Lo Esencial de: Christian Bale

christian bale post

“Un actor no debería ser más grande que la película que protagoniza.”
Christian Bale

Y es curioso, porque después de concluir la trilogía del Caballero de la Noche, el actor ascendió junto al héroe como uno de los intérpretes más codiciados y destacados de los últimos años. Todo inició allá de 1987 cuando Steven Spielberg lo eligió como el protagonista de Empire of the Sun, segunda película en la carrera de Christian Bale y que fue la que lo catapultó a una fama, que según el actor recuerda, le resultó fastidiosa, dado que regresando a casa, todos lo acosaban y querían saber más sobre él. Y el actor, bueno, cuenta que lo único que quería hacer era montar en bicicleta.

De cualquier forma, en la última década y lo que llevamos de la actual, Bale se ha destacado no sólo por las tremendas actuaciones que ha ofrecido a lo largo de su filmografía, sino por el compromiso enorme que tiene con el papel. Si tiene que subir de peso, lo hace, y si tiene que verse como un esquelético que bien pudieron encontrarse en cualquier lado, para él no es problema. Todo sea por el rol. Por esto y más, hoy les presentó Lo Esencial de Christian Bale.

"¿Estás poniendo atención?"
“¿Estás poniendo atención?”

THE PRESTIGE (2006)
Dirige: Christopher Nolan.

Al igual que Spielberg, Nolan ayudó a empujar la carrera de Bale en la otra mitad de su faceta como intérprete. Fue tanto amor y cordialidad en el set de Batman Begins, que Nolan invitó a Bale a su siguiente película que se filmaría en tan sólo seis meses, y trataría de dos magos obsesionados con superarse el uno al otro con el mejor truco de magia que el mundo haya visto. Quizá un papel como el de Alfred Borden no pareciera tener mucho terreno en dónde jugar, pero una película que en sí es un truco de magia, también lo tiene que ser con su personaje. Bale tiene que jugar el gran truco de su personaje durante las dos horas de la película, conservar el secreto, jugar con dualidades y engañar al público, para que al final, se revele no sólo el prestigio de la trama, sino la naturaleza misma de Borden.

"Tienes que ganar el título. Por ti, por mí, por Lowell. Este es tu momento, ¿entiendes? Tómalo. Yo tuve mi oportunidad y la eché a perder. Tú no tienes que hacerlo."
“Tienes que ganar el título. Por ti, por mí, por Lowell. Este es tu momento, ¿entiendes? Tómalo. Yo tuve mi oportunidad y la eché a perder. Tú no tienes que hacerlo.”

THE FIGHTER (2010)
Dirige: David O. Russell (Silver Linings Playbook)

Años atrás Bale ya había perdido demasiado peso para un rol. En el caso de esta cinta que le valió su primer Oscar, no se tuvo que ir a los extremos, pero sí tuvo que ponerle más empeño a la actuación. Un reto no tan difícil para semejante intérprete, pero que fue más fácil de alcanzar gracias al director, un David O. Russell que se caracteriza por enfatizarse más en las actuaciones de sus intérpretes que en la trama misma. Bale nuevamente muestra la destreza de suprimir su acento galés y montar uno con más onda estadounidense, acompañado de gestos y tics que alguien que ha caído en el abuso de sustancias puede tener. En The Fighter, Bale es la contraparte del protagonista, representa la derrota, el fracaso, es como si su personaje jamás se hubiera recuperado de alguno de los k.o. que llegaron a darle. Bale es el perdedor que anima al futuro campeón.

"No tengo miedo. Estoy enojado."
“No tengo miedo. Estoy enojado.”

THE DARK KNIGHT RISES (2012)
Dirige: Christopher Nolan.

Si bien la reencarnación de Bruce Wayne/Batman en la primer entrega de la trilogía fue crucial para que los fans recibieran esta nueva visión del Hombre Murciélago con los brazos abiertos, creo que la mejor actuación de Bale sucedió el año pasado. Para mí The Dark Knight Rises fue más la película de Bruce Wayne que de Batman. Un personaje quebrado física y mentalmente y que tuvo que iniciar casi desde cero, enfrentar miedos, comprometerse con su alter-ego y hacer a un lado el enojo y abrazar el miedo. El miedo que finalmente lo ayudaría a ascender como el Caballero de la Noche. Olvidemos los huecos en el guión de los que padece la cinta, Bale concluye el viaje del encapuchado y logra convertirlo en leyenda, logra que el público empatize con el héroe, que no muera, sino que ascienda, más y más alto. El siguiente actor que encarne a Batman la tiene difícil, Bale dejó una marca que quedará por muchos años en la mente de los cinéfilos de esta generación.

"Ahora mismo quiero dormir. Sólo quiero dormir."
“Ahora mismo quiero dormir. Sólo quiero dormir.”

THE MACHINIST (2004)
Dirige: Brad Anderson (The Call)

Bale caminó y probó los mismos límites enfermos de la actuación hace casi diez años que Michael Fassbender en la aclamada Hunger. Sometido a una dieta que prácticamente consistía en comer una manzana al día, Bale encarna a Trevor Reznik, un hombre que no ha podido dormir en un año. Un año. Si uno que apenas logró dormir una hora luego de tremenda desvelada para entregar los deberes de la universidad se siente desorientado, no quiero imaginarme lo que es estar un año sin poder subir al mundo de los sueños. Dos años antes, Al Pacino de la mano de Chris Nolan (Insomnia, 2002) habían explorado los delirios de no poder conciliar el sueño, de la duda que hay de la realidad, y lo que es peor, de unos mismo. Pero Brad Anderson motiva a su actor, no deja dormir esa tremenda actuación que fue terriblemente ignorada y exprime hasta la última gota de esa agonía.

"Howard. Habla Bateman, Patrick Bateman. Eres mi abogado, así que creo que deberías saber esto: he matado a muchas personas."
“Eres una fea y maldita perra. Quiero apuñalarte hasta la muerte, y después jugar por ahí con tu sangre.”

AMERICAN PSYCHO (2000)
Dirige: Mary Harron (The Notorious Betty Page)

A pesar de ser el héroe que Gótica merece y de haber perdido una notable cantidad de peso en dos ocasiones, cinéfilos y público en general todavía recuerda a Bale como el psicópata odioso pero agradable en el film de Mary Harron. Y razones hay muchas. Bale logra crear un personaje tan memorable que hasta se ha ganado su propio meme. Una de las tantas (incluyendo esos desnudos que las cinéfilas agradecen) es que Patrick Bateman es agradable, y es lo que curiosamente, la mayoría de los asesinos famosos (al menos en el cine) logra con el público. Por más sádicos que sean, o graciosos, a uno le cae bien el tipo. Bale aquí hace muestra de muchísimas facetas, pasa de una emoción a otra como si nada, se nota que se divirtió en el set filmando esta película tanto como su personaje disfruta descuartizar a sus víctimas. Bateman todavía es referencia para no cuestionar el talento de Christian Bale. Quizá el Oscar se lo dieron al personaje equivocado.

Cinco actuaciones de más de 10 que pudieron listarse, pero que son referencia, que sirven para encontrar el por qué de tanta aclamación a Bale, ver la razón por la cual Chris Nolan se fijo en él como el nuevo Bruce Wayne cuando Bale era un cadáver andante mientras filmaba The Machinist, o la de Spielberg muchísimos años atrás. De cualquier manera, Bale se ha ganado a su público y de qué manera.
Los dejo pues, con una escena de la aclamada trilogía relatando el viaje del príncipe de Gótica. La escena que a muchos nos enchinó la piel y quizá, hasta nos hizo cantar en la sala de cine. La escena que en pocos minutos nos muestra a un Bruce Wayne que abraza sus miedos y asciende. Asciende de nuevo como el Caballero de la Noche. En esta escena, a casi dos horas de la película, es cuando realmente vemos a Batman salir de ese abismo, y no a Bruce Wayne.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D