‘Cop Car’, madurez a la fuerza y un genial Kevin Bacon

cop car dest

La premisa de Cop Car puede parecer ridícula a simple lectura, pero la película termina mereciendo más lectura de lo que uno pensaba, y ese es uno de sus grandes puntos a favor. Dos chicos de 10 años roban un auto de policía, y eso garantiza una persecución peligrosa que revelará la naturaleza de los niños, así como del alguacil dueño del automóvil. Es una película bastante económica que recae sobre sus jóvenes actores, James Freedson-Jackson y Hays Wellford, así como de Kevin Bacon que está sencillamente alucinante.

Bacon está formando parte de la camada de actores que hipnotizaron la pantalla grande durante los ochenta y noventa y luego tuvieron una desaparición de la grilla más comercial, y que ahora están resurgiendo con roles enfocados en protagonistas memorables, a veces excéntricos, otras veces bien escritos y desarrollados. Es un tipo que definitivamente puede llevar adelante guiones que exijan mucho de él, y cuando forma parte de un elenco competente, suelen salir cosas maravillosas. Los chicos que se dan a conocer acá son igualmente loables, y seguramente serán más vistos en años siguientes.

Ambos interpretan a Travis y Harrison, dos amigos que al principio de la historia se encuentran caminando por un interminable campo tras escapar de sus respectivas casas, por razones que no se llegan a especificar. En este dúo, Harrison es el que sigue, y Travis el que lidera, aunque ante la situación que se les presenta, los dos madurarán rápidamente de formas distintas, y se darán cuenta que la vida puede ser bastante complicada a pesar de los juegos. Todo inicia cuando descubren un auto de policía aparentemente abandonado, y tras momentos de indecisión y retos, pondrán el auto en marcha y se darán a la fuga.

Lo que sigue puede ser soporífero para algunos, pero es sumamente interesante ver un retrato de preadolescentes bien ceñido a la realidad. Estos dos chicos, que parecen no tener mayor interés por las cosas, actúan como verdaderos niños con respecto a las cosas que van encontrando en el automóvil policial, volcando la trama hacia el humor negro, en especial cuando se topan con las distintas armas con las cuales juegan de lo más inocente. Esto agrieta un poco la credibilidad de la historia, pero la misma se mantiene a flote porque ambos son magníficos en sus interpretaciones, sosteniendo la verosimilitud de sus acciones.

Por otro lado, vemos al personaje de Kevin Bacon intentando dar con el automóvil al mismo tiempo que procura que la exigua fuerza policial del pueblo no se percate del extravío, lo cual podría revelar la naturaleza corrupta de su comisario. El guionista y director Jon Watts no pierde tiempo en explicaciones, porque aprovecha esa energía para depositarla en sus protagonistas, y que la trama se mueva para adelante con intriga a pesar de la falta de respuestas. Es una decisión arriesgada, pero que funciona por un buen conjunto que hace crecer la tensión a medida que se van agregando elementos al guion.

Lo mejor de Cop Car es que se lleva a cabo en el transcurso de unas pocas horas, y ese truco de tiempo real consigue aumentar la incertidumbre por el destino de estos dos chicos que terminan poniendo a prueba su amistad cuando se encuentran en medio de una pelea sobre la cual saben poco o nada. Es la emoción de la ignorancia lo que hace de su odisea una intensamente memorable, y los dos jóvenes actores destilan dinamismo y promesa hasta el minuto final, que tampoco ofrece muchas respuestas pero sí una tremenda satisfacción por un relato muy bien contado.

Acerca de Emmanuel Báez 2332 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D