La Muerte nunca estuvo tan cerca: especial ‘Destino Final’

Desde hace once años, una saga revitalizó género del terror de una manera inesperada, creando así un legado tan reconocido en la industria con una idea que hubiese terminado como modelo para un capítulo de The X-Files. Menos mal que no resultó y en su lugar nació Destino Final.

Hoy, la quinta entrega de esta popular saga llega a los cines paraguayos, y haremos un pequeño recorrido por la escabrosa saga…

Destino Final: ¿Qué se puede hacer frente al Designio de la Muerte? ¿Qué pasa si en algún momento de nuestras vidas podemos saltarnos las reglas de la Naturaleza y vivir ahí en donde deberíamos haber muerto? ¿Y si la Muerte vuelve para cobrarse tu vida? Bajo estos preceptos es que nos adentramos en el mundo de Destino Final, cuyo estreno en 2000 revolucionó al género que ya se estaba agotando con el estreno de Scream y sus primas de baja calidad.

Ciertamente, la película se enfoca en un grupo de estudiantes de secundaria (el sector demográfico por excelencia de estas clases de películas) rumbo al viaje de estudios a París; por esas raras casualidades de la vida (nunca nos enteramos realmente qué sucede) el joven Alex Browning tiene una horrenda y realista premonición en la cual el avión estallará en pleno despegue. Minutos después y tras ser expulsados del vuelo él, sus amigos y otras personas, el avión explota justo frente a ellos.

He de decir que la primera película lo tiene todo: sumado a la más que interesante premisa, el elenco es bastante sólido y el ritmo de thriller de la película (a cargo del director y guionista James Wong) se sostiene durante todo el metraje, aderezado también con unas cuantas muertes macabras que son la delicia del público, incluyendo una tan estrepitosa e inesperada que serán muchos lo que tengan que respirar después de dicha escena. Destino Final es la que inició la locura, y por eso es la mejor de todo el conjunto.

Pueden leer mi reseña personal en este link.

Destino Final 2: tres años después, la segunda entrega llegaría a los cines, con un formato netamente ya registrado y un par de retoques a la ecuación para que todo no resulte tan obvio. Esta vez, es el personaje femenino de Kimberly es el que tiene una premonición, y el accidente principal ocurre en medio de una autopista.

Muchos aducen que la segunda entrega es la mejor, aunque discrepo un poco en ello. Ya de por sí al entrar a la saga, el director David R. Ellis se tomó las cosas un poco a la ligera, y lo que era un thriller sobrenatural pasó un poco a convertirse en una comedia negra porque, si bien en la primera entrega ya había un par de situaciones cómicas para distenderse, Ellis se pasó de la raya y ya todo no es tan serio como antes. Eso sí, el accidente inicial luce totalmente real y subió el listón muy alto para las secuelas siguientes, así como también el resbuscamiento de las muertes, estrellas totales de esta secuela y de la saga al completo.

Yendo más lejos, el personaje misterioso de Tony Todd (para siempre Candyman) se solidificó en Destino Final 2, introduciendo una nueva vuelta de tuerca para que los sobrevivientes enfrenten a la Muerte dentro de su juego.

Pueden leer un análisis más profundo en mi reseña en este link.

 Destino Final 3: dando otro nuevo salto de tres años, en 2006 la tercera entrega vio la luz con pocos cambios, un par de regresos y estirando un poco algo que ya se notaba agotado, aunque no la aleja de que resulte una favorita.

James Wong, la mente detrás de la primera entrega regresa al mando junto con su compañero de copas Glen Morgan, imponiendo un nuevo miedo: las montañas rusas. En una noche común y corriente, un grupo de estudiantes de secundaria (regresando a la regla que abandonaron en la segunda parte, donde todas las víctimas eran personas más grandes) enfrentaran su destino cuando suban a una montaña rusa y esta colapse de la peor manera.

Dejando de lado los evidentes efectos computarizados que se necesitaron para recrear tamaño accidente, Destino Final 3 siguió la misma recta que hizo famosa a la saga, agregando también una nueva vuelta de tuerca: quizá homenajeando o copiándose descaradamente de The Omen,  la visionaria Wendy y sus amigos pueden predecir sus próximas muertes a través de pistas en fotos. Este detalle le da un sabor especial a la película, y también en el hecho de que no se conocen a un par de víctimas y se dificulta el mantenerlas a salvo.

Aparte de presentar muertes desgarradoras (tan sólo aguanten la ardorosa y sangrienta muerte de las camas solares) y darnos en bandeja al bombón de Mary Elizabeth Winstead, Destino Final 3 no aporta mucho pero deja un buen gustito en la boca después de verla.

Para ver más detalles de mi favorita personal, sigan este link.

El Destino Final 3D: la muerte de la saga. Así anunciaban a esta cuarta entrega estrenada en 2009. Irónicamente, resultó la más taquillera de todas, por lo que el artículo EL fue desestimado casi completamente en pos de seguir la saga. Qué final ni final.

David R. Ellis y su equipo regresaron al ruedo luego de la segunda entrega, y metieron la pata hasta el fondo. Desperdiciando la por entonces gran idea del 3D, El Destino Final fue un remiendo de película que hacía agua por todas partes. Nuevamente, el accidente inicial era la escena más prometedora para una película que apenas dura hora y veinte, y que incluso se siente estirada.

Las muertes ya no resultaron tan increíbles, aunque Ellis seguía teniendo pulso para la tensión (la escena del salón de belleza, sin ir más lejos), pero el toque de humor negro ya era demasiado y la serie se convirtió oficialmente en una burla y una tosca parodia de algo que había empezado tan promisoriamente.

Ya saben como sigue, pasen por este link y vean más de este fiasco.

Destino Final 5: Y luego, la resurrección. Dos años después del gran fracaso (queda claro que no fue monetario), la quinta entrega arribó con varias promesas, las cuales fueron cumplidas totalmente gracias a que por una vez en la vida los productores escucharon a su público e hicieron todo como debía ser.

Destino Final 5 es una clara vuelta a las raíces de la saga, en todo sentido. Aunque los gags humorísticos siguen latentes, el guión de Eric Heisserer (para muchos, el que arruinó la remake de A Nightmare on Elm Street) se enfocó más en las tensas situaciones y en provocar y alimentarse del miedo de la audiencia, creando escenarios macabros en situaciones tan simples como una sesión de masajes o una operación ocular láser.

También sirvió que trajeran como director a la segunda mano de James Cameron, Steven Quale, que sí sabía (a diferencia de David R. Ellis) cómo filmar en 3D, creando una secuela que realmente se vale de todos y cada uno de sus momentos en 3D para impresionar al espectador. Si a eso le sumamos un elenco crecidito solvente, una banda sonora a cargo de Bryan Tyler alucinante ,varios giros en la trama y un final para el infarto, podemos decir que Destino Final 5 es un gran cierre a la saga (si deciden dejarlo acá) y encarna lo que sería la mejor secuela de todas, sin comparación.

Pueden leer un poco más de esta particular oda en este link.

Y así es como finaliza este recorrido macabro por una de las sagas que, la ames o la odies, ha generado tanto interés en su público fiel que se muere por ver los accidentes que desencadenan la trama de la película, los nuevos giros para vencer a la Muerte y, por sobre todas las cosas, las estrambóticas e (im)posibles muertes que les deparan a los desafortunados personajes de cada película.

Y como dice William Bludworth en el film, ahora sólo tengan cuidado

Acerca de Lucas Rodríguez 30 Articles
Amador de las películas, las series y los libros desde tiempos inmemoriales. Te desafío a que sepas más de ANTM que yo.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D