‘El Origen de los Guardianes’, el lado divertido de enfrentar los miedos

Parece que el miedo es el tema del momento en las películas animadas de la temporada. ¿Qué es el miedo? ¿En qué nos convierte? ¿Qué hacemos para enfrentarlo? Es realmente un tema interesante por donde se lo mire y sirve para dejar unas buenas enseñanzas a los más chicos y eso es lo que hace de Rise of the Guardians algo memorable, si bien no resalta porque no tiene exactamente una historia maravillosa, pero es destacable, como mínimo, por el cuidado y el ingenio con el que habla de ello.

Para tocar el tema, la película une a legendarias figuras de tradiciones mayormente norteñas y los presenta con un estilo diferente y actualizado, que funciona porque resulta curioso que conozcamos de nuevo a estos personajes con los que ya nos familiarizamos cuando éramos chicos, al menos en películas y cuentos. No hay forma en que esta historia hubiese sido divertida con las clásicas imágenes de Santa Claus o el Conejo de Pascuas, o inclusive Sandman o Jack Frost que por tradición, son conocidos como un duende y un viejo, respectivamente. El hada de los dientes siempre fue el hada de los dientes, aunque la colorida personalidad que le dan hace que sea afable.

Este aspecto moderno revitaliza la historia y lo hace entretenida, y al mejor estilo The Avengers, los personajes se unen para luchar contra el “Coco”, conocido como Pitch Black, un ser malvado que regresa después de mucho tiempo con el objetivo de llenar de pesadillas los sueños de los niños, haciendo que estos dejen de creer en los personajes que traen alegría y esperanza en sus vidas.

Pero la película se centra en la figura de Jack Frost, que es mostrado como un joven egoísta y problemático para los demás, aunque su comportamiento tiene una justificación. Él no recuerda como llegó a convertirse en lo que es, ni de dónde ni cómo adquirió sus poderes, y lo que es peor, es invisible ante los ojos de todos los niños con los que juega en la nieve de invierno, aunque la alegría que les genera manipulando el viento y el frío es suficiente para que no se sienta completamente solo. Mas el vacío que siente dentro de él servirá como motor para empujar la historia, porque una vez que sea seleccionado como un nuevo Guardián, tendrá la oportunidad de descubrir su origen y a sí mismo.

Luego ya no se andan con rodeos y la película se vuelve en una rápida aventura ascendente repleta de bromas, momentos tiernos y secuencias de acción que se mantienen entre lo entretenido y lo simpático, sin ser nunca peligrosas ni más allá de lo meramente complacientes, y lo que puede ser una distracción por momentos -algo que suele ocurrir mucho en películas animadas- es que se aprovechan de la animación para tratar a la cámara como si fuera una montaña rusa, haciendo que sea difícil seguir la acción sin preguntarse qué está pasando.

Pero es un paseo divertido aun así, y la unión de los personajes y sus variadas personalidades hace que no haya distracción lo suficientemente pesada como para no continuar siguiendo la historia. Pitch es un villano interesante con un aspecto de caricatura que no llega a ser temible por su presencia, pero sus actos son perversos y su plan es sólido y creíble, inclusive más coherente que varios villanos que el cine ha visto últimamente que no pasan de ser superficiales. Él habla acerca de sus planes mientras los lleva a cabo, y no pierde tiempo una vez que tiene el poder para derrumbar a los guardianes. Por supuesto, no falta la risa maquiavélica característica demostrando una clara confianza en sí mismo.

A pesar de que Jack Frost sea el protagonista principal de esta aventura, indudablemente es el Sandman el que resulta más simpático y memorable, aunque este no habla sino por símbolos que invoca usando la arena mágica con la cual hace tener lindos sueños a los niños, y su forma de comunicarse quizás haga que sus jocosas acotaciones sean más fácil de entender para los adultos que para los más chicos. Aún así, Frost es el que evoluciona durante la película, pasando de ser un espíritu solitario a un verdadero guardián, y es un héroe con el que resulta sencillo identificarse.

Rise of the Guardians es una buena película de aventuras y más allá de las bromas y las buenas secuencias de acción que tiene, es algo relevante porque no se queda en lo simplón hablando acerca del amor, la amistad o el trabajo en equipo, temas ya muy comunes y gastados en películas animadas, sino que habla acerca del miedo y cómo enfrentarlo, y lo que me resultó más interesante que eso, es que habla acerca de la importancia de encontrarle el lado divertido a los temores y los problemas que tenemos. Solo hay que hacerlo divertido, y esta vez, lo hicieron bien.

Acerca de Emmanuel Báez 2266 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D