‘Baywatch’, esta película necesita más que un salvavidas

Aunque es cierto que la comedia puede ser el género más subjetivo de todos, también es cierto que una buena historia bien contada conquista a cualquiera. Yo estaba ilusionado con reírme de las peripecias de Dwayne Johnson y Zac Efron, quienes ya probaron que tienen un buen timing para la comedia, y si bien son aprovechados en la mayoría de sus escenas, Baywatch no hace gran esfuerzo para salir del mar de clichés que terminan por ahogarla sin posibilidad de resucitar. Como punto a favor, tiene algunos momentos hilarantes que amortiguan lo suficiente el aburrimiento como para no salir corriendo de la sala en busca de una mejor opción.

Seth Gordon (Horrible Bosses) dirige esta adaptación de la clásica serie de TV que no era más que una conjunción de secuencias en cámara lenta y algo parecido a una trama para justificar su existencia. Johnson interpreta a Mitch Buchannon, veterano teniente salvavidas que tiene un choque de ego con el joven recluta, el ganador de oro de natación Matt Brody (Efron), que se ve obligado a unirse a la vida de salvavidas como parte de su servicio comunitario, tras haber arruinado su carrera con decisiones egoístas. Junto con los nuevos internos, Summer (Alexandra Daddario) y Ronnie (Jon Bass), además de las ya experimentadas CJ (Kelly Rohrbach) y Stephanie (Ilfenesh Hadera), pasarán de ejercitarse a resolver el misterio del fin de semana.

La trama empieza algo sobria, enfocándose en la odisea de Mitch como líder del equipo, y Brody, que acaba de llegar de una vida arruinada pretendiendo ser más importante de lo que realmente es. La típica historia del novato que cree que su experiencia le sirve en todos lados, y cuya lucha más grande es contra él mismo. La diferencia es que Efron y Johnson agregan una química palpable y genial a la mezcla, y elevan el material un poco más allá de lo común, creando una relación de mentor y alumno que va fortaleciéndose con cada tropezón y cada experiencia de vida o muerte en el mar. Por un momento, hay una película interesante acerca de este mundo que seguramente la mayoría da por sentado, tal como lo hace el personaje de Brody, hasta que aparece el personaje de Victoria Leeds (interpretada por la impresionante Priyanka Chopra), y todo se descompone en pequeñas e inconexas partes trilladas.

Leeds es una empresaria extranjera que llegó a la ciudad con la intención de comprar un gran pedazo de tierra y establecerse como un narcotraficante de primera categoría. Chopra exuda sensualidad y elegancia hasta sin intentarlo, pero su personaje antagónico alcanza un nivel unidimensional paupérrimo, típico de villano de televisión, lo cual es evidente puesto que, tratándose de una adaptación, habrán querido mantener la esencia de la serie. Sin embargo, en una película eso pierde fuerza al segundo, haciendo que toda la trama de la investigación por parte de los protagonistas sea el punto más flojo de la historia, lo cual es una lástima porque ellos están geniales en sus respectivos papeles, en especial también Daddario que me sorprendió, y espero verla aprovechar su talento cómico más adelante con algo digno de su presencia.

El guion de Damian Shannon y Mark Swift es tan básico como se puede ser en una serie de televisión enlatada de las que abundan sobre oficiales resolviendo crímenes absurdos. Imagino que la inspiración más cercana de esto fue 21 Jump Street, pero Phil Lord y Christopher Miller le dieron una inyección de adrenalina a la típica historia de policías novatos, mientras que Gordon en ningún momento va más allá de la convencional. En alguna que otra escena se aprovecha de la fuerza física de Johnson en una buena persecución, pero fuera de eso no hay algo sólido que sostenga toda la trama y al menos eleve el suspenso o la acción. Por si no fuera poco, esta película tiene los peores cameos en la historia de los cameos. Entiendo que Pamela Anderson originalmente no estaba interesada en aparecer, pero la hubiesen dejado afuera del todo y no someterla a algo tan patético como un cameo sin diálogos pseudo sensual. David Hasselhoff, por su parte, ya es una parodia de sí mismo y ya hubo otra película de Guardianes este año que supo rendirle un mejor tributo.

Baywatch es otro pobre intento de Hollywood por capitalizar la nostalgia, aunque no conozco a nadie que recuerde la serie con algo más que indiferencia moderada. En esta ocasión hubiese funcionado un giro de tuerca, sea cual fuere, en vez de hacer un episodio extendido que sería completo relleno en formato serial, de esos que se emiten al empezar la temporada solo para seguir trabajando en la dinámica del equipo. Johnson y Efron están estupendos, y sus continuos intercambios llegan a ser más que simpáticos. Si no fuera por un casting más que acertado, estaría escribiendo sobre mi experiencia de dormirme en una sala de cine.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 3 Promedio: 3
Acerca de Emmanuel Báez 2330 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

3 Comentarios

Deja un comentario :D