‘Monsters University’, Pixar recupera su clásica energía

monsters university post

***ESTA RESEÑA PODRÍA CONTENER ALGUNOS SPOILERS***

El primer pensamiento que se me vino a la cabeza tras ver Monsters University es el valor del papel de Boo en Monsters Inc. El personaje a través del cual conectamos con la inocencia y el asombro de nuestro niño interior en esa etapa que probablemente ya casi nadie recuerda en detalles. Lo nuevo de Disney/Pixar llega con un vacío que muchos sabíamos iba a existir cuando se supo que se trataba de una precuela, pero lo llena con una energía renovada, un espíritu joven más dispuesto a emprender aventuras difíciles, y acompañando con una genial historia y un humor para todas las edades, logra ser mejor que los últimos dos trabajos de la compañía.

La película se sitúa años y años antes de Monsters Inc. donde vemos a un joven Mike Wazowski ingresar a la Universidad con el sueño de convertirse en el mejor asustador, con un ánimo casi inquebrantable y con una sed de aprendizaje bastante difícil de satisfacer. Allí es donde conoce a James P. Sullivan, un alumno que da por sentado su futuro por su imponente presencia y su apellido que lleva generaciones asustando con gran poder. Sus diferencias los separarán al principio y la estadía de ambos en la Facultad de Sustos se volverá en una gran inesperada aventura para ambos.

Monsters University está mayormente centrada Mike Wazowski, esta es su historia y cómo conoce a Sully. Descubrimos desde el principio la motivación de Mike para convertirse en asustador, muy a pesar de que todos concuerdan en qué no tiene madera para serlo. Podemos imaginarlo fácilmente y desde temprana edad como el chico nerd con ambiciones que van más allá de los libros de estudio, las teorías y las estrategias, y que no conoce sus propias limitaciones. El conflicto será entrar en paz con ellos y conocerse a sí mismo a medida que conoce lo dura que puede ser la vida una vez que pone en práctica todo lo leído.

Al iniciar Monsters Inc., se tomaban su tiempo en introducirnos sutilmente al mundo de los monstruos con gags sencillos y algunos pocos personajes que pasaban de un lado a otro simplemente para la variedad y simpatía del espectador. Esta vez, con Mike ingresando a la Universidad, por primera vez tenemos un vistazo al mundo exterior afuera de la planta de energía y decenas y decenas de monstruos distintos, con diseños desde impresionantes hasta hilarantes. Pero a pesar de que hay demasiado en pantalla como para poder apreciar todo en el primer visionado, siempre tenemos a Mike en el centro y la historia es fácil de seguir.

Lo más interesante tarda un poco en arrancar, y el director Dan Scanlon prefiere jugar como niño con todo lo que tiene a su disposición antes de pasar a lo que realmente importa en la historia. Conocemos a un joven Randall, igual de estudioso que Mike, y que al principio resulta ser un monstruo bueno y dedicado. Ambos congenian y se hacen amigos, y cuando aparece por primera vez Mike para desestabilizar el panorama, ya es evidente cómo terminan las cosas para Randall, que luego va a convertirse en un antagonista en Monsters Inc.

El problema central de las dos últimas películas de Pixar, Cars 2 y Brave, es que fuera de la historia, las bromas que las adornaban estaban en territorio Disney, bien simples, sin inspiración y mayormente para niños. Monsters University regresa ese humor inteligente, disfrazado de infantil pero con matices adultos, que venía caracterizando a sus títulos desde mucho antes y parecían algo perdidos. Ciertamente parecen dejar lo mejor para la segunda parte de la película, una vez que el conflicto central se deja ver y se suben las apuestas por tal o cual desenlace.

También la historia se pone seria y va más allá de los sencillos y repetidos valores familiares y mensajes acerca de la amistad. Esta vez es acerca de conocerse a uno mismo a través de los demás, dejar de lado el orgullo y admitir que el trabajo en equipo siempre consigue mejores resultados. No es obviamente nada nuevo dentro de la factoría Pixar, pero se siente fresco leer entre líneas algo más maduro después de unos títulos que no tenían mucho que contar aparte de simplemente hacer reír.

El mundo de Monsters University es riquísimo y repleto de momentos únicos que quedan para el recuerdo. Definitivamente se siente la ausencia de Boo pero compensan más que bien con una diversión innegable, situaciones novedosas con mucha energía joven, si bien casi siempre dentro de lo seguro y sin mucho riesgo en lo que apuntan. Pero debajo del entretenimiento, la película tiene cosas relevantes que contar y es admirable que los más chicos puedan haber visto la obra captando alguno que otro mensaje adulto como que la universidad no es para nada la única manera de conseguir lo que uno quiere.  Ciertamente eso dará que hablar a los padres.

También es notable que una película acerca de monstruos tenga su único momento de terror genuino en una secuencia que implica el contacto con humanos, a quienes estos temen con justa razón. Esta secuencia casi al final de la película, está entre las más inspiradas de Pixar y deja una vez más en claro el compromiso de la compañía en crear no solamente buenas historias para toda la familia, sino apuntar a problemas reales para aquellos que realmente estén interesados en mirar más allá. Si en algún lugar existe este maravilloso mundo de monstruos, hacen más que bien en no acercarse al nuestro. Y si en algún lugar existe este maravilloso mundo de monstruos, espero sea tan fascinante como acá lo retratan una vez más.

Acerca de Emmanuel Báez 2309 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D