Especial: Los 10 Mejores Dramas de 2011

Queremos que nuestros lectores en Cinéfiloz se vayan contentos a festejar el fin de año y disfruten con su familia las mejores cintas de 2011. Ayer Lucas daba inicio a este especial con su interesante análisis de lo Mejor y Peor del Horror este año. Hoy mi secuela a ese conteo trata sobre los 10 Mejores Dramas de 2011. Luego de toda una odisea de trailers que les hemos ofrecido en el blog, estos últimos meses tuve la oportunidad de sentarme a ver lo más aclamado en los festivales de cine y he de decir que 2011 fue un buen año para este género. La mejor manera de comprobarlo es asomarse a las nominaciones de los Golden Globes. Ni a quién irle por su genial trabajo en cada producción. Lo que sí es que el cine indie merece una mención especial, ese ramo es el que más terreno abarca en el siguiente conteo. Comencemos.

#10 The Art of Getting By

Esta película es uno de esos dramas juveniles con una premisa de lo más sencilla, pero que conforme se está viendo en pantalla, uno poco a poco se va enamorando de los elementos que componen la trama. Es decir, el vestuario, utilería, soundtrack, diseño de producción, etc. The Art of Getting By trata básicamente de esa flojera que a muchos nos llegó en la adolescencia y que de repente de ve alterada con la llegada del primer amor. Emma Roberts y Freddie Highmore (ese niñito de dientes graciosos que vimos en Charlie and the Chocolate Factory de Tim Burton) hacen que nos interesemos en sus personajes y las situaciones que ellos pasan, por muy insignificantes que sean.

#9 Warrior

El director Gavin O’Connor entrega uno de los dramas deportivos más potentes de los últimos años. Entendió que no sólo se trata de mostrar qué tan buenos alumnos resultaron los actores durante su entrenamiento en las Artes Marciales Mixtas (MMA), sino que, para provocar una catarsis en cada batalla, había que rodearlos de una historia de honor, humildad y superación personal. Todos esos elementos los encontramos en Warrior. Tom Hardy (dando una de sus mejores actuaciones y prácticamente avisando lo que va a hacer con el trasero de Christian Bale en The Dark Knight Rises) y Joel Edgerton protagonizan uno de los mejores combates vistos en una película de este género. No veía algo así desde Rocky, así que imagínense.

#8 50/50

Ya nominada en los Globos de Oro, 50/50 rodea a Adam, un chico que sale a hacer ejercicio todos los días, tiene a la novia perfecta, come sanamente y que de la noche a la mañana le diagnostican cáncer. ¿Y luego? ¿No es algo que ya hemos visto mil veces en el cine? No lo creo. Anna Kendrick recita una de las mejores líneas del año: “No puedes cambiar tu situación. La única cosa que puedes cambiar es cómo eliges lidiar con ella” y eso es lo que Joseph Gordon-Levitt (quien brinda otra genial actuación) se dedica a hacer durante toda la película. Si bien Seth Rogen por momentos estorba, 50/50 pasa de ser una muy agradable comedia a uno de esos dramas de los que habríamos deseado haber traído la caja de pañuelos con nosotros.

#7 Another Earth

Este drama/sci-fi desde su primer avance prometía la interesante premisa de un mundo paralelo. Pero a diferencia de Fringe, aquí sí era un espacio que se podía ver a simple vista y no uno en donde teníamos que tele-transportarnos para llegar a él: un planeta Tierra II o como otros le llaman, un planeta “espejo”. En ese reflejo de nuestro mundo habita nuestro otro yo, del mismo nombre y las mismas características físicas. Pero la gran pregunta que ronda durante toda la película es “¿Nos gustaría conocer a nuestro otro Yo?, ¿habrá cometido los mismos errores que nosotros?, ¿qué podemos aprenderle?” o más incómodo y peor aún: “¿Será mejor que Yo?

#6 Beginners

Beginners es una cinta que cuenta una historia a partir de los más mínimos detalles. Se hace de fotografías para establecer lo minusioso que es el personaje de Ewan McGregor, lo mucho que analiza las cosas y cómo ello le ha perjudicado en su vida laboral y amorosa. Pero es su padre (un brillante Christopher Plummer) que, diagnosticado con cáncer, le demuestra que salir del clóset (resulta que fue gay toda su vida) no ha sido demasiado tarde, siempre y cuando se viva y ame con valor. El gran mensaje de la película es: no temas a quien te ama o que intenta hacerlo.

#5 The Tree of Life

Otra de las reflexiones del año (aclamada y abucheada) viene de la mano de Terrence Malick. Si bien su cinta me provocó los mismos WTF que en su momento hizo 2001 de Stanley Kubrick, al darle un segundo vistazo confirmé que el mensaje de Malick me había quedado claro (o al menos a mi manera). The Tree of Life es una metáfora que nos muestra cómo es que todo está conectado en el Universo. Para esto, el director se toma unos 20 o 25 minutos con una puesta de hermosas imágenes genialmene acondicionadas por Emmanuel Lubezki (Director de Fotografía y responsable también de Children of Men de Alfonso Cuarón) mostrándonos una supremacía visual que es tan filosofal que yo entendí que el director nos estaba presentando al mismo Creador en la película. Una vez que se llega a la historia que nos interesa, Malick deposita en Brad Pitt los golpes que nos da la vida y cómo nos defenderemos de ellos. De no hacerlo bien, puede que a la larga nos afecte. Por otro lado tenemos a Jessica Chastain, que más que interpretar a la madre de Sean Penn, interpreta al amor mismo. Esos dos polos (amor y dolor) complementan la metáfora que The Tree of Life trata de hacer llegar a los espectadores. Al final tenemos un hermoso mensaje sobre la redención y apreciación a nuestra familia.

#4 The Help

Esta película es un caso curioso. Es un drama que por momentos nos conmueve bastante, pero por otros nos mantiene de lo más entretenidos, es decir, a carcajadas. Es una feel-good movie que relata la injusticia a las trabajadoras domésticas afro-americanas en los años 60. El director Tate Taylor se encarga de ensamblar a uno de los mejores elencos del año, en el que ninguna actriz es desaprovechada. Nombres que van desde Emma Stone, Jessica Chastain (sí, otra película con Jessica), Viola Davis, Octavia Spencer, Bryce-Dallas Howard, Allison Janney, etc. Todas aportan su granito de arena y arman una historia con tantos ángulos que hacia el final coinciden en un punto de vista digno de una feel-good movie.

#3 Melancholia

A diferencia de la posición anterior, Lars von Trier no se anda con rodeos y nos entrega un hermoso apocalipsis mundial y familar en el que la depresión encuentra el retrato perfecto en el rostro de Kirsten Dunst. Al igual que Malick en The Tree of Life, von Trier nos inunda al inicio con una hermosa puesta de imágenes que si bien no tienen “sentido” a primera vista, lo toma conforme el drama avanza y el personajde Dunst se desmorona, pero al mismo tiempo renace (ese detalle fue algo que le aplaudí bastante al director). Lars von Trier nos regresa a la Kirsten Dunst que tanto prometía de la mano de Sofia Coppola. Melancholia debe ser la referencia de ahora en adelante para cuestionar el talento de esta actriz. Olvídense de Spider-Man, por favor.

#2 Moneyball

Lo dije una y otra vez y lo vuelvo a repetir: esa dupla Steven Zaillian (Schindler’s List, The Girl With The Dragon Tattoo) y Aaron Sorkin (The Social Network) prometía todo un duelo de diálogos en Moneyball. Desde el avance también se veía que el director Benett Miller no quería presentar un lindo drama deportivo sobre el beísbol y ya, sino demostrar que se puede “ganar no con los mejores, sino con el mejor conjunto de habilidadesEsto último en palabras del crítico de cine, Alejandro Alemán.

La actuación de Brad Pitt sigue en ascenso, es cierto, tiene rato que el señor actúa como se debe, pero su trabajo en los últimos cinco años con directores de renombre le han ayudado a encontrar un cierto equilibrio en sus interpretaciones. A eso súmenle un guión de Zaillian y Sorkin.

#1 Shame

No por nada el aclamado drama de Steve McQueen estuvo ocupando los encabezados de cine los últimos meses. Este director no tiene temor de demostrar los más bajos escenarios del ser humano y todo ello lo refleja en Michael Fassbender (Sharon Stone en Basic Instinct se queda muy, muy corta a su lado). Este tremendo actor expresa sus delirantes frenesís en las escenas de sexo, escenas que no resultan nada sexy pero que hablan por sí mismas, escenas que resultan incómodas no por su contenido explícito, sino por lo que éstas significan. A eso súmenle una actuación de Carey Mulligan que sorprende aún más que por la que obtuvo su primera nominación al Oscar. Estoy hablando de An Education. Después de ver Shame, uno difícilmente se quitará de la cabeza las tremendas actuaciones de su elenco.

 

Y así concluimos los 10 Mejores Dramas de 2011, ¿qué les pareció el conteo?

Quiero aclarar que no incluí a My Week With Marilyn, We Need To Talk About Kevin, The Iron Lady entre otros no porque sean dramas que no hayan cumplido, sino porque no he tenido oportunidad de verlas. Algunos amigos ya lo han hecho y tienen una gran opinión sobre ellas, pero a mí me gustaría dar una reseña objetiva y no un “me han contado”. Sería lo más justo, ¿no creen?. Me voy muy contento de 2011 y su despliegue dramático. Esperemos que 2012 (si es que se acaba), supere por mucho a éste. No olviden dejar sus comentarios.

¿Cuál fue para ustedes (o será) el mejor drama del año?

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D