantasear de pequeño con odiseas solamente limitadas por la propia imaginación, provocando una sensación de asombro como no se daba en el cine desde hace mucho tiempo sin tener que recurrir a la parafernalia. Es algo que consigue con la simple belleza de una historia que ama la sensación de ser niño y vivir aventuras imposibles.

Acerca de Emmanuel Báez 2331 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D