‘Mighty Morphin Power Rangers’, los guardianes adolescentes de nuestra infancia

Películas hay y muchas. Algunas nos dejan marcados de por vida y no dejan de asombrarnos sin importar cuántas veces las hayamos visto. Pero de vez en cuando, se estrenan otros dos tipos de cintas: las que injustamente quedan en el olvido y que cuentan con la misma riqueza artística que las más aclamadas, y las que alguna vez vimos y amamos cuando niños, pero con el paso del tiempo también las olvidamos sin darnos cuenta. Lo genial de ambas es que al revisitar esos filmes, nos damos cuenta el por qué amamos tanto el Séptimo Arte. Cada semana quiero rescatar cuantas películas de ese tipo sean posibles.

Artes marciales, vehículos transformers, monstruos.

Si añadimos seis adolescentes a los ingredientes de arriba, tenemos a los Power Rangers (a los originales, no los actuales que ya ni forma se les ve). Probablemente fueron los primeros seis héroes que tuvimos cuando niños, aquellos que iban a la secundaria, pero que por las tardes, tenían que enfrentarse a un sin fin de bizarros monstruos que planeaban poner de cabeza a la ciudad de Angel Grove.

Y es curioso el caso de esta serie de TV que posteriormente saltó a la pantalla grande en 1995, porque si nos ponemos a analizar o revisitar los episodios, el presupuesto era para llorar. Básicamente era hacer efectos especiales con diez dólares, poner a tipos que usaran botargas con forma de insectos y pelear con una especie de Optimus Prime formado por todos los zords de los Rangers (el terodáctilo, tiranosaurio, tigre colmillos de sable, etc.) en medio de una ciudad como maqueta y que esta sacara chispas por todos lados. Pero a pesar de ello, los estudios le añadieron bastante espíritu al asunto y crearon este ícono de seis colores que nos acompañará toda la vida.

Pero enfoquémonos en la película. A Mighty Morphin Powers Rangers la recuerdo como un gran hit de taquilla, al menos acá en México. Ver el póster en los cines era la gloria, cada que un niño pasaba junto a él en los cines, ameritaba un grito de emoción y súplica a los padres para que no olvidaran llevarlos a la función de estreno. La cinta fue dirigida por Bryan Spicer (actualmente dirige episodios para la TV, uno de Fringe está en su currículum) y deriva en una montaña de emoción y diversión por doquier. Se modificaron varias cosas, comenzando por los trajes. Mientras que en la serie de TV sólo consistían en mallas, en la película de verdad lucían como una armadura, y de paso, le añadieron más gadgets a nuestros héroes (incluso en los cascos). Algo que definitivamente le dio muchísima onda a la película fue el soundtrack que acompañó las secuencias de acción. Por ahí tenemos a Van Halen, Red Hot Chili Peppers, Shampoo y Dan Hartman poniéndole ritmo al mero estilo de los 90 a la película. Particularmente la secuencia de patinaje con Free Ride sonando en el fondo, es mi favorita.

Las secuencias de acción son dignas de aplaudirse, sí, lo digo en serio. Creo que el director supo cómo usar el presupuesto de más que ahora le otorgaron a los Rangers. Y este luce en pantalla, un opening que comienza con los seis Rangers haciendo sky jump, mostrando que para estos chicos, la adrenalina es algo de todos los días. Nos los muestran haciendo deporte, comiendo sano y cuidando la ciudad aún si no están portando los trajes.

La hora de la verdad es cuando la mórfosis comienza, ver a nuestros héroes transformándose en el animal legendario que les corresponde y pateando traseros a un villano que prácticamente, viene del moco (y de nombre Ivan, por cierto, Ivan Ooze). Ese puede que sea el punto malo de la película. Los Power Rangers lucen espléndidos en todas sus escenas, pero el villano termina siendo bastante ridículo. Bueno, todos lo eran, a excepción de Lord Zedd (ese sí era un badass). Pero qué importa, tenemos secuencias de artes marciales, y se le da espacio a esta disciplina fundamental en la trama en una buena parte de la película. Recordemos que sustituyen a los animales que originalmente portan nuestros héroes y les asignan unos “más sagrados” y que fácilmente se pueden relacionar con culturas de medio oriente. Los Power Rangers ahora también eran ninjas. Esto gracias a la guapísima Dulcea (quien por cierto, casi le roba cámara a la Ranger Rosa). Cabe destacar que los enemigos con los que se enfrentan los Rangers en su búsqueda por la otra fuente de poder (hombres de piedra, esqueletos de dinosaurios que vuelven a la vida), resultan más amenazantes y geniales que el villano principal.

Y los zords, mientras que en la serie eran maquetas de cartón, aquí se dio el salto al CGI, que en esos días tímidamente ya se comenzaba a incluír en el live-action. Un año atrás, Steven Spielberg lo introdujo de manera épica con Jurassic Park, y por ende, animó a varios cineastas a usar la tecnología. Aquí no cuidaron tanto los detalles en la textura ni animación, pero de alguna forma funcionan las secuencias finales.

¿Por qué sacar esta película de El Baúl?

Hay que ser francos. Mighty Morphin Power Rangers no es una película que haya trascendido en la historia del cine, que dejó marca, que innovó o que sea referencia en algún género. De hecho está llena de un sin fin de incoherencias. Sacar de El Baúl esta película ahora sí que sería por mero capricho personal, para recordar aquellos días en que nos peleábamos en el recreo por ser el Ranger Rojo y revivir la emoción que nuestros oídos sentían al escuchar el mítico tema que presentaba a los seis guerreros. Lamentablemente, a la película se le puede encontrar en Internet en una calidad bastante baja, ni siquiera el rip de DVD. Así que si alguna buena alma nos está leyendo y tiene en sus manos esta película en una definición que es digna de compartir, ya sabe qué hacer. Yo mientras tanto, guardaré celosamente mi copia en VHS. Los dejo con el trailer oficial.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D