Mirada paraguaya al cine LGBTI en el Festival Lesbigaytrans

El Festival de Cine Lesbigaytrans empezó este lunes 10 de julio y se lleva a cabo todos los días hasta el 15 de julio en el Centro Cultural de España Juan de Salazar. Como todos los años, la organización Aireana habilita el evento con la proyección de cortometrajes y largometrajes nacionales e internacionales que se enmarcan dentro de la temática LGBTI, y que cuentan a través de historias de ficción y documental, las distintas luchas que enfrentan personas en todo el mundo debido a sus decisiones personales.

En la página de Facebook del evento pueden encontrar más informaciones acerca de las obras que se están proyectando, pero en esta ocasión quería aprovechar y hablar un poco sobre los cortometrajes paraguayos (o de realizadores paraguayos) que se estarán mostrando en el mismo este jueves 13, ya que me parece destacable tener creadores audiovisuales que quieran encarar estos temas desde sus puntos de vista.

Voraz, de Bruno A. Comas

El cineasta paraguayo de 25 años, residente en Buenos Aires, estrena un cortometraje filmado en la ciudad del vecino país, el cual sigue a un personaje travesti que recorre la ciudad de forma natural, sin miedos relacionados al de su identidad, sino más bien otros más misteriosos.

“VORAZ comenzó entre muchas preguntas respecto a género, la muerte, la soledad y los afectos”, comenta Comas sobre el corto de unos quince minutos de duración, que se rodó durante julio y agosto del año pasado. “Gracias a un equipo humano creativo de constante intercambio y reflexión fue posible llevar a carne y registro esta idea”, agrega.

Sobre el escenario argentino en cuando a cine LGBTI en comparación a otras localidades, incluyendo Paraguay, Comas simplemente responde que está “más desarrollado”, algo que no se le puede refutar en absoluto, aunque solo conoce “el contraste entre Paraguay y Argentina”, que ya supone una diferencia abismal en cuando a realización audiovisual en sí, ni que decir si hablamos de proyectos LGBTI.

Realizando Voraz en un escenario de bajos prejuicios y más naturalidad con respecto al tema, el realizador asegura que eso le permite una mayor libertad de exploración y narrativa.

“Lo que propicia un contexto menos represivo y más cosmopolita es la apertura a ver el tema de género/identidad desde muchas ópticas además de la de reivindicatoria, dando lugar a otros imaginarios y lenguajes, que permiten el desarrollo de una búsqueda más personal a la hora de mirar y crear”.

A pesar de ser un joven paraguayo viviendo en Buenos Aires, víctima de la típica pregunta de si le gustaría realizar ese tipo de trabajos en tierra guaraní, Comas se eleva más allá del cliché con una mirada alternativa que le hace falta al audiovisual paraguayo.

“Me encantaría poder armar un grupo humano de intercambio creativo y realizar una serie que se burle de todos los tabús e hipocresías que están anclados en nuestra sociedad”, agrega como una idea que es atractiva de solo pensarla.

Lucia/o, de Sonia Moura

Aprovechándose de la comedia y la parodia, la estudiante y realizadora de 24 años cuenta la historia de amor entre dos adolescentes lesbianas, y un conflicto que tiene relación con la familia ultraconservadora de una de ellas.

“El corto se inspiró en una anécdota del 2013”, comenta Moura respecto al nacimiento del trabajo, que se llevó a cabo como casi toda obra audiovisual independiente nacional: sin presupuesto alguno, con ganas de diversión y hacer audiovisual, aprovechando el medio para contar historias relevantes.

Moura parece pensar en un cine LGBTI más crítico, que es exactamente el que necesita el medio para crecer. Un cine que cuenta historias a través de la opresión, del miedo, de la lucha cotidiana. En el trailer del corto se siente la burla de las creencias conservadoras, pero también hay una señal de que al final solo hay algo que realmente importa.

Con el corto ella pretende “más que nada decir una vez más a las personas que amor es amor, que eso no tiene género, y ya no deberíamos tener miedo de luchar por ello ni por quienes somos, a pesar de las paredes y expectativas de la sociedad que no quiere aceptar”.

banner festival.jpg

Soy yo, de Sandra Flecha

Otro de los cortos a ser presentados es el firmado por la estudiante y realizadora Sandra Flecha, que vende su obra con una sinopsis más abstracta, aunque también hablando de la misma lucha diaria que tienen personas de la comunidad, no solamente con la sociedad, sino con ellas mismas.

Su acercamiento al audiovisual es a través de los temas importantes que pueden ayudar a ver a la sociedad el mundo que existe más allá de su propia realidad, un mundo que tiene los mismos derechos y oportunidades, o al menos, que debería.

“En mis trabajos me parece importante hablar de ciertos temas, sensibles para mí. Temas que tienen que ver con la discriminación y la exclusión que existe dentro de nuestra sociedad.”

Su intención, según Flecha, es que una propuesta artística (como su cortometraje) colabore e instaure el debate acerca de las distintas opciones y modelos de vida existentes, y sobre cómo no todos están siendo tomados en cuenta y no todos sus derechos están garantizados.

En su primer acercamiento al tema LGBTI, colaboró con chicas trans de la organización Panambi, y tras este primer resultado, agrega que “le gustaría seguir profundizando, y aportar a una corriente cinematográfica que responda de manera empática con la comunidad LGBTI.”

Más trabajos en el Festival Lesbigaytrans

Otros cortometrajes que se estarán mostrando en el festival son Valentino, del paraguayo Anibal Troche (paraguayo residente en Argentina); Chákcope, producida por Ramón González (paraguayo estudiante en Argentina); y TransPasantes, un videoperformance de La Mansión 108.

Acerca de Emmanuel Báez 2365 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D