‘Misión: Imposible – Protocolo Fantasma’, la misión más sorprendente de la franquicia

La brillante secuencia inicial de créditos de Misión: Imposible – Protocolo Fantasma viene de la mente de un director de animación, un mundo en el cual nada es imposible. Brad Bird (Los Increíbles) empieza la película con una especie de resumen picado de lo que estaremos viviendo durante las siguientes dos horas, moviendo la cámara como si se tratase de una película animada. Tensión, suspenso, poco respiro y un ritmo impecable de acción como no se ha visto en ninguna de las tres películas anteriores.

Antes de los créditos, como es normal, tenemos un pequeño prólogo, esta vez con un agente que no habíamos visto antes pero que tendrá cierta importancia en el desarrollo de los personajes. Luego vemos a Ethan Hunt, interpretado por un Tom Cruise a quien el personaje le queda mucho mejor que antes, y vamos recibiendo elementos que van formando una intriga creciente y emocionante. La Fuerza de Misión Imposible ha sido desautorizada, y en medio de un caos que pone al equipo en el centro de un conflicto internacional, se las tendrán que apañar para intentar limpiar sus nombres como sea, antes de que se inicie una guerra nuclear mundial.

La secuencia de créditos es un brillante homenaje a la serie original, algo que quizás pueda molestar a algunos porque ofrece una rápida edición de momentos de la película que aún no vemos, mientras seguimos el camino de una mecha encendida llegando a su objetivo. No me molestó para nada puesto que realmente no mostraba nada relevante, y la música de Michael Giacchino es un tanto nostálgica como para no disfrutar mientras nos vamos preparando para lo que se viene.

El equipo de la IMF esta vez está compuesta también por Benji, un Simon Pegg que pasó su prueba de campo y está presente para amenizar el ambiente y bajar la tensión luego de brillantes secuencias de acción con un humor que le va justo y le sale tan natural como es humanamente posible. Paula Patton interpreta a Jane, una agente habilidosa pero que no podrá evitar dejarse llevar por las emociones, y luego está Brandt, interpretado por un acertado Jeremy Renner. Brandt, así como el propio Ethan Hunt, tiene un misterio oculto que, cuando se revele, hará que la historia de esta película se ponga mucho más interesante de lo que ya es.

Y es que todo es mejor en esta Misión: Imposible, el trabajo es mucho más sobrio y arriesgado, los gadgets son más impresionantes, hay una muy buena pelea entre dos mujeres (siempre un plus), y las escenas en el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, son sencillamente sorprendentes, y me hacen envidiar colosalmente a quienes hayan podido disfrutarla en IMAX. La acción es casi imparable, lo cual podría ser desventajoso, pero el ritmo es tan equilibrado que los pocos momentos que tenemos para respirar son más que suficientes para seguir admirando como han logrado hacer una película que supera en creces a sus antecesoras.

Por si no fuera poco, una vez que todo termina, hay sorpresas garantizadas que hacen que querramos seguir viéndolos en acción, y así será.

Acerca de Emmanuel Báez 2264 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D