‘Fringe’, el resurgimiento de la ciencia ficción en la televisión

FRINGE: The Fringe team returns in the FRINGE Season Five premiere airing Friday, Sept. 28 (9:00-10:00 PM ET/PT) on FOX. ©2012 Fox Broadcasting Co. Pictured L-R: Lance Reddick, Blair Brown, Joshua Jackson, Anna Torv, John Noble and Jasika Nicole. CR: Kharen Hill/FOX

Cuando el episodio piloto salió al aire hace 5 años, la aceptación del público ya presagiaba un éxito total entre los amantes de la ciencia ficción, quienes poco y nada han visto satisfecha su hambre de contenido en la televisión. Fringe llegaba para llenar el espacio dejado por The X-Files años antes. La visión de su co-creador, productor ejecutivo y co-escritor, J.J. Abrams, abrió un mundo de posibilidades desde aquel primer episodio y a tan solo días del estreno de su final de temporada, es sorprendente mirar atrás y considerar el impacto de la serie en la televisión misma.

Definitivamente, Fringe fue una de las series con mayor valor de producción jamás hecha y el hecho es incuestionable. Los efectos visuales de toda la serie (aunque más en unos episodios que en otros) son sobresalientes y superan totalmente esa “calidad televisiva”, llevándonos a ver calidad cinematográfica en mucho de la serie. Pero su mejor aspecto, más allá de la indiscutible creatividad de sus guionistas, fue el casting de los actores.

Anna Torv es, con todas las letras, Olivia Dunham; el papel está escrito para ella en cada detalle y su estilo es perfectamente tosco y tierno a la vez. Joshua Jackson logró superar al fin el estigma de Dawson’s Creek con Peter Bishop, quizás el personaje más cuestionado de la serie y, al mismo tiempo, la credibilidad de Jackson como Peter supera los prejuicios de todos los seguidores de la serie.

fringe 4

Sin embargo, el verdadero logro de Fringe es John Noble. Walter Bishop es uno de los personajes más intrincados y explosivos de la televisión actual, y Noble se desenvolvió maravillosamente en su piel. Tristemente ignorado en los Emmys y los Golden Globes, los premios más importantes de la televisión, John Noble tiene el mejor de los premios en el público, un público que quizás nunca vuelva a encontrar un “Dr. Frankenstein” tan magnífico en la pantalla chica. Lo genial de Walter Bishop es que es más que sólo el científico loco, es también un ser humano que conmueve profundamente con cada escena de felicidad y con cada segundo de dolor. Excelente es una palabra corta para describir la doble labor de John Noble durante la tercera y la cuarta temporada, haciendo también del Walter del universo paralelo (Walternate, de cariño).

Mención especial a Jasika Nicole, nuestra querida Astrid.

En sus cinco temporadas, Fringe pudo haber tomado cualquiera de los caminos planteados en las semillitas plantadas por sus escritores durante las primeras dos temporadas, pero la línea seguida en las últimas temporadas pudo haber molestado a más de un fan por haber planteado tantas preguntas que aún hoy siguen sin respuestas. Finalmente, sabemos que Fringe es hija de Abrams desde el momento en que el misticismo de poderes ocultos, llámese amor, destino, deidad, se hizo presente. Imposible olvidar aún el deus ex machina de uno que otro final de temporada (cof, cof, the bullet that saved the world, cof, cof).

Un aspecto loable de la última temporada es, definitivamente, que su existencia se debe a los fans. Los trece episodios emitidos entre septiembre del 2012 y enero del 2013 se produjeron para satisfacer a sus seguidores con una conclusión digna de los años que la siguieron. La serie estuvo cerca de ser cancelada varias veces, principalmente desde que la mudaron de horario a los viernes, una contienda con su competencia directa, la serie de fantasía Supernatural. Es así que Fringe se debe a su público de una manera que otras producciones quizás nunca hayan experimentado puesto que nunca gozó de la popularidad de otras series de misterio, como Lost (del mismo creador).

fringe 2

Fringe Finale

Los últimos dos episodios de la serie fueron emitidos juntos y luego de haberlos visto puedo decir que fue una decisión pensada en los fans que poco y nada podrían haber aguantado una semana más para conocer el desenlace de la historia. Los últimos episodios fueron también un recordatorio de la naturaleza de Fringe, con diálogos y escenas llenas de la ciencia ficción que nos enamoró.

En realidad, los últimos dos episodios son uno solo, extendido para profundizar en el claro mensaje del eterno miedo a lo desconocido. Windmark nos llevó por los recovecos de su miedo convertido en un sentimiento al que no podía dar nombre, claro que por nunca haberlo conocido. Es Windmark quien lleva la moraleja impresa en su mirada y en sus acciones inspiradas por Michael, el “niño observador”, un ser incomprensible aún para la enormidad de su intelecto.

Por supuesto, el final del trajín de Walter, Olivia y Peter no está exento del necesario toque dramático, que da lugar a un sencillo epílogo. Es genial notar que la serie no perdió el espíritu de misterio aún en ese momento. El final  nos entrega los mejores episodios de la temporada, no así de los cinco años de emisión, con claros mensajes sobre la voluntad humana y las consecuencias de la incansable e inacabable búsqueda del conocimiento definitivo.

La pregunta es, ¿veremos en algún futuro cercano una serie de la misma calidad? El legado de Fringe es también una vara bien alta, ¿serán los productores capaces de entregar otro material tan atrapante dentro de un género tan poco explorado como la ciencia ficción? Para los que estaban cansados de las mismas historias de amor cliché y de los tan gastados gags de las sitcoms de fórmula enlatada, Fringe fue un respiro que el público agradeció y que, definitivamente, extrañará.

Acerca de Patricia Arévalos 3 Articles
Devoradora de libros, fanática del filme y la literatura negra, cinéfila-wannabe, admiradora del arte pero no tan artista que digamos.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D