‘Dead Snow’, ¡Nazis! ¡Zombies! ¿Qué más?

Noruega, nieve, lagos, paisajes hermosos, y en la cima de una montaña, una cabaña en el medio de la nada, excelente lugar para pasar unas relajadas mini-vacaciones con tus amigos alejados de la tecnología. O eso era al menos lo que pensaban Vegard (Lasse Valdal) y sus amigos al emprender el viaje a las montañas, poco sabían que algo los aguardaba bajo esas capas de nieve.

Esta película dirigida por Tommy Wirkola, empieza con la típica escena de persecución nocturna, en la que mucho no entendés más que una chica desesperada tratando de encontrar refugio en algún lado, cuando es atrapada (y juzgando por los sonidos, descuartizada) por algo o alguien.  El siguiente plano nos presenta a grupo de 8 amigos que deciden pasar las vacaciones en la cabaña de Laura, novia de Vegard, que aparentemente está escalando las montañas perdida por ahí.

Los primeros 30 minutos te quedas pensando si fue una buena elección ver esta película, porque es bastante lenta al comienzo, no te muestra más que lo que ya has visto en tantas películas sobre jóvenes adultos tomando, relajándose juntos, y todo es sonrisas y cotorreo hasta que llega a su puerta un señor X (no sabes de donde salió, ni para qué, ni a dónde va) y este se dispone a contarles una corta historia acerca del lugar donde los pibes se encuentran.

Este señor relata como esa parte de Noruega servía de asentamiento para los nazis en la segunda guerra mundial, y cuando las cosas se veían negras para ellos, decidieron quedarse en la zona y saquear lo más que podían, pero cuando los ciudadanos se alzaron contra ellos, los soldados se refugiaron en la montaña y nunca más salieron de ahí. Obviamente decidieron hacer caso omiso a lo relatado, y lo dejaron pasar. Al día siguiente, Vegard asustado por la historia que escuchó, decide ir en busca de su novia, temiendo que algo le haya ocurrido, dejando al resto del grupo (3 chicas y 3 muchachos) solos para divertirse.

En la noche, la cosa se pone buena cuando el gordito cinéfilo del grupo, Erlend (Jeppe Laursen) decide ir a descargar el tanque (considero horrible la idea de tener que salir de la cabaña para poder ir al baño) y cuando menos lo esperas, la buenota del grupo, (Chris, interpretada por Jenny Skavlan) que medio le echaba ojo, va tras el para darle sus 10 minutos de felicidad, el gordito sale contento y la buenota, bueno, digamos que consigue su “final”.

De acá en más es cuando la película realmente empieza, y te das cuenta que todo lo que viste fue solo la entrada de este plato delicioso de vísceras, sangre, cerebros y zombies nazis liderados por un Coronel de lo más pavoroso.

Dead Snow despega con una potencia increíble ya que te muestra, por un lado, cómo los eventos se desencadenan en la cabaña cuando los soldados deciden atacarla, y por el otro tenés a Vegard, (que de un momento a otro en la película se convierte en el macho alfa, hijo de McGyver) buscando a su novia, aunque encuentra cualquier cosa menos a Laura, incluyendo una cueva donde los soldados se refugian, confirmando así el relato del viejo que se les presentó.

La película trae muchas sorpresas a la hora de la verdad, peleas sanguinarias, una motosierra (que son mis favoritas), mucha bestialidad con un toque de humor, desde una amputación brutal (morite de envidia 127 horas) hasta intestinos siendo utilizados como cuerdas de rappel. Bonus: Es la primera película en la que veo que un humano muerde a un zombie y vive para contarlo.

Es bastante refrescante ver que no es otra película común sobre seres no muertos, de hecho estos zombies tienen un propósito más que comer cerebros (y arrancar tripas). Para pasar un buen rato, altamente entretenida y sobre todo, zombies nazis. ¿Quién no querría ver esto?

Acerca de Angélica González 14 Articles
Considero que las buenas películas no son necesariamente las que aparecen en la pantalla grande. Amante del gore, zombies, vampiros, Jocántaro y demás criaturas que aparecen justo antes de dormir.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D