Lo Esencial de: Michael Fassbender

fassbender-post

Para ser honesto, creo que la idea del desnudo masculino me resulta frustrante. Las mujeres pueden desfilar desnudas por ahí todo el tiempo mientras el hombre convenientemente tiene los pantalones puestos. Recuerdo que mamá siempre se quejaba de ello conmigo, y decía, “¡Eso es basura!, siempre es la mujer quien está desnuda” … así que lo hice por ti, mamá.
Michael Fassbender refiriéndose a sus desnudos en el drama Shame (McQueen, 2011)

¿Y ese/esa quién es? ¿De dónde salió? ¿Realmente le va el papel?

Esa y muchas preguntas a veces nos vienen a la mente cuando se anuncia el casting para una película con grandes expectativas, o simplemente, cuando en un festival alguna actuación sobresale mucho más que la película, y ese actor o actriz (famoso o novato) comienza a ser demandado en demasiadas producciones. Lo Esencial tratará sobre eso, hablar sobre los trabajos más destacados de aquellas personas que realmente pueden trazar una línea entre ser el actor del momento o el actor a seguir en los próximos años.

Qué mejor que inaugurar esta nueva sección con un actor al que a estas alturas, todavía me sorprende que estén cuestionando su trabajo en pantalla. Hablo de Michael Fassbender. A este señor no le conocía hasta que se anunció su casting como Magneto en X-Men: First Class, y puse el ojo en él porque daría vida a uno de mis personajes idealistas favoritos. Fue hasta que vi su interpretación en pantalla que me quedé bastante picado con él, y comencé a seguir sus futuros proyectos. Finalmente, fue en el Festival de Toronto que el drama Shame comenzó a causar un revuelo total por al actuación de Fassbender como el adicto sexual y atormentado, y por el que la crítica demandaba un Oscar.

Una vez revisando su filmografía, me encontré con un monstruo de actor como no veía desde hace rato, y que los cineastas habían descubierto un poco tarde. Pero aún así, me alegro que lo hayan hecho. Así que, cinéfilos, hoy revisaremos las cuatro mejores actuaciones en mi opinión, de Michael Fassbender.

“I always felt that thief next to Jesus got off lightly.”

HUNGER (2008)
Dirige: Steve McQueen

Empecemos con la película que lo inició todo. Un novato director inglés llegaba al Festival de Cannes con su ópera prima relatando la huelga de hambre que un prisionero irlandés llevó por varios días. El nombre de ese prisionero era Bobby Sands, y lo interpretaba también  un actor que por ahí había tenido un cameo en 300 de Zack Snyder. Lo que pocos esperaban, es que tanto McQueen como Fassbender llevaron al límite las habilidades de ambos, poniendo frente a la cámara la dura jornada que es mantener una huelga de hambre y luchar por un ideal. Es impresionante y a la vez perturbante, la manera en que Fassbender somete su físico y mente a favor de su personaje, pero más genial aún es esa escena con el sacerdote con duración de 20 minutos y sin cortes. Es enferma la demanda actoral que McQueen pidió a su protagonista, pero gracias a ello, la industria del cine fijó la mira en aquella nueva promesa llamada Michael Fassbender.

“Follow the blood!”

EDEN LAKE (2008)
Dirige: James Watkins

En el mismo año, Fassbender sometió su físico y mente en otra película aún más perturbadora, esta vez en el género del horror. Eden Lake cuenta la historia de una pareja que se va de vacaciones a un hermoso bosque, pero estos son observados y atacados por un grupo de jóvenes bastante violentos. Aquí ya no se trata de una huelga de hambre, sino de tortura a la mente y cuerpo, y es que las escenas donde los niños prácticamente juegan con el cuerpo de Fassbender son de horror y hay que tener buen estómago para aguantarlas. Son pocos los actores que dejan que el maquillaje y a veces, el mismo dolor de a de veras formen parte de una grandiosa actuación. En Eden Lake, Fassbender no sólo cumple su función como el galán protagonista (típico en este género), sino como un galán al que poco a poco, se le humilla y se arrebata su dignidad.

“Big things have small beginnings”

PROMETHEUS (2012)
Dirige: Ridley Scott.

Ya fue un espartano, un moribundo hambriento y el líder del otro bando de los mutantes. ¿Cuál es el siguiente paso?, la ciencia ficción. Y qué mejor que echarse a la bolsa el papel de un androide en la nueva película del director que revolucionó el género sci-fi. Estamos hablando de la actuación de Fassbender como David, quien en toda la película nunca sabemos si realmente sus intenciones son buenas. Un personaje sumamente curioso y complejo, una especie de HAL-9000 en carne y hueso (incluso el tono de voz por momento se asemeja). Una vez más, Fassbender muestra su destreza al aprender otro idioma, y además, hace elocuencia de sus habilidades en la campaña viral para la película donde se promociona al androide. En todo el promo, Fassbender jamás respira, y esa escena en donde le preguntan qué es lo que lo pone triste, derramar esas lágrimas con tal facilidad, no cualquiera lo hace. Su personaje es calculador y frío, pero no tanto como el siguiente.

“We are not bad people, we just come from a bad place.”

SHAME (2011)
Dirige: Steve McQueen

Finalmente, llegamos a la que considero su mejor actuación hasta la fecha. La más fuerte, la más intensa y la más valiente. No se me ocurre otro actor en Hollywood que se aventara a interpretar un personaje tan oscuro y sedentario como lo es el Brandon en Shame, el segundo largo de Steve McQueen y que repite mancuerna con la estrella con quien ya mantiene una simbiosis. Fassbender aquí se entrega en expresiones, en desesperación, en miradas, pero sobre todo en cuerpo, sus desnudos y las escenas de sexo no resultan para nada eróticas, sino todo lo contrario, hace que parezcan frías, solitarias, pero sobre todo, un ritual en el que el placer no es suficiente. La escena clave que muestra al monstruo dentro de Fassbender es la del trío: el placer más grande del mundo (y hablo del orgasmo) aquí resulta ser un castigo, una condena, y la expresión que el actor dibuja en su cara al llegar al clímax sexual es impresionante. Uno no puede hacer nada por el personaje, ¿cómo consolar a alguien cuando el placer más grande no es suficiente?.

_

Cuatro películas, cuatro actuaciones que comprueban que Fassy (como sus fans le dicen de cariño) no es el actor de moda, no es el tipo carilindo que anda exhibiendo su miembro porque sí o que aparece en sesiones de la revista GQ. Estamos ante un actor al que algunos llaman el Charlton Heston de su generación, pero no entremos en comparaciones, Fassbender es quien es, y es un actor con un potencial tan grande y del que podemos esperar todavía mejores trabajos en un futuro. Alguien que ya trabajó con Zack Snyder, Quentin Tarantino, Ridley Scott, Matthew Vaughn y Steve McQueen no se le puede llamar “el actor de moda”, por favor.

Los dejo con un screen test de Lynn Hirschberg para la revista W (una serie de entrevistas que recomiendo muchísimo) en donde el buen Fassy nos comparte algunos detalles de su vida cinéfila. Disfruten.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D