Lo Esencial de: Ben Affleck

ben affleck post

“Quiero agradecer a la Academia y quiero agradecer lo que me enseñaron: debes trabajar más duro de lo que creías posible. No puedes guardar rencores. Es difícil pero no puedes guardarlos. Y no importa si te derriban en la vida, porque eso siempre va a suceder. Lo que importa es que te levantes.”
Ben Affleck en su discurso al ganar el Oscar por Mejor Película con Argo (2012).

Semanas ya han pasado desde que la furia en redes sociales se desató luego de que la Warner anunciara el casting de Ben Affleck como el nuevo Caballero de la Noche. ¿La única razón?, una película de 2003 llamada Daredevil. Y digo única porque parecía que los detractores no tenían otra carta con qué jugar, lo cual me pareció algo injusto. También en la red se ven muestras de apoyo de algunas publicaciones (Forbes, Collider) o de actores que externan su empatía con el actor motivándolo a que no se deje llevar por el lado negativo y abrace la buena onda. Pero faltaba una publicación que tocara algo que a algunas de las anteriores se les fue, además de dejar en claro que nuestro amigo de Boston es un chico con talento.

Por ello, y dado que en el momento que se anunció el casting yo estaba por entregarles el post de Jennifer Lawrence, la columna de hoy quiero dedicarla completamente al actor, en el que confío plenamente, conozco su trabajo y sé que de él saldrá un digno Hombre Murciélago que cuide de Ciudad Gótica en los próximos años. Hoy hablaré de Lo Esencial de Ben Affleck.

"Sólo estás buscando la verdad. Te encanta exponerla, no puedes evitarlo. Eso es lo que res. Un hipócrita. No estás interesado en mí. Vienes aquí y sólo te interesa conseguir tu historia. Confié en ti. ¡Eres mi amigo! O se suponía que debías serlo."
“Sólo estás buscando la verdad. Te encanta exponerla, no puedes evitarlo. Eso es lo que eres. Un hipócrita. No estás interesado en mí. Vienes aquí y sólo te interesa conseguir tu historia. Confié en ti. ¡Eres mi amigo! O se supone que debías serlo.”

STATE OF PLAY (2009)
Dirige: Kevin Macdonald (The Last King of Scotland)

Macdonald es un director sumamente subestimado en Hollywood. Si un día se animan a checar su filmografía, se encontrarán con pequeñas joyas del cine. Una de esas joyas se llama State of Play, adaptación de la famosa serie de TV británica y que cuenta en su versión fílmica, la investigación de la misteriosa muerte de una mujer muy cercana al congresista Stephen Collins (Affleck). Si bien el papel del actor de Boston es meramente de reparto, las escenas en que lo vemos en acción son para ponerle bastante atención. Affleck muestra una cierta dualidad en su personaje que nos hace dudar a lo largo de la película. Se dice que el actor estudió muy de cerca a figuras de la política norteamericana que se hubieran visto involucradas en un escándalo. Después de todo, no se puede confiar en un político. Todos esos detalles los consigue a la perfección Ben Affleck, especialmente en las secuencias de la conferencia de prensa y el motel.

"No importa cuánto cambias, aún así tienes que pagar el precio por las cosas que hiciste. Así que tengo un largo camino. Pero te veré de nuevo, de este lado o del otro."
“No importa cuánto cambies, aún así tienes que pagar el precio por las cosas que hiciste. Así que tengo un largo camino. Pero te veré de nuevo, en este lado o del otro.”

THE TOWN (2010)
Dirige: Ben Affleck.

Ya hubiera sido mucho que un actor/director originario de Boston no pudiera conseguir mejor retrato de un personaje proveniente de esa entidad. En esta genial cinta, Affleck hace lo que mejor le sale: dirigir, pero no se olvida de él y proyecta de nuevo una dualidad increíble en el personaje de Doug MacRay: ¿es el héroe o el villano?.  El tipo roba bancos y lastima a las personas, ¿pero el hecho de que se enamora de una de sus rehenes implica que su reedención es aceptable? Quizá, pero no es suficiente. Con todo lo que Affleck vivió y experimentó en su estancia en Boston cuando niño, era imposible que no sacara provecho de ello y entregara una de sus actuaciones más completas hasta la fecha.

"Te amo. Y no, no de una manera amistosa, aunque creo que somos grandes amigos. Y no, tampoco te amo de manera confusa o como a un cachorrito, que estoy seguro, así es como le llamarías. Te amo, así de simple y sincero. Eres el epitoma de todo lo que he buscado en un ser humano."
“Te amo. Y no, no de una manera amistosa, aunque creo que somos grandes amigos. Y no, tampoco te amo de manera confusa o como a un cachorrito, que estoy seguro, así es como le llamarías. Te amo, así de simple y sencillamente. Eres el epítome de todo lo que he buscado en un ser humano.”

CHASING AMY (1997)
Dirige: Kevin Smith (Clerks)

Smith y Affleck son amigos de toda la vida. No es de extrañarse que el director y escritor de esta película le diera el protagónico a su amigo, pero afortunadamente supo sacar provecho de él. Ben Affleck en esta película da la que tal vez sea su actuación más vulnerable, y no porque sea floja, sino porque es tan delicada, que no queremos echrle a perder la ilusión de formar una familia con Alyssa (Joey Lauren Adams). El personaje de Affleck resulta en sí épico porque nos demuestra cómo salir de la llamada friendzone, y no sólo eso, sino también obliga a su co-protagonista a hacer a un lado sus preferencias sexuales. Todo con unas líneas románticamente elocuentes de parte de Smith, genialmente declamadas por Affleck y sumándole unos ojos de perrito que conmueven a cualquiera. Repito, no es un Affleck cursi y enamorado, sino uno vulnerable y enamorado.

"Dicen que el dinero no compra la felicidad. Miren la puta sonrisa que tengo en mi cara. De oreja a oreja, nene."
“Dicen que el dinero no compra la felicidad. Miren la puta sonrisa que tengo en mi cara. De oreja a oreja, nene.”

BOILER ROOM (2000)
Dirige: Ben Younger (Prime)

Otra actuación de reparto que roba cámara en toda la película es la de Affleck como el multimillonario Jim Young, a quien vemos en contados minutos a lo largo de la película. Esta actuación es clave por dos cosas: la primera porque me sorprende que muchos sitios la hayan omitido (u olvidado) por completo cuando tiene una de las mejores escenas de la película. Y dos, obviamente, por tratarse de un personaje con los bolsillos llenos de dólares, que es precisamente para donde va Affleck en la secuela de Man of Steel. La intervención de Affleck en sus escenas (principalmente la que adorna la imagen de esta película) recalca la importancia de ganar el primer millón en tres años, el dinero sí nos hace felices, nos hace confiar en nosotros mismos. Es prácticamente un joven Gordon Gekko (aquél de Wall Street de Oliver Stone) que de una manera u otra repite esa famosa cita: “Greed is good. Greed is right.”

"Me veo como un maldito tonto."
“Me veo como un maldito tonto.”

HOLLYWOODLAND (2006)
Dirige: Allen Coulter (The Sopranos)

Ah, la ironía. La mejor actuación que seguramente la mayoría de la crítica también pondría como número uno es la de Affleck como George Reeves, el primer Superman con el que muchos niños crecieron viendo por televisión. Un superhéroe, o más bien, la mejor actuación de Ben Affleck fue de un superhéroe deprimido, cansado del personaje y ansioso por tratar que la industria lo tomara en serio. El actor una vez más se metió de lleno a su personaje y dejó a un lado su postura de galán, para dar paso a una más madura aunque tímida. Modismos del actor se pueden ver en las expresiones de Affleck, pero lo que llama más la atención es el acento y tono vocal del actor. Affleck no goza de una voz tan grave, pero aquí hizo un genial trabajo al entonar sus líneas. Es casi irreconocible, y logra que nos encariñemos con el personaje hasta el último momento, pues como es del saber de muchos, George Reeves murió a temprana edad por causas bastante controversiales. Todo este trabajo le valió a Affleck su primera (y única) nominación al Globo de Oro por Mejor Actor.

Ahí lo tienen, queridos cinéfilos. Ben Affleck sí puede ser un gran Bruce Wayne, no tanto un gran Batman. El traje es lo de menos. Conseguir a un actor con el físico de Batman y hacerlo encajar en el bati-traje es muy fácil, lo complicado es lograr ser un Wayne para el recuerdo, que fue donde Christopher Nolan le dio al clavo en su trilogía del Caballero de la Noche: al público debe importarle lo que le pase a Bruce, de otra manera estarán tomando el tiempo en el reloj hasta que el tipo salga como Batman. Esa esa la clave que Zack Snyder también captó y de ahí que confío plenamente en Ben Affleck en su rol. Nos debe importar el hombre dentro del traje, no cómo luce en el. Si el actor combina su personaje de Boiler Room, mas el tono de voz logrado en Hollywoodland, entonces prácticamente ya tuvimos (sin querer) una pequeña demostración de las habilidades de Affleck como actor. ¿Se dan cuenta?, hay esperanzas y muy grandes, no sin olvidar que tal vez el actor se involucre en el proceso cerativo de la película, que es lo mejor que sabe hacer. ¿Pruebas?, el tipo ya tiene en su haber dos Oscares (Mejor Guión y Mejor Película).

De verdad quería hacer esta columna, y no tanto por “defender” al actor del constante bullying que todavía se lee en redes sociales (que finalmente, todos tienen derecho a una opinión), sino para poner sobre la mesa que en su currículum tiene cartas con qué jugar, y yo les estoy mostrando sólo cinco, porque Affleck tiene por ahí dos o tres actuaciones más que valen la pena echarles un ojo. Ya lo dijo Patton Oswalt en su página de Facebook, todos los actores cometen errores en su carrera. Todos. Algunos garrafales, pero se puede salir adelante, y no porque Daredevil haya sido un fiasco por muchos, significa que Batman también lo será. Brad Pitt en sus inicios también era considerado un carilinda sin talento, Matthew McConaughey hasta hace unos años también se le consideraba así, y miren, ambos actores están entregando actuaciones a la altura y aclamadas por la crítica. ¿Por qué no también Ben Affleck?

Los dejo pues, con aquella escena en Boiler Room y el personaje de Jim Young, que es la referencia más cercana que podemos tener de un Bruce Wayne, y que comparte ciertos elementos del personaje. Mucha atención con los modismos del actor, el porte y la elocuencia de las líneas, son un deleite que le roban cámara a los protagonistas por casi cuatro minutos. Ahí se las dejo de tarea, y por mi parte, yo creo en Ben Affleck.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D