10 Películas en stop-motion a través de los ojos de 8 países

Cuando en una charla entre amigos se toca el tema del stop-motion, seguramente lo primero que nos viene a la cabeza son muñecos, y probablemente el que más coincide en esos pensamientos es Jack Skeleton, de la cinta The Nightmare Before Christmas de Henry Selick. Tal vez también nos venga a la mente Tim Burton, pues sin duda él fue uno de los impulsores en Estados Unidos para que esta técnica tuviera su oportunidad en largometrajes.

Pero antes de Burton, antes de Jack, antes de Victor en Corpse Bride (e incluso después), ya se hacía stop-motion en otras partes del mundo. Largometrajes que plasman una visión rara pero a la vez original de sus respectivos mundos. Y creo que eso es lo que hace bella a esta manera de contar historias, que a diferencia de la animación por computadora, aquí se tiene total libertad en el diseño de personajes, aquí lo raro e inusual tiene cabida, sumándole a ello una genial historia. Empecemos, cinéfilos, con esta pequeña lista que armé con diez largometrajes en asombroso stop-motion que valen la pena echarles un vistazo. No hay un orden en particular.

The Adventures of Prince Achmed (1926)

Varias fuentes aseguran que esta fue la primer película en stop-motion, al menos en largometraje (España ya había empezado una década atrás con El Hotel Eléctrico). Esta cinta proveniente de Alemania, no utiliza en sí figuras en tercera dimensión para contar las aventuras del valiente príncipe, sino se vale de luces y sombras para narrar su historia, como si este fuera un cuento contado con las sombras de las manos en una pared a un grupo de niños. Si no les llegaron a contar una historia así cuando pequeños, no tuvieron infancia.

Pueden ver un fragmento acá.

Nutcracker Fantasy (1979)

Desde Japón nos llega esta genial película que se inspira en la famosa pieza de título homónimo de Tchaikovsky, y que nos cuenta la odisea que una mujer vive por recuperar su cascanueces de unos malvados ratones, que vendrían siendo niños convertidos en esos animales por no ir a la cama a tiempo. Hay dos versiones de la película, y al parecer la japonesa es la más oscura, puesto que hay algunas escenas de violencia que podrían quitarles varias noches de sueño a los niños (y tal vez a los adultos), mientras que en la versión estadounidense se le da más prioridad a la historia de amor. Pero como en muchas producciones de japón, en la película predominan escenas visualmente asombrosas como la del ballet en las nubes que ven en la imagen.

Pueden ver un fragmento acá.

One Night In One City (2007)

La República Checa probablemente es, después de Estados Unidos, uno de los países que más explota el stop-motion (recordemos que ya se viene Toys in the Attic). Pero de entre tanto largometraje proveniente de esa nación, me llamó la atención esta película con una onda bastante retorcida. Durante toda la historia, seguimos a un hombre que parece no encontrarse en cierta ciudad del mundo, y pasa situaciones que van desde lo chusco hasta lo gráfico. Hay una escena en donde prácticamente se corta una oreja después de escuchar tocar el violín de nuestro amigo de la imagen. A pesar de no contar con diálogo, la película fue aclamada en los diversos festivales en donde se presentó.

Pueden ver el trailer acá.

Mary & Max (2009)

Y ya que hablamos de cintas aclamadas, una proveniente de Australia se ganó el cariño del público y la crítica, pero su trama tampoco es de lo más alegre. La historia sigue a dos marginados sociales que se contactan por medio del correo. Y pues ya saben, amor a distancia, se conectan y comienzan a relatar sus amargas experiencias en el pasado. Pero a pesar de ello, la cinta es de lo más disfrutable y con un final que a lo mejor no muchos logran digerir.

Pueden ver el trailer acá.

Fantastic Mr. Fox (2009)

Regresamos a los Estados Unidos y qué mejor de la mano de Wes Anderson y su predominante amarillo. Anderson tomó una decisión en aquel año que generó bastante expectativa, y es que se metió a los terrenos del stop-motion. De por sí el director es de lo más creativo en sus otros filmes en live-action, así que esta película no podía ser la excepción, tal vez hasta le exigía un nivel de creatividad aún mayor. El resultado de ese esfuerzo es innegabe, una vez más se crearon personajes que quedan en la memoria de los cinéfilos, rodeados de situaciones de lo más hilarantes y con temáticas, sí, un tanto retorcidas (animalitos drogándose con frutitas).

Pueden ver el trailer acá.

Wallace & Gromit: The Curse of the Were-Rabbit (2005)

Si hay un estudio en los Estados Unidos que le dio otra perspectiva al stop-motion, es Aardman. Al igual que Pixar, este inicio con cortometrajes, y en cada nuevo que se estrenaba, había una innovación. Llegaron a participar en videos musicales hasta que finalmente se animaron a lanzar su primer largo en el año 2000. Pero fue hasta 2005 que llevaron a la pantalla grande a los dos personajes que son su más grande creación y que el público ama: Wallace & Gromit. El resultado, un Oscar y un BAFTA a casa. ¿Hace falta decir más?… sólo que Aardman es (como diría uno de mis críticos de cine predilectos) el Pixar de la plastilina.

Pueden ver el trailer acá.

The Legend of the Sky Kingdom (2004)

Y desde Estados Unidos nos vamos hasta Zimbabwe, África. Así es, en esa parte del mundo también se animan a hacer stop-motion, y esta película probablemente sea la que más ha destacado. La historia nos presenta a tres niños que viven en una ciudad bajo tierra en donde se esclaviza a personas. Desde luego, ellos intentarán escapar para abrirse camino hasta el Reino del Cielo, eso si el malvado Emperador lo permite. Y es curioso, porque dado el bajísimo presupuesto de la cinta, los personajes fueron creados en base a chatarra, pero todos sabemos que si hay creatividad de por medio, es lo de menos. No estoy seguro si esta película entre en esa onda del steam-punk, pero de que hay guiños a el, los hay.

Pueden ver el trailer acá.

Dougal and the Blue Cat (1970)

Y de África nos vamos hasta Francia, en donde tal vez los gatos sean los animales más consentidos. En esta película. se refleja claramente esa vanidad que tanto me choca de los gatos, creyéndose superiores a todos. El diseño de los personajes resulta de lo más adorable, no sé qué tendrán en Francia por crear personajes tan apapachables. De todas las películas que hasta ahora he puesto en la lista, esta junto a The Adventures of Prince Achmed, son las que más se ajustan a un público infantil.

Pueden ver un fragmento acá.

$9.99 (2008)

Nuestra penúltima cinta en la lista viene desde Israel (ajá, también el stop-motion tiene presencia ahí), y nos llega con una premisa muy curiosa: ¿cuánto vale la vida?, o más bien, ¿cuánto cuesta?. La respuesta nos la da el título. La temática es completamente para adultos, muy en la onda de Adult Swim. Y por la historia que se cuenta en pantalla, se pudo haber hecho completamente con actores, y aquí es donde me entra la duda, si el director pudo filmarla en live-action, o, por cuestiones de presupuesto, se decidió en dar vida a la película con el stop-motion. De cualquier forma, la fórmula funciona y la película nos deja un buen sabor de boca. La verdad, no parece hecha en Israel.

Pueden ver el trailer acá.

Coraline (2009)

La última en la lista y proveniente de territorio norteamericano, es la que considero la obra maestra de Henry Selick, sí, por encima de The Nightmare Before Christmas. Y es que a diferencia de su hermana, Coraline brilla por la imaginación de Selick y el autor del libro, no hay una mano secundaria que se note más que el propio director (te hablo a ti, Tim Burton). Coraline no es una historia completamente para niños, y afortunadamente los estudios Laika entendieron perfectamente el concepto. Cabe destacar que fue la primera película con esta técnica en ser filmada en 3D, y no post-convertida. Obviamente, el nivel de dimensionalidad que adquirió la cinta fue grandioso. Una película que merece ser vista una y otra vez, que cada vez se le encuentran detalles más espeluznantes y que nos hace tener cuidado en pedir lo que deseamos.

Pueden ver el trailer acá.

__

Ahí las tienen, diez películas para que en uno de esos ratos libres cuando no hay nada que hacer o de plano la cartelera no se antoja, se le pueda echar un vistazo a los largos que emplean esta hermosa técnica del stop-motion, que se le dé difusión y que no muera sólo porque la Era de Hielo quiere contar la misma historia cuatro veces. Afortunadamente, 2012 ha sido un buen año para esta manera de hacer cine. Ya estrenó The Pirates! Band of Misfits, acá en México ParaNorman (mi reseña acá), y ya se viene Frankenweenie de Tim Burton, que promete regresar, ahora sí, a sus raíces como animador.

Los dejo con este genialísimo video tributo (con música del genial Tito Puente) al maestro del stop-motion en el live-action, Ray Harryhausen. Todavía vive este gigante y definitivamente nos dejará un tremendo legado. Es impresionante lo que llegó a lograr en aquellos años cuando los efectos por computadora todavía eran un sueño. Disfruten.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D